Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud   Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SEXUALIDAD

 
 
Los efectos de la menopausia pueden ser sobrellevados sin que afecten la sexualidad femenina
 
Mujer, siempre mujer
La menopausia es una de las etapas en la vida de las mujeres que van de la mano con el envejecimiento. El descenso en la producción de hormonas provoca en ellas una serie de cambios físicos y emocionales, los que afectan en su vida y en sus relaciones de pareja.
 
Carla González C.
 

Bochornos que provocan insomnio y mal genio; estados depresivos, molestias articulares y pérdida involuntaria de la orina, entre otros, son cambios que ocurren en las mujeres entre los 45 y 55 años y que conllevan ciertos prejuicios que hasta la actualidad son abordados cuando se habla de este proceso.

La menopausia o climaterio, que entre las chilenas tiene como edad promedio de aparición a los 48 años, tiene como línea la progresión de ciertos eventos que son consecuencia de la falla de los ovarios. Uno de ellos es la disminución de hormonas, en especial del estrógeno, lo que para el doctor Jaime Prado, ginecólogo de Clínica Santa María, afecta en la esfera sexual, ya que existe “un adelgazamiento en la mucosa vaginal, sequedad en la misma y disminución de la libido”.

Para el médico, la disminución en el deseo sexual en las pacientes con menopausia no sería parte de un mito. El facultativo explica que éste es modulado por muchos factores, tanto hormonales, psicológicos como ambientales y comenta que “cuando la producción de andrógenos disminuye junto a la producción de estrógenos, la líbido se ve afectada. En pacientes con esta disminución en relación directa con la menopausia, ésta mejora parcialmente con la sustitución hormonal”.

Los cambios en la mujer no sólo se manifiestan en el orden biológico y el psicológico. Sexualmente, la menopausia también incide en ciertas acciones que realizadas anteriormente con normalidad, ahora tendrán diferencias que muchas veces no serán entendidas por la pareja, pero que con ciertos consejos puede llegar a resultar una muy buena terapia, incluso, para conocerse mejor.

El psicólogo de la Clínica Vespucio, Pablo González, cuenta que la sexualidad en el ser humano difiere de la del resto de los animales, esto porque en nuestro caso, las relaciones íntimas son más amplias y no están reducidas sólo a la reproducción. El profesional agrega que “se habla de una función erótica de la sexualidad, aquella relativa a la búsqueda de placer y que acompaña al individuo toda su vida, más allá de que exista o no la capacidad reproductiva”.

Por esta razón, los individuos – en este caso las mujeres – debieran conservar la función erótica después de la menopausia. Además, según el psicólogo, el cerebro cobra una importante función en este período, pues se trata del principal órgano sexual del ser humano. Es ahí donde se cobijan deseos, pensamientos, fantasías y preocupaciones, siendo todo aquello parte de un conjunto de factores que inciden en nuestro actuar.

De esta forma, el medio social también tiene gran importancia en las decisiones o el comportamiento de una mujer que pasa por el climaterio, principalmente, si la afectada se ve envuelta en prejuicios y auto represiones  - como sentirse ‘vieja’ o ‘no mujer’ para sostener una relación sexual - que le impidan llevar una vida normal.

Perder para ganar

A pesar de que en Chile, la edad en que las mujeres deciden formar una familia con hijos se ha retrasado por sobre otros años, aún hay quienes sienten que la facultad de ser madres es una de las características principales del ser mujer. Con la llegada de la menopausia, donde los ovarios ya no tienen la misma fuerza, se extingue la posibilidad de dar a luz, cosa que para algunas personas representa la pérdida de la condición femenina por excelencia.

Para Pablo González, esto corresponde a una etapa de duelo, donde la realidad se revisa y “comienza a elaborarse una nueva, rememorando su vida en torno a la maternidad, lo hecho y lo no hecho. Si todo va bien, el proceso decantaría normalmente y la mujer podría retornar su nivel de funcionamiento normal”, comenta.

 

Es durante esta etapa donde pueden aparecer algunos conflictos entre la mujer y sus relaciones interpersonales y el resto de los intereses que posee en la vida. Para el psicólogo de Clínica Vespucio esto no tiene mayor incidencia, pues se trata de un enfoque individual que se le da sólo a este proceso, dejando de lado otras cosas. “Responde a centrar la atención sólo en aquello perdido y no en un cambio permanente”, sentencia.

Así como comentábamos acerca de las mujeres que sienten que el climaterio pone fin a la femineidad, hay otras que – en palabras de González – este proceso representa “un alivio”. El profesional manifiesta que en el área sexual, las personas de pronto se sienten atadas, por ejemplo, a los métodos anticonceptivos y ahora que la procreación natural terminó su período, “resulta un alivio y permitirá en algunas, una liberación sexual”.

En cuanto a la relación de pareja – que en la menopausia puede traer un alejamiento entre las partes – el psicólogo afirma que el rol del hombre es de suma importancia para sobrellevar el proceso, pues se trata de una etapa en la que existen aún algunos prejuicios sociales que hablan, entre muchas cosas, de la pérdida de la potencia sexual femenina.

“Muchos hombres se hacen parte de estos prejuicios y olvidan revisar que, en su propia experiencia, el deseo sexual siempre está presente. ¿Por qué no lo estaría también en la mujer?”, pregunta el especialista. Además, dice que cada caso es distinto, pero que en definitiva, entender que éste es un proceso de cambios y no acogerse a ideas que tengan que ver por ejemplo, con una aparente infidelidad, supuestos que sin la ayuda de la comunicación, pueden causar conflictos dentro de la relación.

En síntesis, Pablo González dice que “la menopausia en sí misma no es más que eso. Se pierde la función reproductiva de la sexualidad, mas no la erótica. La mujer sigue siendo sexualmente activa, con deseo y capacidad de placer”.

Artículos Relacionados