Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud   Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SEXUALIDAD

 
 
Eyaculación precoz
 
“¿Qué le pasa a mi pene?”
Pese a lo que pudiera parecer, no es tan sencillo encontrar parejas cuya vida sexual sea, y haya sido siempre, satisfactoria. Para disfrutar de buen sexo son necesarias muchas más cosas que el deseo, el amor o las ganas de tenerlo. En el juego del sexo participan muchos factores que pueden ser determinantes. Hace algunas semanas dedicamos nuestro artículo de portada a la disfunción sexual más común en las mujeres: la ausencia de deseo. En esta ocasión hemos querido abordar el tema de la eyaculación precoz, el trastorno sexual que más afecta a los hombres.
 
Beatriz Gurdiel Robles
 

Entre el 40% y el 70% de la población masculina chilena sufre eyaculación precoz, según palabras del Dr. Christian Thomas (director del Centro de Estudios de la Sexualidad) a Punto Vital. Una cifra preocupante si tenemos en cuenta que una gran mayoría de los casos no se consulta y que las consecuencias de esta disfunción, tanto para el hombre como para su pareja y su relación, pueden ser fatales.

El Dr. Gabriel Dukes, psiquiatra y experto en este tema, corrobora que “la eyaculación precoz es un trastorno muy frecuente” y apunta que “en Chile afecta a un número importante de hombres” aunque no es fácil dar una cifra exacta ya que “es una condición dinámica. Es decir, una persona puede padecerla un tiempo y luego no. También se puede ser eyaculador precoz con una pareja y con otra no”.

No resulta fácil definir este trastorno sexual, de hecho, ni los propios expertos logran llegar a un consenso para describir la eyaculación precoz. De forma simple y directa podemos decir que se trata de una disfunción que impide al hombre dominar durablemente su excitación y por lo tanto controlar su eyaculación. Hay hombres que eyaculan antes si quiera de que haya habido penetración y otros lo hacen tan sólo unos pocos minutos después. La clave está en que todos ellos eyaculan antes de lo deseado, tanto por ellos mismos como por sus parejas.

Hasta hace algún tiempo esta disfunción sexual podía no ser considerada un problema porque la mujer no jugaba un rol determinante en la vida sexual. En cierta manera no importaba demasiado que la mujer disfrutara o no del sexo, de hecho, estaba incluso mal visto que una mujer gozara con una relación sexual. “Los tiempos han cambiado”, afirma el Dr. Dukes “Ahora la eyaculación precoz sí es un problema y eso puede tener mucho que ver con la visión que la mujer tiene hoy en día del sexo. Conoce su derecho a disfrutar de él”, apunta el experto.

Contrario a lo que muchos hombres piensan, en la gran mayoría de los casos al pene de quien sufre eyaculación precoz no le pasa nada. Es decir, como apunta el Dr. Dukes “son muy pocos los hombres que sufren esta disfunción por un problema biológico”, las causas sueles ser psicológicas.

¿Qué le pasa a mi pene?

Contrario a lo que muchos hombres piensan, en la gran mayoría de los casos al pene de quien sufre eyaculación precoz no le pasa nada. Es decir, como apunta el Dr. Dukes “son muy pocos los hombres que sufren esta disfunción por un problema biológico”, por lo que intentar subsanar el problema con automedicación no servirá de mucho.

Los expertos aseguran que las causas de la eyaculación precoz son muchas y de muy distinto origen, “aunque se podría decir que la gran mayoría pertenecen al ámbito de lo psicológico”. Cabe mencionar que también existe una predisposición a sufrir esta disfunción sexual, “relacionada con ciertas características de la personalidad y con vivencias infantiles que marcan el carácter y comportamiento de cualquier individuo”, acota el experto.

 

Desde el punto de vista psicológico existen numerosas causas que pueden considerarse como desencadenantes:

- Una separación matrimonial, problemas económicos, una enfermedad, etc.

- Vivir en un constante estado de estrés y/o ansiedad

- Cansancio

- Conflictos en la pareja

- Miedo a “no dar la talla”. Haber vivido algún episodio aislado de eyaculación precoz puede generar inseguridad en el hombre, falta de concentración y un miedo a no responder sexualmente como le gustaría, lo que puede originar un trastorno más permanente

- Una educación sexual restrictiva en la niñez

- Haber sido víctima de algún tipo de abuso sexual

- No haber aprendido, en los inicios, a demorar correctamente la eyaculación.

Las consecuencias de callar

Pese a que existen tratamientos efectivos contra la eyaculación precoz, muchos hombres conviven con el problema durante años, llegando a privarse de tener relaciones sexuales. El problema, según Dukes, es que “este trastorno produce mucha vergüenza, por lo que un gran número de hombres lo guardan como un secreto. Consideran que ser eyaculador precoz es poner en juego conceptos como la virilidad, o el ser un hombre de verdad. Eso hace que no consulten su problema”. En otras ocasiones la desinformación sobre a qué tipo de experto acudir, a un urólogo, a un psiquiatra o a un sexólogo, lleva a quienes sufren este problema a vivirlo en silencio.

 

No buscar ayuda ante este trastorno deriva incontrolablemente en un sin fin de problemas que afectan tanto al hombre como a la pareja y su relación.

“Muchos pacientes presentan este trastorno asociado a una dificultad de erección y tienen su autoestima dañada, sufren mucha inseguridad” afirma Dukes. “Los más jóvenes suelen presentar cuadros de angustia con intensos temores en relación con su identidad sexual. Por su parte, los mayores se ven aislados, melancólicos, resignados, silenciosos pero por sobre todo depresivos. Tanto los trastornos de angustia como los depresivos deben ser tratados. Son pacientes que sufren y/o hacen sufrir mucho”.

Por su parte, las parejas de quienes sufren eyaculación precoz también pueden llegar a desarrollar trastornos, más allá de vida sexual escasa y pobre. Según el Dr. Thomas, una de las causas más frecuentes de la ausencia de deseo sexual secundario en las mujeres es una vida sexual rutinaria y poco o nada placentera. Esta falta de deseo es “frecuente en mujeres cuya pareja es eyaculador precoz, porque no llegan a sentir placer. Van sumando rabia y terminan perdiendo el deseo como una forma (inconsciente) de mostrarle su rabia al hombre”.

“Los resultados de los tratamientos para superar la eyaculación precoz pueden ser muy alentadores, por lo que el problema no debe asustar e inhibir a los pacientes a consultar”

Dr. Gabriel Dukes, psiquiatra.

Hay solución

Según los expertos, a la hora de tratar un problema como la eyaculación precoz es imprescindible llegar a averiguar cuál es el origen de ese problema, no basta con conseguir que el paciente logre controlar su eyaculación.

Para Dukes un buen tratamiento “debiera considerar la evaluación de un urólogo -para descartar causas orgánicas que pudieran producir o contribuir al trastorno- y una evaluación psiquiátrica, en busca de otros cuadros mentales que pudieran coexistir. Además es importante sopesas la necesidad de utilizar medicamentos, que en muchos casos son muy eficientes y ayudan mucho a estos pacientes”. En este caso no se trata de medicarse con pastillas que otorgan erecciones duraderas, suelen utilizarse medicamentos que controlan la ansiedad, relajantes, etc.

 
Finalmente es importante tener en cuenta las terapias psicológicas, “que pueden combinar terapias conductistas asociadas a terapias psicoanalíticas que exploran la personalidad en profundidad. Los resultados pueden ser muy alentadores por lo que el problema no debe asustar e inhibir a los pacientes a consultar”, concluye Dukes.

Punto Vital Mayo 2007 ©

Artículos Relacionados

delicious digg technorati yahoo meneame