Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
El propóleo es uno de los productos naturales más completos
 
Un regalo de la naturaleza
Para prevenir resfríos, estimular el sistema inmunológico, eliminar o impedir la aparición de hongos, desinfectar heridas e inhibir el desarrollo de bacterias. De esto y mucho más es capaz el propóleo, sustancia recolectada por las abejas para esterilizar sus colmenas y con la cual las personas pueden prevenir y aliviar algunos padecimientos.
 
Carla González C.
 

Es época de resfríos y por lo tanto, es necesario conocer algunas alternativas naturales que en ocasiones pueden ser mucho mejores que las tradicionales en lo que a tratamientos contra la gripe se refiere.

Una de estas opciones es el propóleo, la que según el sitio beehealth.cl, es “una sustancia resinosa de árboles y arbustos silvestres, que las abejas extraen con el fin de taponar herméticamente su colmena e impedir que se forme dentro de ella cualquier tipo de infección”.

Además de ser un producto considerado como un excelente paliativo de las molestias típicas de los resfriados – dolor de garganta, bajas defensas, inflamación, etcétera – es también un muy buen inhibidor de hongos, virus y bacterias, por lo tanto su eficacia le da aún más realce al conocimiento integral de su utilización.

Al respecto el empresario e inspector de apicultura orgánica - Timothy Bates – afirma que el propóleo funciona como “antibiótico, antiséptico y un escudo protector para toda la colmena”.

Además, agrega que esa misma protección, basada en las sustancias básicas de esta resina, consiste “esencialmente en fitomedicamentos donde la abeja tal como un ingeniero químico, mezcla sus compuestos para llegar a una funcionalidad que dependerá de la zona en donde el insecto haya elaborado el producto”, comenta.

 
“El propóleo es probablemente una de las sustancias más poderosas que existen”, asegura Timothy Bates, pues enuncia que es un producto hecho especialmente para combatir virus, bacterias, hongos y funcionar perfectamente como un antiinflamatorio, antioxidante y antiséptico.
 

Por su parte, el microbiólogo industrial de alimentos y creador de la empresa de productos naturales Apiherbal (www.apiherbal.cl), Enrique Saldías, concuerda al comentar de todas las propiedades que se le adjudican al propóleo y menciona que a pesar de que la mayoría de las personas lo utiliza sólo para prevenir o tratar los resfríos, tiene también otras innumerables cualidades.

“Principalmente es un estimulante de nuestro sistema inmunológico; sin ser un antibiótico, su condición le permite comportarse como tal inhibiendo o terminando con cierto tipo de bacterias; contiene una gran cantidad de flavonoides (antioxidantes)”, entre otras cosas, comenta.

Además, menciona que según algunos estudios, se ha comprobado que el propóleo también es un muy buen aporte impidiendo el desarrollo de una bacteria llamada Porphyromona gingivalis, la que se aloja en las encías y que es consecuencia de varios trastornos. Según Saldías, se le asocia con algunos problemas cardiacos, con los dientes sueltos, con la diabetes mellitus tipo 2 e incluso con el bajo peso de los niños al nacer.

 
Ojo con la concentración
 

Existen diferentes tipos de propóleo y esto se debe, primero, al lugar desde donde se recolectó la sustancia, dato que servirá para luego ver las propiedades que contiene. Además de esto, el porcentaje que contenga es esencial no sólo para saber la calidad del producto, sino que también para especificar su utilización (si es para combatir un resfrío, para prevenirlo, si será consumido por un niño o un adulto, entre otros).

En este contexto, el inspector de apicultura orgánica es enfático al señalar que en el caso de las soluciones terapéuticas – y como se trata de un producto natural – la concentración debe ser de hasta el 30%. “Después de eso empieza a precipitar”, señala.

 
     
Por otro lado, menciona que hay productos que tienen como base otras sustancias – entre ellas el alcohol, la miel y el agua – “que están entre el 22 y el 28%”. Frente a la duda con los envases de propóleo que mencionan tener un 3% de esta sustancia, el empresario simplemente dice, “mejor es guardarse la plata”.
     
Bates menciona que es importante “leer bien la etiqueta que traen los frascos de propóleo” y tratar de no adquirir aquellos productos que contengan sustancias adicionales como edulcorantes artificiales y otros químicos.
 

Enrique Saldías en tanto, dice que el consumo del propóleo “no puede dar lo mismo y ser adquirido en cualquier concentración”, y afirma que “si un fabricante dice que su producto al diez (por ciento) funciona bien, debe ser porque hizo algún estudio. Eso es lo que yo por lo menos esperaría”, manifiesta.

En relación con el objetivo de este tipo de producto el creador de Apiherbal sentencia que es muy importante dejar claro el por qué se está tomando propóleo, es decir, qué es lo que la persona quiere lograr con su consumo.

De ahí que menciona algunos tipos de este bálsamo natural, los que combinados con otras sustancias, irán en ayuda de diferentes tipos de pacientes y objetivos. “La mezcla de propóleo con miel y que viene dentro de un aspersor está enfocado al tema de bronquios, garganta y es una forma más amigable de consumo para los niños y los primeros consumidores”, señala.

 
Otras presentaciones del propóleo: disuelto en agua puede usarse como colirio, para fortalecer el sistema inmunológico de las guaguas y para tratar sinusitis y conjuntivitis; en cápsulas (extracto seco del propóleo), es especial para quienes no gustan del sabor original del producto y elaborado como jabón sirve para controlar bacterias no deseadas (especial para el aseo femenino).
 

Otros ejemplos citados por Enrique Saldías son aquellos productos mezclados con aloe vera, el que según su opinión estará muy bien indicado para casos de úlceras. También retoma a la miel, de la cual dice que combinada con propóleo será beneficiosa para los deportistas, pues entrega un efecto muy energizante.

Para Bates en tanto, aquellas presentaciones del propóleo que se basan en grageas o dulces “no son la manera ideal de consumirlo”, pues relata que muchas veces se trata de una “elaboración más sofisticada”, donde se somete al producto a otros procesos que pueden cambiar su composición.

Las mezclas que el empresario asegura son mucho más efectivas, son las del propóleo combinado con miel, aloe vera (especial para los niños, donde no produce reflujo y estimula el apetito), alcohol y agua.

 
Punto Vital Junio 2009 ©
 
Artículos Relacionados
La apiterapia en una charla magistral