Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Ácido fólico: vitamina esencial para la vida
Cuando una mujer se queda embaraza hay un pensamiento que le ronda la cabeza hasta el día que da a luz: ¡Qué venga sano! Ingerir la cantidad necesaria de ácido fólico antes y durante los primeros meses del embarazo contribuye en gran medida a que el bebé nazca saludable, ya que ayuda a la correcta formación de su ADN y previene posibles defectos en la medula espinal y el cerebro, muy comunes en los recién nacidos de nuestro país hasta hace unos años.
 
Beatriz Gurdiel Robles
 

Tomar una cantidad diaria de ácido fólico es importante para cualquier persona pero, cuando se trata de una mujer que está pensando en tener hijos o que está ya embarazada, la ingesta de ácido fólico se vuelve imprescindible. Esta vitamina del complejo B –concretamente B-9- previene, entre otras cosas, el nacimiento de niños con defectos en el tubo neural, como son la espina bífida (una de las principales causas de discapacidad infantil) o la anencefalia.

“El ácido fólico es una de las vitaminas más importantes que existen”, dijo a Punto Vital la nutricionista Gloria Jury –directora de NUT Centro de psiconutrición-. “Conforma la base de la vida, ya que contribuye a la formación del ADN. Sin ella tendríamos muchos problemas”. Según The Institute of Medicine, el ácido fólico contribuye además en el proceso de multiplicación de las células, por lo que no tomar una cantidad adecuada aumenta también los riesgos de tener un bebé prematuro o con bajo peso.

 
¿Cuál es la cantidad recomendada de ácido fólico y dónde encontrarlo?
 

Según The Institute of Medicine, una mujer en edad fértil debería tomar 400 microgramos diarios de ácido fólico, cantidad que debe aumentarse a 600 microgramos si se está planeando tener un bebé y durante las primeras semanas del embarazo.

Esta vitamina se encuentra de manera natural en muchos de los alimentos presentes en una dieta diaria equilibrada. Algunos de los que contienen un mayor índice de ácido fólico son:

  • Verduras y hortalizas de hoja verde como las espinacas o el brócoli
  • Granos y legumbres
  • Frutas
  • Salvado de trigo y otros granos integrales
  • Carne de ave y cerdo
  • Mariscos
  • Hígado
 
Según un estudio llevado a cabo por el INTA, la iniciativa del Ministerio de Salud de fortificar con ácido fólico la harina para hacer pan ha tenido éxito ya que el número de nacimientos con malformaciones congénitas se ha reducido en un 41,6%.
 

“Además de conocer qué alimentos son ricos en ácido fólico es necesario saber cómo debemos cocinarlos para aprovechar al máximo sus beneficios”, afirma Jury. “Es importante saber que al cocer las verduras durante mucho tiempo se pierde hasta un 80% del ácido fólico que contienen, y lo mismo sucede cuando tostamos el pan”.

En su opinión, la mejor manera de cocinar las verduras para que conserven todas sus vitaminas es: lavándolas con agua corriente (no dejarlas en remojo), no cocinarlas nunca más de 7 minutos y picarlas una vez hechas. “No obstante la mejor opción es prepararlas al Baño María”, afirma la nutricionista, y concluye advirtiendo que tampoco “se deben guardar las que sobran para comer otro día, ya que habrán perdido sus vitaminas”.

Sin embargo, y pese a que son muchos los alimentos ricos en ácido fólico, no resulta sencillo ingerir la dosis adecuada de esta vitamina solo a través de la dieta, por lo que en muchos países los médicos recomiendan a las mujeres en edad fértil y embarazadas que tomen suplementos multivitamínicos que contengan unos 400 microgramos de ácido fólico. En Chile la solución es mucho más sencilla y sabrosa. Basta con comer un par de marraquetas diarias para consumir la cantidad necesaria de ácido fólico.

 
Pan con ácido fólico para evitar malformaciones
 

En el año 2000 el Ministerio de Salud chileno, alarmado por el ato índice de nacimientos de bebés con malformaciones congénitas, tomo la decisión de fortificar el pan con ácido fólico, teniendo en cuenta que éste es el alimento más consumido en nuestro país. La idea era permitir que todas las chilenas, independientemente de su nivel socioeconómico o cultural, tuvieran acceso a la cantidad adecuada de ácido fólico y disminuir así el número de bebés con problemas en el tubo neural.

Según un estudio llevado a cabo por el INTA, la iniciativa del Ministerio de Salud tuvo bastante éxito, ya que el número de nacimientos con malformaciones congénitas se redujo en un 41,6%.

 
     
“A los chilenos nos cuesta comer cosas que no nos gustan, como las verduras de hojas verde oscura (muy ricas en ácido fólico)” dice Jury. “Por eso fue muy importante la decisión que tomó el Gobierno de fortificar con esta vitamina la harina para el pan. Gracias a eso, hoy en día en Chile ya no es necesario tomar suplementos multivitamínicos con ácido fólico, basta con tomar tres porciones al día de alguna verdura de hoja verde oscura, cereales en el desayuno y una porción de pan, preferiblemente marraqueta”.
 
Punto Vital Marzo 2007 ©
 
Artículos Relacionados
Los beneficios de la gimnasia prenatal