Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SEXUALIDAD

 
 
Se propone que cambios hormonales y el envejecimiento podrían ser algunas de sus causas
Adenoma prostático: cuando ir al baño incomoda
La expansión de la glándula prostática es un problema que le ocurre a gran cantidad de hombres en su etapa madura. Si bien no se saben sus causas, los especialistas recomiendan que a partir de los 40 años, los varones se sometan a controles periódicos con el urólogo, médico especialista para tratar esta afección.
 
Carla González C.
 

Tener la necesidad de orinar muchas veces o por el contrario, sentir incapacidad para llevar a cabo la micción es una molestia para cualquiera. Sin embargo, que este tipo de sensación ocurra en los hombres mayores debe ser signo de preocupación, pues se trata de uno de los síntomas que podrían ser consecuencia de un adenoma prostático.

Esta patología consiste en la expansión de la próstata, que en palabras del urólogo del centro médico Biomer, doctor Cristian Whöler, se trata de “una glándula que produce un líquido (líquido prostático) dentro de la uretra en el momento de la eyaculación o de la erección”.

“Lo que se produce es un crecimiento de las glándulas que rodean la uretra, obstruyéndola y empezando a producir la disminución en el tamaño del lumen (uretral)”, explica. Además, comenta que será por esta razón por la cual los pacientes comienzan a tener dificultades para orinar, llegando incluso a retener este líquido por la incapacidad para eliminarlo.

Para el especialista, las causas exactas de por qué crece esta glándula “no tienen relación con nada” y de hecho afirma que se descartan hasta los antecedentes familiares dentro del estudio que se hace del cuadro. “Es casi un problema de suerte”, menciona.

En este mismo contexto, el urólogo de la consulta clínica Urología Moderna (www.urologiamoderna.cl) doctor Álvaro Baeza concuerda con su colega mencionando que “la etiología del crecimiento de la glándula prostática no es clara” y sentencia que en una búsqueda de respuestas “se han propuesto cambios hormonales y cambios con el envejecimiento”.

Esto último debe resaltarse, pues la mayoría de los hombres que sufren de un adenoma prostático tienen edades que sobrepasan los 60 años (aunque podrían ocurrir casos a partir de los 40 ó 45 años). En relación a esto, el doctor Whöler dice que mientras más edad tenga el paciente, más riesgos corre de tener “una obstrucción por un adenoma prostático”.


Según el doctor Whöler no todas las próstatas presentan problemas. “Así como hay próstatas chicas que tienen muchas dificultades, hay grandes que nunca las producirán. Uno operará sólo si se tienen dificultades para orinar; si no, no hay ninguna indicación quirúrgica”, sentencia.

Primeras alertas

A pesar de que ambos especialistas en urología sentencian que actualmente los varones consultan más acerca de cualquier situación anómala, aún hay quienes se resisten a los  controles médicos, aunque los síntomas sean evidentes y mermen su calidad de vida.

Entre las complicaciones que puede traer el adenoma prostático, el doctor Baeza afirma que pueden ir desde “una simple irritación vesical, la que se traduce en ir al baño con más frecuencia durante el día y la noche, hasta una insuficiencia renal, pasando por problemas como sangramiento al orinar, infecciones o formación de cálculos”.

Por su parte, el doctor Cristian Whöler complementa diciendo que otro de los síntomas que se presentan en una primera etapa son los chorros muy delgados que se producen en esta alta frecuencia en el orinar y que se caracterizan por producir un goteo al finalizar la acción.

Según sus palabras, las razones por las cuales aumenta esta frecuencia “son fundamentalmente dos; primero, porque la vejiga no se vacía bien y por lo tanto queda un residuo que haga que se llene más rápido” y lo segundo, por el engrosamiento de las paredes de este músculo, producido por el gran esfuerzo que se hace por desocuparse.
 
El doctor Álvaro Baeza dice que el tamaño de la glándula prostática puede ser desde el tamaño y peso de una castaña, es decir, unos 25 gramos, hasta llegar a proporciones de 200 gramos.


Con respecto a la incidencia del adenoma prostático en la vida sexual de aquellos hombres que lo padecen, el especialista de Biomer cuenta que antes de una posible operación, los pacientes “relatan una disminución del volumen del eyaculado”.

Además, dice que este problema “no tiene por qué producir impotencia”, contrario a lo que ocurre en varones ya intervenidos quirúrgicamente, en quienes se termina la eyaculación. Frente a esto comenta que sólo podría haber una recuperación si la próstata comienza a crecer un poco con el tiempo.
 

Prevención y tratamiento

Acerca de posibles tratamientos y exámenes previos que los varones deben realizarse, el doctor de Urología Moderna afirma que además del procedimiento quirúrgico, existen otras formas de proceder frente a un adenoma prostático.

Para saber cuál es el método indicado, menciona que los estudios van “desde el examen de sangre, el Antígeno Prostático Específico (PSA), la ecotomografía vesico-prostática – la que permite calcular el volumen y forma de la glándula – y la uroflujometría, donde se mide la fuerza del chorro de la orina”, dice.

La recuperación frente a esta patología, según el doctor Baeza, “es de un 100%”, pero indica que esto va a depender del momento en que se descubre el problema en el paciente.

 
     

En cuanto a recomendaciones, el doctor Whöler sentencia que no hay mayores consejos para estos pacientes, subrayando que sólo se recomienda que a partir de los 45 años los varones acudan en forma periódica donde un especialista para que éste evalúe el estado en que se encuentra.

En tanto, el doctor Álvaro Baeza dice que al control clínico se recomienda que los varones adultos “eviten el frío, no consuman mucho ají y sobre todo que regularicen la digestión”, donde añade que estas tres cosas y sus consecuencias, “pueden inflamar la glándula y cuando ésta ya es de un volumen mayor al normal, puede incluso llegar a producir una retención completa de la orina y ser necesario instalar una sonda en la vejiga”, concluye.

 

Punto Vital Julio 2009©

Artículos Relacionados