Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SEXUALIDAD

 
 
Una filosofía sexual que pone énfasis en las caricias y el afecto
 
Karezza: una alternativa natural al viagra
Que incrementa la salud y el bienestar, que termina con la rutina y que permite potenciar otras áreas más allá de la sexual. Esas son algunas de las virtudes que se le atribuyen al método Karezza, cuyo objetivo es alcanzar la satisfacción sexual sin llegar al orgasmo.
Carla González C.

Pese a la antigüedad del método Karezza, hoy se ha vuelto nuevamente una tendencia entre algunas parejas, las que aburridas de la rutina, han decidido probar lo que para algunos resulta una manera poco convencional de relacionarse.

Karezza proviene de la palabra italiana ‘carezza’ que significa “acariciar” y fue acuñada en 1896 por Alice Bunker Stockham, obstetra estadounidense y feminista que emprendió una lucha por controlar la natalidad de la época al igual que potenciar la satisfacción sexual de hombres y mujeres.

Llamado también “tantra blanco”, este método también intenta contribuir en la armonización de la energía femenina y masculina y al ser catalogado de “sexo no orgásmico”, posee algunas características entre las que se cuentan “incrementar la salud y el bienestar, evitar embarazos no deseados, desarrollar lazos íntimos y placer sexual”, entre otros.

Así, estar en contacto con el otro, sentirlo, percibir sus latidos del corazón y el ritmo con el que respira – dinámicas que según las recomendaciones podrían llegar a durar 20 o 30 minutos – son algunas de las características de esta técnica, para algunos algo muy difícil de lograr.
 

“El método (Karezza) ha sido alabado por médicos que lo ven como una alternativa natural al Viagra, y, posiblemente, una cura para la disfunción sexual o la falta de deseo, al permitir que la energía sexual fluya”. (Biobio.cl)

El psicólogo clínico y psicoterapeuta Patricio Venegas Marín (www.psicoterapeutas.cl), tendencias como ésta son muy interesantes y positivas para las parejas. Al respecto cuenta que existen algunos textos que hablan de que durante la década de los ’60, “los psicólogos les enseñaban a las parejas, sobre todo a las muy jóvenes y que además decidían no tener sexo, lo importante que era la excitación y mantenerse durante ese periodo tocándose, besándose y acariciándose”.

De allí que considera que métodos como el Karezza resultan sanos e incluso relevantes para parejas más adultas – pasados los 30 o 40 años - a quienes la rutina a veces suele terminar aburriendo. En ellos, dice, “hay que sacar la idea de que la sexualidad tiene que tener como objeto la penetración y el orgasmo”.

Cultura y biología

Para Patricio Venegas, poner al orgasmo y la penetración como únicos actos necesarios para tener una relación sexual obedece, primero a la cultura en la que vivimos y segundo a la biología, la que según explica sucede sobre todo en los hombres, quienes “buscan de manera natural el reproducirse. A veces se nos olvida que somos animales”, dice.

En relación a lo que mencionan otros especialistas con respecto a que el método Karezza sería incluso una buena técnica para tratar las disfunciones sexuales (sobre todo las masculinas), el terapeuta es enfático al señalar que esto sería completamente cierto.

En ese sentido dice que en estos casos, “el hombre se liberaría de tener que funcionar, o sea, de la erección y de tener que llegar al orgasmo y finalmente reproducirse, esto si lo tomamos sólo desde el punto de vista biológico”.

 

En esta misma línea, el especialista afirma que con métodos como éste se estaría introduciendo un concepto diferente al que tradicionalmente se piensa al hablar de relaciones sexuales: jugar.

“Jugar, divertirse y entretenerse… se vuelve así cuando no hay un fin, una meta”, menciona agregando que además potenciaría la relación sexual como algo más duradero y no un mero trámite.

“Hoy hay muchas parejas que tienen metida la idea en la cabeza que la relación sexual debe ser rápida porque se está muy cansado y estresado, porque al otro día hay que levantarse temprano, porque los que tienen hijos tienen miedo a que los niños escuchen, etc., cosas que creo, son una gran tragedia porque al final estamos comiendo, manejando, hablando rápido y esto, es todo lo contrario”, manifiesta.

Para Patricio Venegas, el método Karezza va en contra de todo lo que hoy vemos y que está directamente relacionado con la rapidez. “Esto es todo lo contrario, es lento – muy lento – y no relacionado con la eficiencia”, afirma.

Otra de las cosas que se vuelve importante mencionar y que de alguna manera se desprenden de la enseñanza de la técnica Karezza es a juicio del psicólogo el hecho de hacer cambios y experimentar en las relaciones de pareja para que la rutina no se vuelva tediosa y con ello comiencen los problemas.

Por otro lado enfatiza en la idea de hablar de sexo. “Uno puede hablarlo con ropa, a la hora de almuerzo, etc., porque en la medida que lo hablamos se hace menos tabú y menos una cosa que sólo hay que llevarla a la cama, a la noche o a estar solos para poder hacer algo”, menciona.

Por último, asegura que la técnica podría ser aún más beneficiosa para parejas de más edad (sobre 60 años), debido a que la mayoría de ellas “piensa que van a tener sexo espontáneo, o sea, que basta con que ambos tengan ganas para poder funcionar”.

A ellos – asegura – “les cuenta mucho entender que pueden ponerse de acuerdo para tener sexo, planificarlo para el día en que ambos saben que estarán más relajados, etc. La gente no lo hace porque piensa que eso le va a quitar espontaneidad al acto, pero a veces hay algunos que se pasan el año entero esperando ser espontáneos y eso no resulta”, comenta.

Punto Vital Noviembre 2012 ©
 
Artículos Relacionados
La libertad es clave para una sexualidad saludable
La sexualidad es pura energía