Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
A pesar de ser una buena terapia, hoy sería casi imposible practicarla
 
Terapia Gerson, una rígida desintoxicación
Perteneciente a las terapias naturistas, el método creado por el doctor Max Gerson trabaja con el objetivo de “recuperar la capacidad del cuerpo para auto sanarse”. Sin embargo, al ser tan rígido y engorroso, sería – en estos tiempos – muy difícil de llevarlo a cabo.
 
Carla González C.

Que puede ser buen tratamiento para el cáncer, la artritis, las alergias, enfermedades cardiacas y un sinfín de otros padecimientos que hoy afectan al ser humano. Así es presentada la terapia Gerson, método creado hace más de 80 años y que tiene como fin el restablecimiento del sistema inmunológico y desde allí tratar e incluso curar enfermedades.

Su creador, el médico judío alemán Max Gerson, trabajó en este sistema primero para dar con una solución a sus constantes jaquecas, las que podían incluso dejarlo en cama por varios días.

De esta forma, Gerson – un convencido de que el 80% del sistema inmunológico se encuentra en el intestino – colocó toda su atención en este órgano proponiéndose limpiarlo para después iniciar el proceso de recuperación. Por este motivo, los primeros alimentos en ser vetados de la dieta fueron los procesados, las grasas, la sal y las carnes para reemplazarlos por frutas y verduras; protagonistas de esta terapia.
 
Si bien Max Gerson asegura que enfermedades como el cáncer y en general, toda patología degenerativa pueden ser curadas con este método, hay médicos que dicen que esto no sería tal porque no existen pruebas científicas que avalen tales aseveraciones. Otros en cambio dicen que es un gran aporte en cuanto a desintoxicación se refiere, pero aseguran que no hay que tomarla – a ésta ni a ninguna otra – como la solución definitiva a todos los males.

La especialista en medicina biológica - naturista y terapia neural de la Villa de la Vida Natural, doctora Linda Vergel Sánchez cuenta que la terapia Gerson pertenece a todas aquellas que tienen como misión alcalinizar el organismo y equilibrar el metabolismo.

“Lo que busca es – a base de las vitaminas y minerales de frutas y verduras – lograr lo que hace la famosa dieta alcalina, es decir, desintoxicar y bajar los niveles de acidificación e inflamación en el cuerpo que se dan en los pacientes con enfermedades degenerativas, pulmonares y crónicas para que la energía vital vuelva a surgir”, menciona.

En este contexto, la doctora Vergel afirma que “al limpiar el organismo, hace que el sistema de defensas de los órganos puedan volver a fortalecerse y así enfrentar de buena manera una enfermedad”.

Acerca de por qué son las frutas y las verduras los alimentos claves en esta terapia, cuenta que “sin importar el nombre - ya que en la categoría de terapias naturistas podemos destacar además de la Gerson, la del chileno Manuel Lezaeta, el higienismo, el vegetarianismo, etcétera - en todas ellas la base es la misma, es decir, alcalinizar y la única forma de lograrlo no es con productos elaborados ni industrializados, sino con productos vivos, es decir, aquellos que nos da la tierra”.

Demasiado rígida
 

A pesar de que cumple con los objetivos de limpiar el organismo de todo aquello que lo intoxica a diario, la doctora Linda Vergel es enfática al señalar que no debería usarse como tratamiento único, pues a pesar de ser natural podría comprometer la salud de personas con enfermedades en estado avanzado.

De esta manera, dice que “en casos como aquello pacientes que sólo buscan mejorar la parte energética y su estado de salud en general puede servir, pero cuando un organismo está muy comprometido sobre todo en órganos vitales como el hígado, hay que ir con mucho cuidado con esta doctrina porque hay quienes dicen que ésta es la única forma de sanar y cuando uno se rigidiza mucho puede tener consecuencias nefastas y por lo tanto es imprescindible realizar controles médicos adecuados y con la responsabilidad que esto requiere”.
 
 
“Cada persona es diferente y por eso no podemos decir que hay una sola forma de sanar a todo el mundo. Eso sería una gran mentira”, menciona la doctora Linda Vergel.

Por otro lado, frente a la inquietud de si la terapia Gerson puede actualmente ser practicada, esto si pensamos en que vivimos rodeados de químicos, alimentos procesados y contaminados y además porque todo el procedimiento en el cual se mueve este método es muy estricto, la especialista es enfática al señalar que todo es realmente “muy engorroso”.

Lo anterior tiene que ver con lo complejo que resultaría llevar a la práctica un sistema donde por ejemplo, se deben tomar 13 vasos diarios de zumos de frutas (las que deben ser prensadas en una máquina especial y ser ingeridos nunca después de 15 minutos de preparados), tener tres comidas vegetarianas al día, dos de ellas contemplando la sopa de Hipócrates (crema a base de vegetales), consumir medicamentos de origen orgánico, ingerir sólo frutas frescas y postres de alimentos igualmente frescos, y realizarse enemas de café para desintoxicar el hígado, entre otros.

En ese sentido, la doctora Vergel menciona que “hacer esta terapia quita mucho tiempo, por lo tanto no es práctica ni tampoco compatible con la rutina de una persona que trabaja o realiza cualquier tipo de labor”. Además, añade que “para que sea útil debe estar bien hecha, por eso se debe hacer abandono de todos los quehaceres y dedicarse a ella quizás en un centro médico especializado donde haya gente que permanentemente esté preparando todo lo que se necesita”.
 
Modificar es posible

Todo este cambio en el estilo de vida – según lo que postula la terapia Gerson – le llevaría a una persona estar al menos dos años en esta rutina, cosa muy poco probable porque además, es muy costosa.

La idea entonces es que se hagan adaptaciones relacionadas tomando como base el resto de las dietas alcalinas. Esto implica aumentar el consumo de frutas y verduras y – tal como lo mencionó el doctor Gerson hace más de cinco décadas – evitar el consumo de carne, azúcares simples, frituras y aquellos alimentos y productos procesados y sumar a la dieta los cereales integrales y el jugo de verduras verdes.

Para la especialista, “hoy hay una alimentación con muy poca nutrición, entonces la idea es poder incorporar sobre todo los zumos verdes para que en un solo vaso, una persona pueda consumir una gran cantidad de vitaminas y minerales”.

 

“La terapia Gerson es efectiva y puede ser excelente, pero depende para qué se use porque a pesar de tener una base nutricional adecuada y por lo tanto funcionar en alguien que sólo busque la desintoxicación, como terapia única se debe ser prudente, pues en algunos pacientes ésta puede empeorar su condición si el organismo no es capaz de asimilarla”, sentencia la terapeuta.

El documental “La hermosa verdad” muestra la historia de un joven de 15 años quien comenzó a investigar acerca de la terapia Gerson y de cómo este método es para algunas personas una opción para prevenir e incluso trata el cáncer.

Punto Vital Julio 2012 ©
 
Artículos Relacionados
La maca: un alimento sagrado que cura
La hipertensión puede tratarse sólo con fitoterapia
Un regalo de la naturaleza
Medicina preventiva: protagonistas de nuestra vida