Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
Retroceder en el tiempo puede ayudarnos a sanar de lo que nos afecta
 
Liberando energía bloqueada
Temores, depresión y angustias son para algunas personas síntomas que no tienen explicación, pues no se tiene la certeza de que provengan desde algún evento o experiencia determinados. Es por eso que regresar en el tiempo – en forma cercana o remota – puede solucionar aquellos padecimientos, por supuesto, trabajándolos siempre en forma terapéutica.
 
Carla González C.
 

Muchas personas, al oír hablar de las regresiones, piensan que se trata de algo esotérico que se vincula con las vidas pasadas y que la mayoría de las veces tiene relación con grandes héroes o temibles villanos pertenecientes a épocas pretéritas.

Si bien es cierto aquello de regresar en el tiempo, este tipo de terapia realizada en forma seria y profesional, tiene poco que ver con el hecho de conocer qué se fue en otras vidas, al contrario, su fin va dirigido hacia la mirada introspectiva del individuo, cosa que puede contribuir en la sanación de muchos padecimientos, los que no sólo se relaciona con el lado emocional de los pacientes, sino que también con la parte física y mental.

La doctora Viviana Zenteno es médico cirujano e inserta esta terapia en sus tratamientos. Para ella una regresión deja de ser algo anecdótico para pasar a ser una experiencia con fines curativos “cuando se da en el contexto de un tratamiento y eso se logra manejándola terapéuticamente”.

La médico cuenta que este tipo de regresiones consisten en vivir una experiencia que puede estar situada en el pasado cercano, es decir en la niñez e incluso en la vida fetal, o en el pasado remoto, en donde sí están ubicadas las vidas pasadas. “Esa experiencia resulta terapéutica al liberarse energía bloqueada”, comenta.

Sin embargo, aclara que no basta con que el paciente recurra a su pasado, sino que también la labor del especialista es primordial, pues es éste quien debe manejar el contenido de lo que allí surja en forma terapéutica. “Ésa es la diferencia entre una regresión anecdótica y con fines curativos”, define.

 
La doctora Zenteno dice que este tipo de regresiones ayuda – tal como otras psicoterapias – a “mejorar conflictos de relaciones, depresiones, fobias, duelos, entre otros”. También, menciona, contribuye a hacer más manejable problemas orgánicos como úlceras, problemas cardiacos, congénitos, etcétera”.
 

Por otro lado el terapeuta holístico de Salud Integral Pincetti, Nicolás Días Becerra, dice que no es mucho lo que se puede hacer en una regresión de tipo anecdótica, pues la idea es “sanar algo en la persona y que le está afectando en esta vida, algo que pudo haber vivido desde el nacimiento, la gestación, niñez, etcétera”.

Es por esta razón que el terapeuta subraya la idea de que “el que realmente es profesional no hace ese tipo de regresiones”, refiriéndose a aquellas que sólo tienen como fin saber “qué fui en otras vidas” como parte de una mera curiosidad acerca del tema.
 
La regresión y su relación con la hipnosis
 

La idea de concretar un recorrido por el pasado también suele relacionarse con acciones como la hipnosis, espacio donde el paciente se adentra en otro plano de la conciencia para desde ahí, comentar lo que le va sucediendo durante su experiencia.

En ese contexto, Nicolás Díaz dice que “la hipnosis es la primera parte de una regresión”, la que a su vez se compone de otras fases que deben seguirse en forma adecuada y cuidadosamente para así lograr llegar al objetivo.

Es así, como el especialista describe aquellos pasos diciendo que en primer lugar la persona debe pasar por un momento de relajación física, luego mental y emocional para entrar así lentamente en un “trance hipnótico profundo, el que permitirá la realización de una regresión”.

 
     

Contrario a lo anterior, la doctora Viviana Zenteno manifiesta que no todas las regresiones utilizan la hipnosis, pues hay diferentes maneras de inducirla. “Hay distintas vías por las cuales se puede llegar a la experiencia”, sostiene.

De esta manera comenta que existe también una técnica que se basa en la expansión de la conciencia, pero manteniéndola siempre en el presente, es decir, el paciente en todo momento sabe quién es y dónde está. “Sabes quién eres y además estarás conectado con la otra conciencia”, explica.

La ventaja de este tipo de regresión terapéutica (también llamada Terapia de Vidas Pasadas, TVP), es descrita por la médico, quien dice que a través de ella “puedes hacer inmediatamente las relaciones entre lo que te pasó antes y lo que te ocurre ahora”, cosa que no puede hacerse a través de la hipnosis, pues al no estar la conciencia en el presente, el proceso es un poco más lento.

 
La seguridad entre paciente y terapeuta es fundamental para lograr una regresión efectiva. Al respecto Nicolás Díaz dice que “debe existir una confianza, lo que se llama rapor, que es la conexión o feeling que debe existir entre ambas partes para que la relajación sea mucho más profunda”.
 

“La idea es que el paciente sea un mero espectador”, comenta el terapeuta de Salud Integral Pincetti, quien añade que en ocasiones el paciente en regresión irá hacia un suceso que le haya causado mucho daño y por lo tanto no se sentirá cómodo. “Siempre hay que preguntar cómo está la persona y en caso de alguna situación muy fuerte, la idea es que no la reviva”, manifiesta.

El hecho de retroceder hasta incluso hurgar dentro de la vida fetal, tiene que ver – según Díaz – con que “a veces las enfermedades nacen de la unión del padre con la madre o porque la mamá pasó un pésimo embarazo; pudo haber sido golpeada, violada, una persona alcohólica o drogadicta, por lo que el feto asumiría las consecuencias”, detalla.

En esta misma línea, la doctora Zenteno dice que “en la gestación se actualizan conflictos de vidas pasadas” y por lo tanto dice que la recomendación es siempre hacer una regresión a esa etapa de la existencia.

 
¿Quién puede someterse a una regresión?
 

“Todo lo que es mente puede dominar al cuerpo”, sentencia el terapeuta holístico, quien agrega que se puede trabajar con personas que mantengan algún tipo de adicción, además de quienes padecen de fobias o crisis de pánico. En lo físico en tanto, dice que una regresión puede resultar efectiva en casos de golpes que se hayan vivido en el pasado y que al transportarse al presente, causen temor y por lo tanto dolor corporal.

En relación a quién puede recurrir a este tipo de terapia, la doctora Zenteno dice que la mayoría de las personas puede hacerlo, pero que aún así existen algunas contraindicaciones, éstas de tipo absolutas o relativas.

 
     
Para referirse a las primeras, la especialista menciona que aquellos pacientes que tengan psicosis descompensada, por ejemplo pacientes con esquizofrenia o trastorno bipolar, siempre y cuando estén en crisis. “Si tienen esas mismas enfermedades, pero están en tratamiento estable y con el apoyo de un médico, puede acceder a la terapia”, explica.
 
Sobre las condiciones que debe poseer un terapeuta que se dedique a hacer regresiones, Nicolás Díaz dice que debe ser un profesional a quien le guste dialogar, escuchar al paciente, que tenga interés por sumergirse en la vida de la persona, tener ética, los conocimientos y los conceptos claros acerca del tema.
 

En cuanto a las contraindicaciones relativas, la doctora manifiesta que serán los niños menores de 14 años y las embarazadas quienes tendrán que someterse a un análisis más profundo para ver la viabilidad del tratamiento.

En el caso de las mujeres en proceso de gestación, la especialista cuenta que “si ha arrastrado por años una depresión, quizás no sea el mejor momento, pero si se encuentra en crisis, eso afectará al feto y por lo tanto hay que actuar, pero siempre informándole al niño. En estos casos habrá dos pacientes”, sentencia.

“La idea es abrirse, sin expectativas”, indica Viviana Zenteno y menciona que “el alma sabe lo que necesita” para referirse a cuánto es lo que la persona puede retroceder en una de estas terapias, siempre tomando en cuenta que lo primero es saber el por qué de su padecimiento.

 
Punto Vital Mayo 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Los beneficios de la medicina alternativa
Profesionales de la salud natural: seres integrales