Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud   Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SEXUALIDAD

 
 
El sexo casual puede traer costos y complicaciones
 
Vamos directo al grano
Tener un “amigo erótico”, un rato de “touch and go” o un encuentro sexual con alguien durante una fiesta – y luego si te he visto no me acuerdo - es una dinámica recurrente en algunas personas que sólo buscan el placer sexual momentáneo sin la necesidad de construir vínculos amorosos. ¿Es saludable esta práctica?
 
Carla González C.
 

Las relaciones de pareja de las que hoy se puede conocer a través de los medios de comunicación o de las conversaciones con amigos, distan mucho de lo que eran en tiempos pretéritos, donde los sentimientos e incluso la idea de formar una familia bajo el concepto de la formalidad eran lo más importante.

Hoy en cambio, establecer vínculos donde los sentimientos estén ligados de manera estable y fuerte son algo de lo que varias personas escapan, siendo las relaciones – o mejor dicho encuentros – casuales, fugaces y muchas veces con gente que se conoce sólo en una fiesta de fin de semana, son una tendencia que no se puede desconocer.

Pero, ¿es este sexo casual una práctica más sana si lo pensamos desde el punto de vista emocional?, ¿serán estos encuentros más positivos porque no hay vínculos detrás que impidan la independencia de las cual muchos gozan y quieren seguir gozando?

La sexóloga y vicepresidenta de la Sociedad Chilena de Sexología y Educación Sexual, doctora Elena Sepúlveda Parada, menciona que en relación a si el sexo casual es o no saludable, eso va a depender de los individuos que se ven enfrentados a la experiencia y que por lo menos en su caso, no cree mucho en aquellas encuestas que aparecen de vez en cuando asegurando (y también asentando) ideas con respecto al sexo.

Para definir el sexo casual, la especialista dice que se trata de “una relación, un encuentro erótico que puede ser puntual o que puede mantenerse en el tiempo”. En el caso del primero, no se genera ningún vínculo más que el erótico y en el segundo - donde aparecen términos como “el amigo especial o la amiga con ventaja - las relaciones que se dan de forma muchas veces pactada, tampoco pasan a formar parte de una pareja estable y con algún tipo de compromiso.

Un estudio realizado por la Universidad de Durham en el Reino Unido, dice que mientras las mujeres se sienten culpables luego de una noche de sexo casual, los hombres lo toman como una experiencia divertida y sin mayores complicaciones.

Para la sexóloga se trata del primero, es decir el sexo fugaz y puntual al que hay que poner más atención, ya que según menciona “es uno de los que puede tener una complicación posterior”, pues generalmente se concreta en lugares donde la confianza no está asegurada.

Se trata de lugares “desprotegidos, con personas que ni siquiera saben cómo se llaman, con el consumo de alcohol y drogas de por medio y muchas veces puede estar asociado con infecciones de transmisión sexual o embarazos no deseados. Desde ese punto de vista, no es muy saludable”, manifiesta.

Amistades eróticas

Como comentábamos anteriormente, otro tipo de sexo casual es aquel que se da entre amigos, quienes a pesar de sostener relaciones sexuales en algunas ocasiones, no dejan los sentimientos de cariño para “evolucionar” a algo que implique un mayor compromiso por parte de ambos integrantes.

En ese sentido, la doctora Sepúlveda dice que estos encuentros casuales “son un poco más selectivos, donde mujeres y hombres adulto–jóvenes principalmente son autovalentes, viven solos y tienen amigos con los cuales se juntan con alguna frecuencia para tener sexo”.

Este tipo de encuentros, dice la especialista, “quizás pueda hacerles bien a los dos porque la relación erótico sexual produce una serie de sensaciones placenteras. Generalmente lo pasan bien; se juntan, conversan y tienen intimidad y quizás eso dure una noche y después se repita en quince días, al mes o a los dos meses”, sentencia.

 
Con respecto a este mismo tema, la sexóloga afirma que aquí tampoco se dará la posibilidad de concretar una relación que perdure en el tiempo, no sólo porque se pactó desde un comienzo que los encuentros sólo serían de índole sexual, sino que además porque “no necesariamente esa relación casual es con una persona que no tenga otro vínculo ya establecido. En ese ámbito es donde se dan la mayoría de las infidelidades”, indica.

Mi desempeño en una noche

Frente a la posibilidad de que aquellos individuos que sostengan relaciones sexuales casuales estén inmersos en determinados tipos de personalidad, la doctora Elena Sepúlveda no asegura que esto deba ser una constante, aunque menciona que podría ser una causal. “Creo que aún no se ha hecho una investigación seria sobre el tema de tipificar quiénes son los que tienen este tipo de relaciones desde el punto de vista psicológico”, manifiesta.

A lo anterior, agrega que en este tipo de relaciones, caben también otros indicadores, tales como “los vínculos de apego y cómo las personas llegan a ser adultos construyendo su propio estilo, lo que sería luego la identidad afectiva de la pareja”. Eso, añade, va más allá de lo psicológico, pues también inciden elementos provenientes de la cultura, del medio ambiente, de lo que los rodea, etcétera.

A pesar de que el sexo casual se ve como un tema relacionado con el destape al que nos hemos visto enfrentados durante este último tiempo, la sexóloga menciona que “siempre hay un daño”, uno de ellos se da generalmente en los hombres y es el temor al desempeño en la intimidad. Después de todo, se tiene sólo de “esa” noche para demostrar aquella performance.

Y en cuanto al daño o a los efectos negativos que se pueden desprender de estas experiencias, la especialista comenta que la mayoría de las consultas son a causa del temor por el desempeño sexual.

Al respecto dice que “cuando tú tienes sexo casual establecido, donde eres el amante eterno, sabes que solamente te reúnes a esto, cosa que muchas veces traerá consigo temor de, entre otras cosas, las construcciones de apego, la necesidad del otro y la importancia que tiene el afecto en la relación sexual (esto es sólo erótico). Entonces cuesta”, asevera.

En cuanto al desempeño sexual, la sexóloga dice que también hay en algunas personas el miedo a no cumplir. “Cuando vas a esto sabes que siempre tienes que funcionar; el hombre por ejemplo, se ayuda en varias ocasiones con otros estímulos, como el alcohol, las drogas y los fármacos, algo totalmente equivocado”, dice.

Es por lo anterior, que se atreve a postular que una relación de pareja es “un sistema que se va haciendo durante la historia de la vida de hombres y mujeres, donde cada uno va poniendo de su propio estilo de apego” para luego formar una identidad propia de ambos integrantes.

“Como en estos casos sólo se trata de sexo, entonces será necesaria una buena performance, lo que no siempre se da”, porque como no hay involucrados factores como la confianza, la complicidad o el cariño, entonces “se funciona como un autómata y sólo ante estímulos sexuales”, asegura.

La prevención es lo primero. Es por eso que la doctora Sepúlveda enfatiza en el uso del condón como “imprescindible y necesario desde el primer momento de la relación”, subraya.

En conclusión, la especialista afirma que éste y otros temas relacionados con el sexo son actualmente parte de las conversaciones cotidianas de las personas e incluso puede que conductas como la de las relaciones sexuales fugaces sean mucho más antiguas de lo que pensamos.

“Ahora se sabe y se habla más del tema, la mujer tiene más independencia económica para poder vivir y mantenerse sola. Además está esta educación que entrega mayor permisividad a ciertas vivencias y la inmensa cantidad de imágenes que se nos cuelan por todas partes, imágenes sensuales o eróticas que hacen que el despertar sexual sea mucho más precoz que antes”, manifiesta.

Punto Vital Mayo 2010 ©

Artículos Relacionados