Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
En los chilenos, las canas aparecerían entre los 30 y 40 años
 
El cabello también envejece
Para algunos, la aparición de las primeras canas puede ser signo de ancianidad, para otros de sabiduría y para muchos, el momento en que se dan cuenta de cuán rápido han pasado los años. Como sea, la canicie es un proceso totalmente natural, en donde el cabello da cuenta de la vejez, tal como lo hace el cuerpo.
 
Carla González C.
 

Verónica recuerda perfectamente el día en que “se pilló” su primera cana. Tenía 32 años, un matrimonio estable, dos hijos y un trabajo que le daba muchas satisfacciones. Sin embargo, ese día lo tiene grabado en su memoria, después de todo si hay algo que a esta mujer le cause mayor miedo es llegar a la vejez.

Aquel día entró al baño y después de mirarse por un largo rato en el espejo notó que de entre sus castaños cabellos resaltaba uno más claro o mejor dicho blanco. Frente a su incredulidad, lo tomó entre sus dedos y al darse cuenta de que efectivamente era una cana, lanzó un grito de espanto tan fuerte, que todos en su casa corrieron a ver qué le sucedía.

“¡Una cana!, ¡tengo una cana!” mencionó ante la sorpresa de su marido, quien luego de unos segundos le dijo, “pero bueno, ¿y de qué te preocupas?, no es nada grave”. Pero para Verónica fue tal la sorpresa de haberse encontrado un pelo cano antes de los 40, que estuvo al menos una semana hablando del tema.

Si bien esta mujer no es precisamente una anciana, su edad está muy acorde a la aparición de las canas, por lo menos en nuestro país. Así lo indica el dermatólogo del centro médico Skin Med, doctor Esteban Hernández, quien comenta que los primeros atisbos de la canicie dependerán de la raza y de los antecedentes familiares de la persona.

 
El doctor Esteban Hernández define a las canas como una de las representaciones del “envejecimiento del folículo piloso”. Este proceso, dice, “implica la disminución de la producción de pigmento en el pelo”.

De esta manera, afirma que mientras en las personas de raza blanca aparecen a partir de los 30 años, en los asiáticos será entre la tercera y cuarta década. En aquellos de tez negra en tanto, los cabellos blancos se vislumbran a partir de los 40 y 50 años.

En cuanto a la forma en que aparecen, el dermatólogo cuenta que “en la parte inferior del pelo – la que está dentro del cuero cabelludo – existen unas células (melanocitos) que se dedican a producir el pigmento”, el que luego será entregado a través del pelo, dándole así, el color.

Entonces, a medida que pasan los años, “el melanocito va perdiendo actividad y por lo tanto va produciendo menos pigmento, teniendo con esto menos capacidad de entregar color al folículo piloso, el que se irá poniendo blanco”, dice.

 
Canas aceleradas
 

A pesar de que la salida de las canas es algo natural, hay ciertos factores que pueden acelerar su salida. En el caso de Verónica, si bien su edad podía ameritar la presencia de ese pelo blanco que tanto la hizo sufrir en un principio, no podía evitar que también otras cosas podían estar afectando y por ende, colaborando en la futura aparición de más de estos cabellos.

Con respecto a esto, el doctor Hernández menciona que entre aquellos factores que participan en esta rapidez está el estrés oxidativo, mismo proceso que según sus palabras “acelera el envejecimiento”. Por este motivo es que la recomendación acerca del consumo de alimentos considerados como antioxidantes es frecuente (frutas, verduras, vitamina E y C, entre otros).

“Se ha visto que los radicales libres pueden producir disminución en la actividad del melanocito”, sentencia y si bien asegura que no hay estudios serios con respecto a la posible incidencia que tendría una mala calidad de vida en la formación de las canas, sí admite que en la práctica se pueden ver casos en que síntomas como el estrés tienen gran participación.

 
El dermatólogo de Skin Med afirma que las muestras del envejecimiento del cabello se traducen en el aparecimiento de las canas, el adelgazamiento del pelo (lo que rompería con el mito de que las canas son más gruesas) y la pérdida de la velocidad de regeneración.
 
Blanco sin querer
 

No sólo el envejecimiento está relacionado con los cabellos blancos, sino que también algunas enfermedades de tipo genético y metabólico. Esta es la explicación que se le daba a Mariana cada vez que iba al médico en busca de alguna respuesta, pues ella a pesar de tener recién 23 años, tenía hace un tiempo una mecha blanca que por más que se la tratara de ocultar, estaba allí presente en su vida.

Si bien esta joven ya estaba un poco más acostumbrada a esa mecha, no podía negar que en su adolescencia le trajo muchos problemas, pues las burlas y los apodos nunca se hicieron esperar.

Lo que sucede en este caso es que la joven padece de vitiligo, enfermedad donde mueren las células que producen el color de la piel y en palabras del especialista, “si afecta al cuero cabelludo, va a afectar al pelo y por lo tanto va a aparecer un mechón blanco”.

 
     

Otra enfermedad que puede manifestarse con similares características es el piebaldismo, patología considerada “rara” y de muy poca frecuencia. También esta mecha puede ser parte de una característica genética.

 
Tapando canas
 

“El proceso de envejecimiento es individual para cada folículo piloso” sentencia el doctor Hernández y por lo tanto otro mito que se derrumbaría es aquel que habla acerca de una potencial salida de más canas cada vez que se tira de una.

Al respecto, el especialista sentencia que “si te sacas una cana, cuando nazca nuevamente ese pelo, probablemente volverá a salir blanco ahí mismo, pero no pasará nada alrededor”, asegura.

En esta misma línea, el dermatólogo indica que hay “un patrón de encanecimiento”, donde lo habitual es que los primeros pelos blancos aparezcan en la zona de la sien, luego salir en la parte posterior de la cabeza para finalmente volverse cana toda la superficie.

 
     

Al tratarse éste de un tema netamente estético – y que al parecer las complicaciones surgen más en mujeres que en hombres – lo más probable es que tanto Verónica como Mariana recurrirán a la tintura para tapar esos cabellos blancos.

En ese sentido, el doctor Esteban Hernández enfatiza en que no da lo mismo qué tintura utilizar para estos fines y que para elegir hay que tomar en cuenta que existen algunos productos generados en base a pigmentos naturales (que producen menos alergias, pero que permanecen menos tiempo en el pelo) y otros más bien químicos que son menos indisolubles, pero que pueden producir alergias severas.

 
Punto Vital Noviembre 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Alopecia: cae y cae el cabello
Cambie de color, pero con precaución