Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
Aplicar el wellness y el fitness ayuda a tener una mejor calidad de vida
 
Cada uno construye su propia calidad de vida
Las palabras wellness y fitness parecieran estar de moda dentro de todo lo que rodea la búsqueda de una mejor calidad de vida. Sin embargo, pocos saben qué es lo que significan realmente estas herramientas y qué es lo que hay que hacer para poder incorporarlas a nuestro estilo de vida.
 
Carla González C.
 

Estar en plenitud no sólo implica pasar por un buen momento, sino que tiene que ver con un cúmulo de cosas que en su conjunto indicarán la forma en que estamos llevando nuestro diario vivir. Tener el peso adecuado, comer sano y a las horas indicadas, ejercitarse diariamente, entre otros, son algunos de los factores que caben en este concepto.

Sentirse bien y en bienestar – términos subjetivos, pues dependen de la realidad de cada persona – es de suma importancia y alcanzar estos estados tiene que ver con muchos factores, entre ellos el wellness y el fitness, conceptos que al mismo tiempo van muy de la mano con la calidad de vida.

Al respecto el profesor de educación física y director general de Well Capacitaciones, José Pedro Riveros Santis – quien expuso acerca de este tema el pasado 2 de diciembre en el Encuentro de Salud y Calidad de Vida realizado en CasaPiedra – sentencia que tener trabajo, buenas relaciones sociales, oportunidades de educación, entre otros, colaborarán también con el buen desarrollo de los términos antes expuestos.

Otro de los factores que incide y que generalmente son pocas las personas que le dan la importancia necesaria, es estar pendiente de los diagnósticos que solicitan los médicos y de nuestro cuidado personal. Así, asistir al odontólogo y oftalmólogo dentro de los plazos establecidos, hacerse chequeos periódicos, controlar la tensión y fuerza muscular, destinar tiempo para masajes, recreación, caminatas, etcétera, son algunas cosas que no todos practican y que son necesarias para nuestro bienestar.

“Entonces, ¿qué es la calidad de vida?, ¿qué la define?”, pregunta José Pedro Riveros y comenta que desde un tiempo a esta parte este concepto se ha utilizado en innumerables ocasiones y que desde el gobierno hasta las empresas y medios de comunicación hablan de él y de cómo ciertas actitudes, productos o ideas pueden llegar a mejorarla.

Dentro de las múltiples definiciones ya establecidas acerca de calidad de vida, el docente cita una que dice que es “aquella percepción que los individuos o grupos tienen de sus propias necesidades para alcanzar un estado de bienestar y realización personal”.

 
“La calidad de vida es todo. Es cuerpo, mente, son las emociones y para los que son más holísticos, también es el espíritu”, menciona Riveros.
 

e esta forma, Riveros subraya la idea de que la calidad de vida depende de la percepción individual de la persona y no de parámetros que indiquen cuándo uno la ha alcanzado. “Sólo se pueden entregar referencias de algunos factores protectores que van a colaborar con ella. Dentro de estos, están el wellness y el fitness”, destaca.

 
Bienestar y condición física
 

La calidad de vida, según las palabras del profesor de educación física, es multifactorial. Y es que cada una de las personas está inmersa dentro de un contexto y una realidad (familia, responsabilidades laborales, educación, historia personal, entre otros), por lo que su forma de trabajar por lograr el bienestar dependerá del medio que lo rodea.

Y con respecto a los factores protectores – wellness y fitness – el profesional manifiesta que también variarán, pues cada uno de los contextos anteriormente señalados de alguna u otra forma contribuirán a pavimentar y guiar el camino de la persona haciendo que su labor, sus expectativas y la búsqueda por la calidad de vida sea diferente a la de su vecino.

 
     
Para José Pedro Riveros lo primero en que hay que trabajar en pro de una mejor calidad de vida es en la entrega de conocimientos. “La primera herramienta es la educación en cualquier grupo etario, pues es sustancial para producir los cambios en nuestro país”, sentencia.
 

El profesional destaca que los grupos de riesgo, personas con hipertensión, diabetes y obesidad, entre otros, pueden “controlar y compensar sus patologías a través de la actividad física, la alimentación saludable, la creación de ambientes libres de humo de tabaco, etcétera”.

Es por esa razón que se promueve el wellness (bienestar) y el fitness (condición física). Al respecto, Riveros dice que “son conceptos que ni siquiera están en español y que no toda la gente los entiende. En Chile llegaron el año 2000 y han tenido un desarrollo progresivo, pero lento”, comenta.

Para hablar de estos términos, el docente afirma que el fitness se refiere “al grado de condición física, del tono y capacidad cardiovascular, la capacidad que se tiene para realizar las actividades, desplazarse y tener energía para seguir haciendo cosas”, explica.

Siguiendo con la descripción del fitness, José Pedro Riveros agrega que la condición física se complementa con el bienestar. “Es fuerza, intensidad y trabajo de músculos, de corazón y permite mantener esa sensación de calidad de vida a lo largo del tiempo y no sólo en el aquí y el ahora”.

En cambio, el wellness en palabras del especialista, “es un estilo de vida, una forma de vivir, de pensar y de actuar; es una forma de cuidarnos y amarnos. Es un concepto, es cultura y estilos de vida saludable”, define.

Por lo tanto, el bienestar está directamente relacionado con la calidad de vida, es decir, con la nutrición, controles médicos, deportes y actividades al aire libre. “De forma más estructurada podemos decir que es cualquier adaptación o integración física, mental, social, espiritual e incluso emocional estando enfermo o sano”, añade.

En síntesis, el profesor de educación física reitera que mediante el estilo de vida que cada uno decida mantener, debe agregar el wellness y el fitness en su rutina diaria. Así, llama a que “incorporemos el bienestar y la condición física a nuestro comportamiento, pues la salud es una responsabilidad individual, donde cada uno debe buscar espacios para recrearse y realizar actividad física, proponernos bajar de peso en forma saludable, disfrutar y pasarlo bien. De esta manera, mejoraremos nuestra calidad vida en cualquier dimensión”, concluye.

 
Punto Vital Febrero 2009 ©