Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
El squash es uno de los deportes anaeróbicos mejor considerados
 
Un exigente cardiovascular
Para practicar el squash – deporte que tiene más de 150 años – hay que tener una resistencia física importante, pues golpear la pelota de caucho contra la pared implica una continua exigencia. No obstante, es un ejercicio abierto para todos quienes quieran potenciar su rendimiento, alivianar el estrés acumulado y fortalecer su corazón y pulmones.
 
Carla González C.
 

Para ejercitarse a través del squash hay que tener ‘apetito de ejercicio’. Y es que pararse dentro de una pista cubierta, con raqueta, pelota en mano y con la intención de golpear la pequeña esfera contra la pared no es tan fácil como parece, pues se necesita de un buen estado físico, cosa que se puede ganar practicando constantemente.

El squash es un deporte que brinda muchos beneficios a quienes lo practican. Desde la agudización de los reflejos hasta la positiva estimulación cardiaca pueden ir siendo adquiridos en cada juego, esto por su categoría de deporte anaeróbico, es decir, por la sucesiva alternación de distintos movimientos a través de su desarrollo.

Claudio Monsalve Solar, profesor y miembro de la Federación Chilena de Squash, afirma que este deporte es un excelente cardiovascular, ya que mantiene al corazón en constante ejercicio gracias al persistente vaivén de los jugadores, quienes conservan sus movimientos durante todo el partido: “sin darte cuenta, las palpitaciones pueden llegar entre 160 a 210 pulsaciones por segundo. Esto solamente en un entrenamiento de carácter aeróbico, sin haber entrado aún al juego”, complementa el instructor.

De lo anterior, Monsalve agrega que durante el juego aumenta la oxigenación en la sangre y por lo tanto, hay muy poco tiempo para tomar aire y reconfortar el pulmón, ocasionando el trabajo arduo del músculo cardiaco. “Al jugar squash, sientes un cansancio muy grande, sin límites. Pero luego de una ducha corta, el cuerpo queda relajado de tal forma que pareciera que te hubieran dado un masaje, recobrándose rápidamente”, afirma el profesor y agrega: “lo bueno es la rápida recuperación del cansancio que produce, por lo que el corazón es beneficiado en todo momento”.

En cuanto a las restricciones que pudiera tener el aprendizaje y práctica del squash por parte de enfermos cardiacos, Claudio Monsalve cuenta que actualmente existen personas que siguen este deporte aún cuando poseen – por ejemplo -  un bypass. “Si una persona tiene problemas al corazón, cualquier deporte tendrá sus consecuencias si no lo practica con cuidado. Sin embargo, perfectamente pueden ejercitarse, haciendo el precalentamiento adecuado”, acota el profesor.

Entrar en calor para jugar squash también potencia al organismo antes de un partido. Al respecto, el entrenador dice que con 15 a 20 minutos de acción aeróbica, el deportista puede entrar en calor ejercitando todas las articulaciones a través del trote suave, el giro de zonas mientras hay desplazamiento de piernas y la ‘entrada de calor de pulso’. Ésta última – y en palabras del entrenador – consiste en dar uno o dos ‘piques’ de velocidad “para que el corazón levante sus pulsaciones al máximo y luego baje gradualmente. Esto hace que el corazón quede preparado para entrar después a un partido fuerte”.

 
Mujeres: el Squash también es para ustedes
 

Para Claudio Monsalve, los beneficios que el squash puede entregar a la mujer son “tremendos”. Argumenta esto explicando que las damas necesitan fortalecer la parte inferior del cuerpo, sobre todo las piernas y glúteos y es ahí dónde este deporte, al potenciar la oxigenación de la sangre, fortalece las extremidades y permite una mejor circulación sanguínea, tema importante para prevenir la temida celulitis.

Además, Monsalve recalca que durante el juego se realiza un constante giro de cintura, considerándose como otro de los beneficios del squash y que va, por cierto, unido a las inquietudes de las mujeres por moldear su figura.

Por último el entrenador invita a todos a jugar este deporte, el que considera una especie de ‘ajedrez físico’. Esto porque refuerza la intuición y los reflejos, los que se traducen en jugadas estratégicas bien pensadas, toques definidos y certeros que llevan a quien lo practica a desarrollar – además de su físico – el área cognitiva.

 
     
La invitación está hecha. Si usted goza de una buena salud, tiene ganas de fortalecer su sistema cardiovascular, quemar grasa, ganar resistencia física y botar tensiones, el squash es una alternativa que no se puede dejar pasar.
 

Médico deportista
El cardiólogo de la Clínica Santa María, Hernán Chamorro Balart es uno de los tantos practicantes de este deporte, el que por cierto, recomienda a sus pacientes con toda confianza y seguridad. “El squash permite una muy buena frecuencia cardiaca en un corto periodo, que va aumentando con el tiempo, entregando un mejor estado y condición física.”, afirma.

El especialista menciona que a diferencia de otros deportes, el squash “no requiere  de un largo periodo de entrenamiento para alcanzar estas frecuencias tan necesarias  para el organismo, siempre y cuando el corazón y la salud sean favorables” y estén en condiciones para ejercitarse de manera normal.

En síntesis, el squash posee un sinnúmero de beneficios tanto para la mente como para el cuerpo. Algunos de estos son:

Físicos:

  • Aumento en la resistencia cardiorrespiratoria
  • Aumento en la fuerza y resistencia muscular
  • Desarrollo de la flexibilidad
  • Importante quema de calorías en 30 minutos de juego

Cognitivos:

En la parte cognitiva hay un desarrollo en definir situaciones de juego en fracciones de segundos. Esto desarrolla los reflejos y un sinfín de terminales nerviosos.
 
Punto Vital Marzo 2008 ©
 
Artículos Relacionados
Ejercicios con precaución
¡Quiero volver a hacer ejercicio!