Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
El shiatsu estimula la energía bloqueada
 
Dolor que alivia
Cualquier inconveniente por el que pase el cuerpo – enfermedades, trastornos, síndromes, etcétera – tiene que ver a los ojos de la medicina oriental con el bloqueo de la energía y por lo tanto para ellos, la recuperación llegará en manos de técnicas que permitan el paso libre de ésta. El shiatsu es una de ellas.
 
Carla González C.
 

Todos de alguna u otra manera mantenemos bloqueada la energía en nuestro cuerpo y es por eso que la mayoría siente algún tipo de trastorno o padece de alguna enfermedad que le impide sentirse bien y en plenitud.

Para lograr que este bloqueo se “destape” y pueda así la energía fluir naturalmente existen múltiples terapias naturales que provocan en la persona el alivio que andan buscando y por ende, son una muy buena influencia en el proceso de recuperación o al menos en la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

Una de estas terapias llamadas complementarias es el shiatsu, técnica proveniente de China, pero patentada en 1920 por el japonés Tokujiro Namikoshi, está hoy reconocida como uno de los procedimientos más efectivos tanto en la prevención como en el tratamiento de algunas enfermedades o dolencias.

El terapeuta de Nekko Shiatsu (www.shiatsu.cl), Juan Pablo Huerta Larraín, cuenta que el shiatsu se originó en China y que proviene de dos técnicas de masaje (además del masaje intuitivo); el an mo (an ma en japonés) que consiste básicamente en masajes de fricción, amasamiento y presión y el tuina, masaje utilizado con fines más terapéuticos que el anterior.

De esta manera, afirma que el shiatsu (presión con los dedos) se nombra de tal forma luego de que algunos de los entendidos hayan agregado la presión como característica principal de este masaje, pues como menciona Juan Pablo, “las técnicas de presión tienen mucho más efectividad que la fricción o el amasamiento”.

 
Existen varias escuelas de shiatsu, cada una de ellas adoptó la técnica incorporando diferentes estilos, como el uso del antebrazo, los codos, las palmas de las manos y los pies, entre otros.
 
Salud a presión
 

Juan Pablo Huerta menciona que el shiatsu puede ser bueno en variadas patologías y dolencias, pero admite que su fuerte serán los problemas tendo-musculares. De esta manera, problemas como la tortícolis, lumbago, hombro doloroso, hombro congelado, tendinitis, esguinces y muchos más serían molestias especiales para trabajar con esta técnica.

A pesar de lo anterior, el terapeuta admite que esta presión con los dedos – y también con otras partes del cuerpo dependiendo de la escuela a la que pertenezca – ayuda mucho en otros trastornos, tales como el estrés, la cefalea, colon irritable, estreñimiento, etcétera.


La presión que se ejerce en el cuerpo de los pacientes y su efectividad – para Huerta – tiene mucha similitud con la acupuntura. En este contexto, afirma que en shiatsu también se manejan con una suerte de mapa donde más que fijarse en puntos determinados (como la terapia con agujas), se establecen zonas y puntos denominados locales, adyacentes y distantes. Presionando sobre ellos se puede llegar a un alivio en el dolor que presente la persona.

Como en toda terapia, que no por ser natural será siempre inocua, Juan Pablo indica que hay ciertas ocasiones en las que es mejor no actuar y personas a quienes poner más atención. Mujeres embarazadas, pacientes que están sometiéndose a quimioterapia, enfermedades agudas y que involucran fiebre como síntoma y personas que padezcan de fibromialgia (en caso de crisis de dolor, donde la presión en ellos se sentirá mucho más fuerte) son algunas de ellas.

Una de las características más atrayentes de esta terapia es que puede ser utilizada perfectamente en complemento con los procedimientos de tipo kinésico, los cuales muchas veces son criticados por las personas por la poca efectividad que hay en ellos.

“En kinesiología la técnica del masaje es básica” y en ese sentido el shiatsu bien podría entrar con sus conocimientos de presión y estiramiento. “El resultado de la sesión de shiatsu por ejemplo para alguien que tiene hombro doloroso es mucho más rápido que irse al kinesiólogo”, comenta.

 
Para Juan Pablo Huerta, si la gente tuviese mayores conocimientos acerca del shiatsu, podrían incluso someterse a sesiones preventivas, tal como se hace en Japón, donde las personas van a terapias una vez a la semana sin estar enfermas.
 
¿Hay dolor?
 

Uno de los cuestionamientos que a veces se hacen con respecto a masajes provenientes del otro lado del globo es lo doloroso que significa someterse en ocasiones a ellos. Y es que concebir un masaje como algo netamente relajante tiene sus bemoles, sobre todo si estas presiones tienen fines terapéuticos.

En esta línea, el terapeuta dice que “el shiatsu duele cuando el paciente tiene una contractura importante. Ahí seguramente le va a doler”, sentencia y añade que obviamente esa molestia que pueda o no sentirse dependerá del umbral que tenga cada persona. “En todo caso es un dolor que alivia”, asegura.

Aunque es optativo, pues en el shiatsu no se aplican cremas o aceites para potenciar los masajes, sí algunos terapeutas utilizan cremas homeopáticas, pero sólo después de la sesión. La idea es contrarrestar alguna inflamación posterior al tratamiento.

 
     
En conclusión, Huerta menciona que esta técnica tiene como primer fin “liberar la energía bloqueada”, ya que es una terapia que trabaja en base al ki y por lo tanto armoniza a la persona en todas sus áreas. “Lo que hace el shiatsu es funcionar como un sopapo gigante que destapa la cañería que está bloqueada, permitiendo así que la energía fluya bien y en forma natural”, manifiesta.
 
Punto Vital Abril 2010 ©
 
Artículos Relacionados
Watsu: salud a través del agua
Sanación a través del masaje