Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
Tonificación muscular y una disminución del porcentaje de grasa lo identifican
 
Golpes que mejoran el acondicionamiento físico
La adaptación de las artes marciales da inicio al aerobox, actividad física que a partir de la simulación de golpes que van acorde a una coreografía musicalizada, contribuye en el mejoramiento de la condición física, logrando entre otras cosas, un gasto calórico aproximado de quinientas calorías por clase.
 
Carla González C.
 

Concentración, tonificación, resistencia, entretención y mucho más es lo que se puede ganar con la práctica del aerobox, actividad física que por estos días es altamente demandada en los gimnasios, recintos que por lo demás se mantienen durante estos meses repletos de personas que se preparan ya para lucir esbeltos a la llegada el verano.

Golpes y patadas al viento son los movimientos que caracterizan a esta actividad, dirigida a todo tipo de personas y que se va adaptando según el alumno, indicación que por cierto todo buen instructor debe tener en cuenta al momento de guiar a este tipo de grupos tan heterogéneo.

Así lo indica Christopher Plaza, profesor de educación física de la Universidad Central e instructor de aerobox del gimnasio GDS, quien menciona que esta disciplina puede ser definida como “un programa de acondicionamiento físico que simula las artes marciales en un combate virtual llevado a las salas de gimnasia aeróbica”.

Esta adaptación – que también se relaciona con la habilidad deportiva de los boxeadores - nació en Estados Unidos “con la finalidad de aportar un valor agregado a la gimnasia y mejorar los beneficios de su práctica” y se caracteriza principalmente por incluir “ejercicios que combinan golpes y patadas propios del kick boxing combinados con la actividad aeróbica”.

 

Como se trata de un combate virtual, en el aerobox no hay contacto entre los practicantes, por lo tanto es importante saber que no se trata de un arte marcial ni tampoco de una actividad que enseñe acerca de defensa personal.

 

Para el instructor, uno de los objetivos más importantes del aerobox es “mejorar el acondicionamiento físico de las personas” y a partir de aquello afirma que para un guía entendido en la materia, es de suma relevancia el saber en qué condiciones llegan los alumnos a practicar, pues “pueden estar presentes en una misma clase una persona sedentaria junto a otra que practica deportes a diario”, sentencia.

A partir de lo anterior se desarrollan las rutinas que contemplan entre otras cosas, movimientos constantes, tanto aeróbicos como anaeróbicos y que van en progresión a medida que va avanzando la rutina. La idea es llegar a la máxima intensidad posible, la que generalmente tiene que ver con la ejecución de una coreografía que se va completando a medida que transcurre la clase.

En relación a posibles contraindicaciones, Christopher Plaza menciona que “como en toda actividad física” y principalmente en ésta que contiene muchos movimientos de impacto y rebote “puede afectar a quien tenga problemas en las articulaciones”. Sin embargo, recalca que siempre habrá opciones para estas personas, por lo que de igual forma pueden practicar sin problemas.

“A esto (tener opciones en la rutina) le llamo K- Box”, menciona y añade diciendo que la idea en esta especie de ramificación del aerobox es “partir como una clase básica y terminar como una clase avanzada. Por lo tanto, si un alumno no puede lanzar una patada al aire, entonces tendrá la alternativa de hacer el mismo movimiento caminando y más suave”, explica.

Por otro lado asegura que ésta es una práctica que no tiene límite de edad ni tampoco está restringida para, por ejemplo, embarazadas. Al respecto sentencia que a las mujeres en este estado se les debe prohibir movimientos que impliquen rebote y por lo tanto toda su rutina será caminada. “Las patadas también se eliminan y se cambian por elevación de rodillas”, complementa.

 
Mucho más que bajar de peso
 

Para el profesor de educación física, el aerobox – actividad con la cual se pueden quemar al menos 500 calorías por clase – es una práctica física que va más allá de la idea de bajar de peso. “Es muy grande esa palabra”, admite y es por eso que menciona que lo que aquí se consigue es más bien “reducir el porcentaje de grasa”.

Es por eso que menciona que esta actividad permite ganar, entre otras cosas, resistencia cardiovascular, ya que se trata de un trabajo que se prolonga por más de 30 minutos en donde se combina el trabajo aeróbico continuo con el anaeróbico y además con actividades localizadas, como el uso de mancuernas, realización de abdominales, etcétera.

 
     

A lo anterior, Plaza agrega que el aerobox también permite mejorar la resistencia y tonificación muscular de todo el cuerpo, ya que según sus palabras “el hecho de estar de pie permite trabajar desde los gemelos hasta los puños de las manos. Es un trabajo completo”, indica.

 

Para el instructor, una clase ideal para cumplir con el trabajo aeróbico debe ser de mínimo 30 minutos y máximo de una hora. Por otro lado, y para lograr los objetivos que la persona se proponga, la práctica debe desarrollarse dos o tres veces por semana. El cuerpo se adapta a este tipo de ejercicio al menos en un mes.

 

En cuanto a las fases en que se lleva a cabo una rutina de este “combate virtual”, el instructor cuenta que todo se inicia con el calentamiento, para luego seguir con la coreografía propiamente tal – etapa donde se produce el mayor esfuerzo físico – para luego volver a la calma con algunos minutos de stretching o elongación.

En relación a la etapa de estiramiento, el profesor recalca que es un momento “que no se puede obviar”, puesto que sirve para “recuperar la musculatura que se trabajó durante la sesión”.

Y como la actividad física en general no sólo potencia el cuerpo, sino también la mente, Christopher Plaza dice que en este caso el aerobox no es la excepción. Es por eso que los instructores de esta actividad siempre invitan a sus alumnos a que en ciertos movimientos se lance un grito, lo que funciona casi como un desahogo de toda la tensión acumulada durante el día.

Asimismo, el hecho de ser una rutina que se desarrolla en un ciento por ciento a través de una coreografía, implica que la persona debe estar siempre pensando y pendiente de los pasos, lo que para el entrenador implica la generación de mucha adrenalina y concentración. “Si la clase es monótona, el alumno lanza golpes sin saber qué es lo que está haciendo”, señala.

La idea entonces es que para que una práctica de aerobox sea efectiva, la persona debe estar siempre en movimiento, desplazándose constantemente sin parar. Además, se reitera el consejo de la constancia en el desarrollo de la actividad, pues sólo de esa manera se podrán conseguir los resultados que se buscan.

 
Punto Vital Octubre 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Body Combat: entrenamiento físico integral
Tae Bo: ejercicio para el cuerpo y la mente