Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
La práctica de ejercicios controlados y una buena disposición son claves para combatir la obesidad
 
¿ Gordito feliz ?
Para los entendidos, una de las causas que provoca la obesidad es la contención emocional que padecemos actualmente. A partir de esto, se genera una suerte de círculo vicioso al que se suman males como el tabaquismo y trastornos como el estrés y la ansiedad, factores que inmovilizan a la persona sometiéndola al sedentarismo y el llamado “mal del siglo 21”.
 
Carla González C.
 

Prevenir. Ése es el concepto con el que actualmente trabajan algunos profesionales del deporte para intentar al menos que quienes aún tengan posibilidades de no caer en la obesidad, tengan la oportunidad de terminar con el sedentarismo y se coloquen literalmente, en movimiento.

La estimulación progresiva de quienes lleguen con la intención de cambiar su estilo de vida es una de las invitaciones que se les hace a los pacientes obesos, quienes al contrario de lo que quizás piensan, también pueden ser parte del desarrollo de ejercicios, por supuesto, en forma moderada y supervisada por un especialista.

Rodrigo Abett de la Torre Díaz es profesor de Educación Física e instructor de la técnica pilates. Para él resulta inefectivo recetar una dieta y ejercicios a alguien que padece de obesidad, pues no es la forma de combatir la patología. Según su experiencia, es mucho más beneficioso atacar desde otros puntos, los que no contemplen la competencia deportiva de un gimnasio convencional o los ejercicios a los cuales no está acostumbrado el paciente como las pesas o la práctica en máquinas.

“La idea es crear una metodología de trabajo entretenida y que la gente sienta placer al moverse, porque moverse es placentero”, sugiere Rodrigo. Y claro, el objetivo principal de esto es que las personas sientan que su cuerpo va cambiando en forma gradual; que la tonificación, la disminución en el cansancio y que incluso la digestión mejora de acuerdo a las pautas deportivas a las cuales se somete.

En cuanto a ejercicios específicos que puede practicar alguien que ya posee en su organismo la calidad de obeso, Abett de la Torre comenta que la idea es ir ‘preparando la máquina’ a través de ejercicios que beneficien la flexibilidad, la elongación y fortalecimiento muscular, “así cuando se tenga que realizar un trabajo aeróbico como bailar, trotar o nadar, se transforme en una actividad grata y no algo impuesto y difícil de concretar”.

Para el profesional, el hecho de comenzar a hacer ejercicio y tener una buena disposición, traerá consigo la baja de la ansiedad y por ende, la disminución del hambre innecesaria. “Hay aspectos subconscientes que generan el que uno quiera estar bien y haga cosas para lograr este objetivo”, remata Abett de la Torre.

 

Se recomienda realizar caminatas por un mínimo de 20 minutos. De esta forma, el cuerpo logrará el impacto que se requiere para comenzar el tratamiento.

 

Es necesario hacer hincapié en la importancia de crear conciencia a partir de los niños en hacer deporte y llevar una vida más ejercitada. Para los especialistas, el tener presente la relevancia que posee nuestro cuerpo y tener conciencia de él, de su forma y sus movimientos, nos puede llevar al mejor desempeño de nuestras extremidades y por lo tanto, a conseguir llevar una vida más saludable.

De esta forma, el temprano aprendizaje de ciertas conductas como la buena alimentación y la práctica de actividad física en forma periódica quedarán impregnadas para la vida futura, lo que representa la forma en que posteriormente el ser humano se desenvolverá en su entorno.

 
Creando hábitos positivos
 

Paso a paso se pueden ir consiguiendo resultados significativos para combatir la patología de la obesidad. Rodrigo recomienda comenzar con caminatas graduales que vayan desde los cinco minutos diarios hasta alcanzar la media hora todos los días. De esta forma se logrará el impacto en el cuerpo que se requiere para comenzar el tratamiento.

Además, se pueden realizar movimientos del cuerpo en el que brazos y piernas se agiten a un ritmo y tiempo determinado. Esto también se puede practicar a través de las caminatas y las actividades al aire libre.

“La persona con obesidad sedentaria tiene que partir realizando una actividad física que le resulte placentera como el yoga y el pilates. Luego, deberá trabajar de forma aeróbica y progresiva”, aconseja el profesor.

El instructor de pilates comenta que esta disciplina es uno de los métodos que también ayuda a los obesos a mejorar su condición, tanto física como mental. “Nuestra propuesta es lograr que la persona se relaje, aprenda a respirar y mejore su postura. Así bajará el nivel de ansiedad y de estrés y por lo tanto no va a comer tanto”, asegura.

Además, afirma que el hecho de estar recostado en forma horizontal sobre las máquinas de pilates, permite la realización de repeticiones más rápidas las que contemplan – entre otros - el ejercicio de brazos, que para el profesional significa un acercamiento al rango aeróbico adecuado para que la gente obesa comience a bajar de peso. “Es tan agradable que la gente engancha de inmediato”, menciona enfático.

Por último, Abett de la Torre llama a la creación de círculos virtuosos los que incluyen una buena dieta, ejercicios, sociabilidad y el aprendizaje y toma de conciencia de nuestro cuerpo. “Todo lo que es un abuso para nosotros, es patológico”, remata el instructor.

 

Obesos se congregan en la fatósfera
Con el paso del tiempo, la aseveración que habla de ser un “gordito feliz” se ha ido desmitificando por sí sola. Testimonios de quienes padecen de obesidad y la opinión de los médicos afirman que sufrir esta enfermedad trae más perjuicios que beneficios para la salud y que si no se está alerta, las futuras generaciones convertirán a nuestro país, en una nación de gordos.

Hace algún tiempo nació el término ‘fatósfera’, palabra creada a partir de los vocablos fat (gordo en inglés) y blogósfera, éste último proveniente de los sitios que son utilizados como bitácoras personales. Estas web están conformadas por personas con sobrepeso que defienden este estado y que en todo momento comentan de lo felices que son con su gran talla.

“Subir de peso no es necesariamente nocivo”. Ésta es una de las premisas bajo las cuales los miembros de la fatósfera hacen campaña en beneficio de sus ideas, las que claramente van en contra de los innumerables llamados de atención por parte de los especialistas.
 
Punto Vital Marzo 2008 ©
 
Artículos Relacionados
¡Quiero volver a hacer ejercicio!
Ejercicios con precaución