Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
Sífilis: Un Enemigo Silencioso
El cierto relajo en las conductas sexuales y la falta de autocuidado en el ámbito sexual ha despertado la preocupación de las autoridades de salud ante un eventual rebrote de  sífilis. Un diagnóstico a tiempo y un tratamiento adecuado permiten controlar y prevenir las graves consecuencias de esta enfermedad.
 
Claudia Sánchez M.
 

Nunca desapareció y todos la creían controlada y restringida a los ambientes más sórdidos de la prostitución y la promiscuidad. Sin embargo, actualmente la sífilis es considerada una de las más devastadoras enfermedades venéreas de la historia, por lo que busca recobrar el lugar que se merece en la preocupación y en la prevención de la población.

El relajo de las costumbres en materia de prevención sexual y el temprano inicio de la vida sexual han encendido las luces de alarma, por lo que la sífilis vuelve a estar en la agenda de las autoridades sanitarias.

Aunque los datos oficiales del Consejo Nacional para la Prevención y Control del SIDA (Conasida), organismo dependiente del Ministerio de Salud (Minsal) hablan de más de 2.500 casos registrados en el último año, el contagio de sífilis es una realidad, sobre todo en la población de mediana edad, con un promedio de 32 años.

Para las autoridades de salud el alto número de contagio de sífilis puede deberse, entre otras cosas, al cambio de conducta sexual, en especial, en los jóvenes; y la preocupación masiva por la prevención del VIH, dejando de lado otras enfermedades e infecciones de transmisión sexual. Por eso hablar sobre la sífilis tiene como objetivo educar y prevenir el contagio de este mal, principalmente durante las vacaciones, cuando la conducta sexual de muchas personas se relaja y se vuelve promiscua.

A este respecto, la matrona Rosa Zúñiga señaló a Punto Vital algunas características y síntomas de esta gravísima enfermedad que ataca, por igual, a hombres y a mujeres.

En este sentido, la profesional señaló que "la sífilis, enfermedad sistémica, causada por la espiroqueta Treponema  pallidum (TP), se adquiere por contacto sexual, pasaje transplacentario (durante el embarazo), transfusión de sangre fresca e inoculación directa de plasma infectado”.

 
Atención a los síntomas
 

Aunque silenciosa, la sífilis no pasa desapercibida si se observan los cambios que experimenta nuestro cuerpo. En este sentido, los primeros signos de esta ETS suelen aparecer a las tres o cuatro semanas de haberse producido el contagio. A este respecto, la primera señal suele ser una úlcera o llaga – también llamada chancro - que no es dolorosa y que aparece cerca de los órganos genitales hasta llegar a producir alteraciones en el sistema nervioso central.

Según comentó la profesional esta enfermedad se puede dividir en cuatro etapas con sus respetivas características o signos. En esta línea, Zúñiga explicó a Punto Vital los puntos importantes de las distintas etapas de esta enfermedad, para tomar conciencia de la gravedad de la sífilis:

  • Sífilis primaria: Úlcera (herida) llamada chancro, es indolora y aparece en los genitales o boca dos a tres semanas después del contacto sexual con una persona enferma con Sífilis. En el hombre, la ubicación más frecuente del chancro primario, es el surco balanoprepucial, el glande y el cuerpo del pene. En la mujer, en tanto,  puede encontrarse en la vulva, ano, paredes vaginales o cuello uterino. Otras localizaciones: labios y mucosa oral.
  • Sífilis secundaria: Manchas en la piel del tórax, en las palmas de las manos y en las plantas de los pies. Estos signos son visibles de 2 a 8 semanas después de la aparición del chancro. El comienzo de este período se acompaña, a menudo, de síntomas generales similares al estado gripal, acompañado de un rubor cutáneo. Además, encontramos lesiones mucosas en la región vulvar y perianal. A su vez, el  cuero cabelludo se ve comprometido lo que  provoca caída de pelo.
  • Sífilis latente: Durante este período los síntomas desaparecen, lo que no quiere decir que no exista la enfermedad, sino que está escondida (latente). La infección detectada en esta etapa ha ocurrido en los 12 meses previos al diagnóstico.
  • Sífilis terciaria: En este período encontramos lesiones destructivas que afectan la piel, los huesos y el  hígado. Puede haber alteraciones del sistema cardiovascular (corazón) o en el sistema nervioso central (cerebro).
 

Según Zúñiga, otros puntos que deben estar presente al momento de hablar de esta temida enfermedad, tienen relación con la Neurosífilis, la Sífilis Congénita y la Sífilis perinatal. La primera de ellas consiste en el compromiso del sistema nervioso central y puede desarrollarse en cualquier etapa de la enfermedad.

El segundo concepto, en tanto, implica que el feto adquiere sífilis por vía transplacentaria, es decir, durante el período de gestación, desde una madre con sífilis no diagnosticada o inadecuadamente tratada. El traspaso del espiroqueta (conjunto de bacterias patogénas) Treponema pallidum (TP) al feto puede ocurrir en cualquier momento del embarazo y el resultado es: aborto, parto prematuro, muerte neonatal y el cuadro específico de sífilis congénita o prenatal.

En tanto, la Sífilis Perinatal se refiere al  contagio de un recien nacido a través del canal de parto.

 
     

Dada las graves características y síntomas de la sífilis, el llamado de la matrona Rosa Zúñiga es a la prevención y el control adecuado, ya  que  esta enfermedad afecta tanto a hombres como mujeres por igual, a pesar de la creencia popular que atribuye la presencia de síntomas a la mujer y el origen del contagio a los hombres.

A juicio de la matrona, "las cifras de la Sífilis podrían aumentar, debido a la iniciación sexual precoz y a los cambios del concepto de pareja (pareja no estable) que hemos visto en el último tiempo. Por ello, la mayoría de las estrategias de prevención se han enfocado hacia los jóvenes, ya que existe un cambio en la sexualidad juvenil, que trae como consecuencia altos niveles de enfermedades de transmisión sexual, entre ellas la sífilis”, comentó la profesional.

Además, la preocupación y las campañas preventivas, en el último tiempo, están orientadas a contrarrestar el incremento del SIDA, en especial, en la población juvenil. Esta preocupación ha dejado de lado, de cierto modo, el control de esta ETS que por mucho tiempo se creyó controlada y que hoy nuevamente está en el tapete.

 
Para tener en cuenta
 

Para Zúñiga lo importante de tratar este tema es informar a la gente sobre los eventuales síntomas de esta agresiva enfermedad, pero también educar a quienes estén expuestos a contraer este mal, con la finalidad de disminuir el contagio, principalmente, en temporada estival.

Por ello, Zúñiga enumeró a Punto Vital las siguientes recomendaciones para prevenir este mal:

 
  • Evitar el inicio de actividad sexual a edades tempranas
  • Mantener una pareja sexual estable y única
  • Disminuir  el número de parejas sexuales y /o usar preservativos. El condón reduce el riesgo de transmisión, pero no evita todas las enfermedades de transmisión sexual. De hecho la sífilis puede transmitirse por contacto de mucosas, no necesariamente el área cubierta por el condón.
  • Abstenerse del consumo de alcohol y drogas que pueden llevar a adoptar una conducta sexual peligrosa, acciones comunes en la juventud, durante la temporada de vacaciones.
  • Acudir de inmediato al médico en caso de alguna de las manifestaciones antes descritas, en especial, si se acompañan de factores de riesgo.
  • En las mujeres embarazadas, es importante iniciar precozmente el control de embarazo con el fin de detectar la enfermedad, especialmente si su pareja tiene serología reactiva.
  • Precaución, ya que las personas que padecen una ETS son mucho más vulnerables a adquirir el VIH.
  • Los padres son los primeros y principales educadores en sexualidad. En este sentido, la educación sexual implica algo más que enseñar a nuestros hijos sobre relaciones sexuales, sino que tiene que ver con enseñar formas de expresar afecto y respetar el propio cuerpo y el del otro. Disfrutar la vida sin ceder a presiones o sometimiento.
  • La información debe darse a través del diálogo cotidiano, tanto al interior de la familia como en las escuelas.
  • Fomentar el autocuidado en salud sexual
 
Punto Vital Diciembre 2007 ©
 

delicious   digg   technorati   yahoo   meneame