Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud   Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SEXUALIDAD

 
 
Sexualidad Masculina, “¿Marcados por el temor?”
El miedo a no cumplir con las expectativas han llevado a los hombres ha mantener una sexualidad, donde la ansiedad está constantemente presente, olvidando que el sexo es un arte lleno de habilidades y destrezas que se deben ir aprendiendo.
 
Claudia Sánchez M.
 

La sexualidad masculina ha estado marcada por una serie de mitos que le han otorgado características en ocasiones erradas. El constante exceso de líbido en los hombres, su actuar casi instintivo, el estar siempre dispuesto a una relación sexual, tener el control del sexo en la pareja, etcétera son algunos de estas creencias que para el Dr. Raúl Valdebenito, urólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile han marcadola sexualidad masculina.

Sin embargo, en el último tiempo la catalogada apertura cultural chilena también ha tocado al sexo, generando un cambio en ciertas costumbres, abriendo el debate sobre el placer sexual, hechos que ciertos hombres no han podido incorporar.

“Los hombres cargaban social y culturalmente hasta hace poco tiempo con la responsabilidad de la respuesta sexual de la pareja. Hoy vemos más mujeres tomando la iniciativa, más abierta a mantener una vida sexual más activas y con menos tabúes lo que ha generado en ciertos hombres una situación de desconcierto, preocupación y ansiedad, lo que en algunos se relacionan con las disfunciones”.

Según el Dr. Valdebenito, existen tantas sexualidades masculinas como hombres, ya que cada relación es distinta y, a su juicio, el sexo es como la personalidad “cambia en cada uno de los hombres”.

“Es por eso que no podemos definir la sexualidad masculina. Se ha tratado de estereotipos pero todo se ha ido destruyendo con el tiempo. Hoy la sexualidad es considerada un elemento individual por lo que no hay características que puedan agrupar a todos en torno a ciertos rasgos característicos generales”, agregó.

Existen tantas sexualidades masculinas como hombres, ya que cada relación es distinta y, a su juicio, el sexo es como la personalidad “cambia en cada uno de los hombres”.

El arte del sexo

Para el urólogo del Hospital Clínico de la Chile la vida sexual masculina estará siempre marcada por la vez en que el hombre se inició sexualmente. Las características de esos primeros encuentros con la pareja, entregarán las concepciones básicas para desenvolverse en el denominado arte de amar.

“Una vez que el hombre inicia una actividad sexual no maneja ciertas habilidades o destrezas que son adquiridas con el tiempo y que van dependiendo también de las culturas como ocurre en algunas que como característica principal consiste en prolongar su eyaculación el mayor tiempo posible. Los hombres creen que nacen sabiendo tener relaciones sexuales sin conocer que éstas son destrezas que se van aprendiendo con el tiempo y con la práctica”, según el Dr. Valdebenito.

Como todo arte, el buen sexo es algo que se debe practicar y tener los conocimientos para poder desempeñarse correctamente, éstos por lo general se aprenden a través de la comunicación con la pareja y de la observación tanto de sus cambios como los de la mujer, durante el acto sexual. Situación que se complica, puesto que “en nuestra cultura aún mantenemos el tema de la sexualidad algo tapada”.

El hombre sensible

“El hombre desde mi perspectiva es un ser extremadamente psicológico igual que las mujeres. Hoy por hoy se ven pacientes que consultan por conflictos en su sexualidad, porque no cumplen con sus expectativas, lo que los pone ansiosos generando en ocasiones eyaculación precoz u otras disfunciones sexuales”, comentó el urólogo.

El aspecto psicológico en un hombre es, generalmente, su principal problema al momento de mantener una buena relación sexual. Sus temores ante un mal desempeño, sus expectativas, el rechazo y la insatisfacción femenina o el temor a ser comparado con parejas sexuales anteriores marcan el actuar masculina.

Para conocer los principales problemas, el Dr. Raúl Valdebenito señaló a Punto Vital que existen tres grupos de disfunciones sexuales masculinas: del deseo, eréctiles y eyaculatorias, las cuales pueden presentarse en las distintas etapas de la vida.

 

En los primeros años de la vida sexual masculina

Por lo general, los hombres responden casi instintivamente, siendo frecuente la eyaculación precoz sobretodo si las relaciones son esporádicas. Lo anterior se entiende porque al no mantener una vida sexual activa con frecuencia o una pareja estable, cuando les toca tener sexo la ansiedad es mucha.

Sin embargo, hay individuos que se inician sexualmente en un ambiente de tranquilidad y con una pareja estable, logran, por lo general, tener un mejor desenvolvimiento en la vida sexual futura.

“Los problemas cambian con la edad. En los jóvenes lo más frecuente es la eyaculación precoz y difícilmente existe un problema de líbido, ya que a esa edad es lo que les sobra, lo que sumado a la alta ansiedad de desenvolverse correctamente desde el punto de vista sexual, les genera esta disfunción. En ocasiones la ansiedad es muy profunda llevando a los jóvenes a sufrir de una vasocontricción, provocando una disfunción eréctil psicógena”, comentó Valdebenito.

 

Está disfunción se caracteriza por darse en hombres jóvenes, con comienzos sexuales abruptos; por ser intermitente, ya que a veces hay erección y a veces no; y es selectiva, con algunas parejas si y con otras no.

A los 30 años

No existe un número importante de consultas, debido a que el tipo ya, por lo general, resolvió sus primeros años de vida sexual y habitualmente ya está envuelto en una relación de pareja. Las consultas a esta edad son, por lo general, porque a veces pueden tener una que otra manifestación esporádica que lo dejó preocupado o porque tuvo una eyaculación precoz y lo deja pensando en una consulta.

Sin embargo, existe un elemento presente en esta etapa: el estrés. “En esta edad impacta mucho el hecho del estrés económico, laboral o general que afecta el desempeño sexual, ya sea en la calidad o bien en la frecuencia”, comentó Valdebenito.

 

Entre los 40 y 50 años

Los hombres comienzan con los problemas de erección como un eje importante, que los alarma, aumentando el número de consultas. “Cuando el hombre es eyaculador precoz es algo que se consulta en menor número que cuando hay una disfunción eréctil. En ocasiones los pacientes llegan acompañados de sus parejas, haciendo el tratamiento más rápido y efectivo”.

Después de los 50

Comienzan a aparecer problemas orgánicos. “En ellos por lo general no alcanzan erección masturbatoria ni matinal, no la obtienen en ninguna ocasión. Además no es intermitente ni selectiva, ya que le pasa con todas las parejas. También hay trastornos de fondo que hacen pensar en un problema orgánico como obesidad, diabetes, colesterol, tabaquismo e hipertensión, en general, todos aquellos males que afecten al sistema circulatorio”, agregó el Dr. Valdebenito

Tratamientos

Si el 50% o más de a las veces los hombres eyaculan antes que las mujeres alcancen un orgasmo es para preocuparse. Aunque para el especialista, siempre pasa a ser un problema en la medida en que los hombres comiencen a verlo así.

Según el Urólogo los tratamientos para estas disfunciones son:

  • Conductuales que apunta a educar sobre la respuesta sexual masculina y femenina. Además en esta etapa se le entregan consejos prácticos para mejorar la relación que van desde aumentar la frecuencia de las relaciones sexuales, cambios de posiciones, técnicas de entrada y salida en la penetración, las actitudes y acciones son estimulantes para él dejarlas para el final, mientras que la que son estimulantes para la mujer practicarlas al inicio de la relación.
  • Cuando estas prácticas no funcionan, y los problemas radican más en la esfera psicológica, podemos ir a una terapia de pareja.
  • Los tratamientos medicamentosos es el más agresivo y es un programa lento basado en ansiolíticos. Éste es un proceso largo, que debe ser seguido porlo menos durante 6 meses para ver rasgos positivos.

Hoy en día toda disfunción sexual tiene solución, podemos pasar desde medicamentos, inyecciones intrapeneanas, dispositivos de aire. Sin embargo el problema de la calidad de la vida sexual de los chilenos radica en que cerca del 0,5%de los hombres con alguno de estos problemas –lo que se contradice con las encuestas donde se le atribuye una gran importancia a la sexualidad de la pareja- consultan a un especialista. Lo anterior se agrava cuando se le otorga poco tiempo a la comunicación más íntima y las conversaciones de sexo entre las parejas.

“Mientras más se hable de sexualidad mayor será la información para que puedan detectar a tiempo sus síntomas y poder consultar a un especialista para cambiar el ritmo y el nivel de la calidad sexual y más capacidad de conversar el tema”, agregó.

Si el sexo es considerado como una actitud humana normal, habitual y cotidiana uno debe tener acceso a consultar cuando hay problemas, a discutir sus problemas con la pareja, ya que muchas veces se necesita de sexualidad para resolverlos. Si los individuos entienden que el sexo es una habilidad y destreza, la cual quieren desarrollar, seguramente, su sexualidad será mucho más plena.

Punto Vital Noviembre 2007 ©

Artículos Relacionados