Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud   Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SEXUALIDAD

 
 
La ignorancia permite que muchas personas consuman drogas para un mejor desempeño sexual
 
Drogas y sexo: primero la euforia, luego el desencanto
El consumo de drogas durante una relación íntima no es un tema que dista de la realidad. Muchas personas recurren a estimulantes con el fin de aumentar la potencia sexual, pero la irresponsabilidad e ignorancia en el tema sólo provoca adicciones, desencanto y consecuencias poco saludables como las enfermedades venéreas o el embarazo no deseado.
 
Carla González C.
 

La utilización de sustancias nocivas para el organismo es parte de la rutina de algunas personas, quienes pensando en que su consumo será un estimulante y por ende un plus para su performance, desconocen que sólo se trata de un daño que puede acarrear consecuencias negativas tanto para ella como para su pareja.

Muchos se enfrentan temerosos frente a una relación sexual. Estar a solas con el otro, mostrarse tal cual es y estar permanentemente pensando en el desempeño personal y la satisfacción entregada, es para algunos un gran problema que sólo puede solucionarse con una “ayuda” externa que permita “envalentonarse” y atreverse a tomar la iniciativa.

Es así como las drogas – estimulantes donde también se incluye el alcohol – entran en la relación, pasando a ser parte de un integrante más que no puede estar ausente en cada encuentro. Las personas se muestran desinhibidas, atreviéndose a probar cosas nuevas, el apetito sexual aumenta, haciendo que el deseo sea casi irrefrenable y la vergüenza desaparece para dar paso a la galantería y el coqueteo.

Frente a este tema, el psiquiatra de Clínica Vespucio, doctor Rafael Vizuete Barros comenta que muchas personas necesitan del uso de drogas al momento de intimar, “porque hay ignorancia en el tema, una mala información y una serie de mitos al creer que aumentará la potencia sexual, que habrá mejores sensaciones por los efectos que produce, que potenciará la desinhibición”, entre otros, y es por eso que los consumidores no miden las consecuencias de esta ingesta de sustancias, cosa que para el médico, “ se confunden con placer”.
 
Entre las drogas más utilizadas y que tienen incluso la etiqueta de ser “milagrosas en la cama”, el doctor Vizuete afirma que están el alcohol, tabaco, marihuana, cocaína, pasta base y anfetaminas. El por qué de esta elección la explica diciendo que “se cree que de acuerdo al efecto que producen, incidirán en la sexualidad”. Como ejemplo expone a la cocaína, la que describe como un estimulante del sistema nervioso central y que puede provocar “el apetito sexual, pero detrás de la euforia, llegará la depresión y el desencanto”, sentencia.

Copas que producen (des) encuentros

Otro estimulante al cual recurren varias personas, sobre todo en los primeros encuentros, es el alcohol, pues como buen agente desinhibidor, ayudará a los más tímidos a iniciar una acertada conversación para así no pasar por aquel bochornoso silencio que impedirá una buena conquista.

Al respecto, el psiquiatra de Clínica Vespucio comenta que el alcohol ayuda a que las conductas sean más espontáneas, “provocando que se pierda el control sobre algunas emociones y temas de protección como embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual y contagio de VIH”. Además, el especialista manifiesta que tomar copas de más invita a algunas personas a ponerse violentos y por lo tanto no serían extraños los malos tratos e incluso las violaciones.

En esta misma línea, el médico especifica que el alcohol – a pesar de estimular el impulso sexual - detona, en el caso de los hombres, “la dificultad en la erección y por tanto la penetración. Además, retrasa y baja la calidad del orgasmo, presentándose en ocasiones una eyaculación retardada”.

En el caso de las mujeres, cuenta que la bebida “disminuye la lubricación vaginal, dificulta la consecución del orgasmo y también reduce la calidad de éste”. También dice que “provoca comúnmente reducción del interés sexual” y esto asegura, sucede en ambos sexos.

Otros efectos que causan las drogas en las personas que deciden consumirlas para lograr un mejor desempeño sexual son, según las palabras del psiquiatra Rafael Vizuete Barros:

- Cocaína: en los consumidores habituales se han descrito trastornos en la erección, como impotencia e incluso erecciones dolorosas. En fases posteriores aparece desinterés sexual tanto en el hombre como en la mujer.

- Marihuana: investigaciones rigurosas han demostrado que el uso continuado de esta droga enlentece los reflejos, disminuye la lubricación vaginal en la mujer, inhibe la producción de hormonas masculinas y femeninas y disminuye la producción de esperma.

- Anfetaminas: en pequeñas dosis, son desinhibidoras y en grandes proporciones, suprimen el deseo o la excitación sexual.

Según el especialista, ambos – hombres y mujeres – recurren a este tipo de estimulantes. Sin embargo, destaca que esta conducta se está viendo actualmente y con más frecuencia en los jóvenes, “ya que están en etapa de experimentar nuevas emociones, sin tener la madurez y la responsabilidad de lo que ello implica”.

En conclusión el psiquiatra Rafael Vizuete afirma que para tener una sexualidad “limpia”, lo aconsejable es “evitar el consumo de sustancias psicotrópicas, respetando así la sexualidad de la pareja y la de uno mismo y no confundiendo el placer con la promiscuidad”.

Punto Vital Diciembre 2008 ©

Artículos Relacionados