Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SEXUALIDAD

 
 
La sífilis es ocasionada por la irresponsabilidad en lo sexual
 
En Chile, la sífilis no disminuye
La sífilis es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes y pese a que se realizan campañas que intentan prevenir a la población de este tipo de patologías, lo cierto es que en nuestro país las cifras no descienden. Para estos casos, el uso del preservativo no siempre es eficaz.
 
Carla González C.
 

Dentro de las enfermedades de transmisión sexual (ETS), la sífilis es quizás la más conocida por las personas y de hecho algunas investigaciones la posicionan como una patología muy antigua, tanto que podría estar en el planeta desde épocas pretéritas consideradas como antes del surgimiento del cristianismo.

Esta patología – según Prosalud – “es una infección causada por la espiroqueta (bacteria) treponema pallidum que puede afectar a todo el organismo (sistémica) si no se trata adecuadamente”.

Otro aspecto a considerar es que la sífilis no sólo afecta a quien contagia y a quien es contagiado, sino que además en los casos de mujeres embarazadas y portadoras de esta ETS, el feto también recibe los efectos de la infección, lo que puede afectarle aún más que a su madre, teniendo la posibilidad de nacer con “sífilis congénita”, patología “grave y que puede ser muy deformante”. La mayor frecuencia de aborto terapéutico también es posible.

Lo anterior es mencionado por el médico coordinador de la Unidad de Infectología de Clínica Santa María (CSM), doctor Marcelo Wolff, quien manifiesta además que “el hecho de que esta enfermedad sea fácilmente tratable hace que a la gente no le cause gran temor”.
 
El doctor Wolff dice que en los casos de sífilis en mujeres embarazadas, el feto es el que resulta con mayores problemas. “En la mujer en tanto puede tener las consecuencias habituales de la población general”, manifiesta.

Por otro lado, el especialista comenta que otro aspecto de la sífilis que vale la pena mencionar es el hecho de que “las lesiones iniciales no se detectan o no se les da importancia por ser indoloras, siendo ésta la fase de mayor contagio de la enfermedad”.

 
La sífilis y sus etapas

Una de las características de la sífilis son los estadios por los cuales puede atravesar una persona infectada. Así y dependiendo de los síntomas, esta ETS puede ser precoz, primaria, secundaria, tardía, latente, etcétera.

Con respecto a este tema, el doctor Wolff dice que todas estas etapas “son fases de la enfermedad, la que es un continuo”. De esta manera, mientras en un comienzo puede tratarse de la aparición de “úlceras indoloras (chancros) en los genitales u otras zonas de contacto sexual”, luego – y esto en personas que no han sido tratadas - “la enfermedad se manifiesta de maneras variadas, pero lo más frecuente son las “manchas en el cuerpo, en especial en palmas de manos y plantas de pies, inflamación de los ganglios, fiebre, etcétera, lo que puede curarse espontáneamente, pero rebrotar en un periodo de hasta 2 años”.

La fase latente, dice, “afecta a la persona de manera asintomática y cuando está con buena salud. Es a quien el examen de sífilis (VDRL) le sale alterado (si en menos de 2 años era negativo o normal, es sífilis latente precoz; si es más de eso se llama tardía)”, explica.

Por último, menciona que la sífilis terciaria “corresponde a las secuelas tardías – que pueden presentarse décadas después – de una sífilis no tratada y tiene relación principalmente con problemas neurológicos y cardiacos valvulares. No más de 1 de cada 4 personas llegan a esta fase”, comenta.
 
El especialista de Clínica Santa María menciona que en “las personas inmunodeprimidas y en especial aquellas que padecen SIDA, el desarrollo de la sífilis es más grave y por ende, más rápida su progresión”.

En cuanto a su tratamiento, el médico comenta que se trata de un procedimiento “bastante fácil y muy efectivo”, donde la mayoría de las veces se utiliza la penicilina. En caso de alergia a este compuesto, afirma que tratar al paciente se vuelve más complejo, aunque siempre se puede trabajar con alternativas terapéuticas disponibles”. Ojo, una persona que haya contraído sífilis, puede reinfectarse si no toma las medidas de prevención.

 
La importancia de cuidarse

Tal como en Estados Unidos – donde la sífilis afecta en su mayoría a los jóvenes de entre 20 y 29 años – en nuestro país, es este mismo rango etario (más los treintañeros) quienes están más propensos a encontrarse con esta enfermedad.

Al respecto, el médico de CSM dice que “a mayor frecuencia de actividad sexual y a mayor número de parejas con quien se tienen relaciones sexuales no protegidas, mayor es la incidencia”. En Chile, agrega, “éste también es el grupo de mayor frecuencia, pero también se extiende hacia la siguiente década”.

Para el médico, los casos de sífilis en nuestro país “no han aumentado significativamente”, pero sí reconoce que no disminuyen. Para él, esto podría responderse desde la ineficacia que han tenido las diferentes campañas que se han realizado para combatir las ETS, en especial el SIDA.
 

De esta forma, dice que “el estudio de la evolución epidemiológica de ETS es de corto periodo de incubación y de fácil diagnóstico en enfermedades como la gonorrea, clamidia y sífilis. Éste - agrega - es un muy buen indicador del resultado de campañas para prevenir enfermedades más silenciosas y de mayor tiempo para la aparición de síntomas, como es el caso del SIDA. Si se lograra el éxito en estas campañas, todas las ETS deberían disminuir”, denuncia.

El doctor Wolff menciona que la mejor manera de prevenir la sífilis es el uso del preservativo. Sin embargo, afirma que este método de protección “es menos eficaz que para la prevención de otras ETS, en especial la gonorrea, clamidia y VIH”. La eficacia será mayor “si las lesiones del infectado son genitales, pero no lo será en las extra genitales”.

Con esto, el especialista reflexiona con respecto al paso de los años y el comportamiento sexual de los chilenos. En ese sentido, menciona que hoy, “hay una mayor responsabilidad en las personas sexualmente activas estables”. No obstante, reconoce que “el principal problema es con las personas más jóvenes que se inician en la vida sexual y donde no se piensa en las consecuencias”.

De esta manera, afirma que “hay una gran falta de comunicación con las generaciones mayores, las que no son validadas como interlocutores para el tema ni tampoco saben de qué manera hacerlo. La interlocución se hace entre partes tan inexpertas como ellos”.
 
Según el doctor Schaale “en un cierto porcentaje de mujeres que usan algún anticonceptivo oral se aprecia una disminución de la líbido, incluso hasta desaparecerla en algunos casos”.

Para el especialista, quien asegura que a pesar de haber posibilidades de secuelas, todos estos efectos en general son reversibles al momento de dejar de utilizar estas pastillas, el uso de este tipo de método anticonceptivo es equivalente a una “intervención hormonal, donde se interviene de manera artificial y, como sabemos, todo lo artificial – y por ende no natural - tiene su costo”.

Punto Vital Marzo 2011 ©
 
Artículos Relacionados