Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
Esta disciplina va mucho más allá de la práctica de asanas
 
El yoga ayuda a sanar
El yoga terapéutico comprende una serie de técnicas que ayudan a mejorar el estado de salud de una persona y que ha sido deteriorado – o desarmonizado – a causa de factores como la mala alimentación o el estrés del día a día. Así, un resfrío o una depresión pueden ser curadas con ejercicios, relajación y respiración.
 
Carla González C.
 

La sanación del cuerpo físico es sin duda una de las prioridades de muchas personas, quienes entienden que basta con tener salud para que la armonía se abra paso para repercutir también en el organismo y en los otros cuerpos del ser humano, es decir, en la mente y en el espíritu.

Pero como no se trata de estructuras que existan por sí solas, es necesario entender que trabajar por la armonía de todas ellas es fundamental para sentirse sanos y en ese sentido el yoga es una de las disciplinas que puede ayudar a una persona a tratar en forma complementaria y según los maestros indios a sanar sin la ayuda de otros agentes.

Uno de esos maestros es Yogacharya Tonmoy Shome, quien visitó nuestro país desde Kolkata & Haridwar (India) y conversó con Punto Vital acerca de los beneficios del yoga terapéutico, principalmente en enfermedades de tipo psicosomáticas y para aquellas en que se vuelve necesario mitigar el sufrimiento y el dolor.

Según las palabras del discípulo de Sri Sri Baba Loknath Brahmachari Mahamandal Ashram, lo primero que hay que entender es que el yoga no sólo contempla el trabajo físico que por lo menos aquí en occidente se conoce y practica, sino que también incluye el desarrollo de la parte mental y espiritual del individuo.

Con lo anterior, el maestro indio indica que la práctica de posturas (asanas) sólo corresponde entre el 15 y el 30% de lo que el yoga es en su totalidad. El resto tiene estrecha relación con ejercicios de respiración y meditación, técnicas de purificación e incluso la actitud que las personas deben tomar frente a sí mismas y al resto del mundo.

En ese contexto, sostiene que “el yoga es un estilo de vida completo que se divide en ocho partes diferentes, siendo dos de ellas las más importantes y las que finalmente todo el mundo debiera practicar. Una de ellas es desarrollar una actitud correcta hacia los demás y lo que nos rodea y la otra, es el trabajo hacia una actitud apropiada hacia uno mismo, de cómo nos vemos y de qué manera tratamos a nuestro propio ser”, explica.

 
Nuestro estilo de vida, llevar una mala nutrición, la forma en que nos relacionamos y nuestro comportamiento son algunas de las causas de por qué los seres humanos estamos enfermos, estresados y dependientes de fármacos y otros hábitos negativos para nuestra vida.
 
Sabiendo quiénes somos, podemos sanar
 

Yogacharya Tonmoy menciona que “cuando tomamos conciencia de lo que hay en nuestro interior y confiamos en eso, podremos preocuparnos de purificar todo el tiempo a nuestro cuerpo a través de diversas técnicas de yoga” y de esta manera procurar, lograr y conservar la salud.

Entonces, asegura que tendrá sentido la realización de ejercicios y técnicas que posee esta disciplina al servicio de nuestro bienestar. Entre ellas se encuentran los ocho pasos del yoga en los que se habla acerca del control de la respiración, el retiro de los cinco sentidos y el desarrollo de la concentración y focalización, etapa que permitirá alcanzar espontáneamente el estado de meditación.

Con esto, el maestro indio manifiesta que el yoga terapéutico utiliza diferentes prácticas como por ejemplo las posturas, mundras (gestos), bandas (claves energéticas) y diversas técnicas de respiración, limpieza y concentración yóguica. “Todas éstas se utilizan para tratar distintas enfermedades tanto físicas como mentales”, enuncia.

Por otro lado, dice que quienes tienen al yoga como su forma de vida conciben al cuerpo como una esfera creada a partir de cinco elementos básicos – Pancha Mahabhuta – que son el fuego, el aire, el espacio, la tierra y el agua, siendo motivo de enfermedad cualquier estado de desbalance en cualquiera de ellos. 

En esta misma línea cuenta que “en yoga también se cree en un cuerpo astral que posee una anatomía distinta, la que está constituida por tubos energéticos a los que se les llama yoga nadis y por los cuales se mueve el prana (energía vital)”.

Además – prosigue – “poseemos canales energéticos (chakras) que están asociados a diferentes funciones y glándulas endocrinas específicas y también a nuestro crecimiento y desarrollo emocional, espiritual y mental”. Cuando estos canales se encuentran bloqueados o sucios también será motivo del surgimiento de patologías.

 
Uno de los chakras es el manipura, cuya ubicación está en el abdomen (sobre el ombligo) y está asociado con la fuerza de voluntad. Entonces, “si este chakra está bloqueado, puede ir generando – a nivel anímico – la sensación de desgano y falta de ánimo. A nivel físico en tanto, se presentarán problemas de digestión”, cuenta Yogacharya Tonmoy.
 

Según el maestro indio, el yoga terapéutico es capaz de “tratar enfermedades físicas y mentales, pero no una patología originada por ejemplo por un virus. Por lo tanto, serán los desórdenes psicosomáticos los más tratados”.

Como ejemplo de ello, destaca los buenos resultados que se obtienen con pacientes afectados por el estrés, el insomnio, migrañas, sinusitis, resfríos, diabetes, obesidad o bajo peso, entre otros. “A veces el foco del tratamiento será el origen de la patología y otras será atenuar el sufrimiento y lograr que la persona pueda llevar una mejor calidad de vida a pesar de ya estar enferma”, cuenta.

Si bien se dice que con la terapia basada en el yoga pueden llegar a controlarse ciertos desórdenes, Yogacharya Tonmoy manifiesta que aún así “siempre se alienta al paciente a que pida asesoría médica, que considere estar bajo la guía de un doctor y que nunca deje de lado la medicina, sino que complemente ambas cosas”.

 
“No hay receta”
 

Frente a la posibilidad de que Yogacharya Tonmoy entregara algunos consejos o ejercicios para practicar en caso de requerir ayuda terapéutica desde el yoga, el maestro deja claro que no es posible entregarlos en forma estándar, debido a que “se trata de procedimientos diferentes en cada una de las personas”.

Por tal motivo, menciona que el uso de esta disciplina incorpora la revisión de la persona y de su historia de vida. Con esos datos se confecciona una ficha clínica y se indican los ejercicios que necesite ese paciente según su enfermedad, edad, condición, etcétera.

Básicamente, el procedimiento se llevará a cabo a partir de “la remoción de la enfermedad desde la mente. Aquí no sólo bastará con el tratamiento contra la enfermedad, sino que también será imprescindible trabajar en la prevención y el fortalecimiento de la persona. En ese sentido, el maestro indio dice que “es muy importante que luego de recuperado, el paciente fortalezca su mente”.

 
     

Básicamente, el procedimiento se llevará a cabo a partir de “la remoción de la enfermedad desde la mente. Aquí no sólo bastará con el tratamiento contra la enfermedad, sino que también será imprescindible trabajar en la prevención y el fortalecimiento de la persona. En ese sentido, el maestro indio dice que “es muy importante que luego de recuperado, el paciente fortalezca su mente”.

Por último, confiesa estar de acuerdo con la idea de que la enfermedad muchas veces es originada por nosotros mismos y al respecto dice que “el sufrimiento, la mente y su forma de procesar la información y las emociones van recorriendo nuestro cuerpo y provocando reacciones”.

Es por eso que en estos casos – agrega – “se entregan más ejercicios para la mente que para el cuerpo”, aún cuando reconoce que la salud física es igual de necesaria y por eso mantener el cuerpo sano, limpio y purificado es sumamente importante, siendo esto parte de técnicas aún desconocidas o no consideradas por los occidentales.

 
Punto Vital Agosto 2010 ©
 
Artículos Relacionados
El Arte de Vivir: un espacio para elevar la calidad de vida
La meditación: pacífica arma contra el estrés