Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
Aún cuando hay personas que la tienen vetada de su dieta, la miel trae puros beneficios
 
Un néctar que nutre, endulza y sana
Después de realizar una larga ‘visita floral’, la abeja recolecta el néctar de las plantas para luego dentro del panal, realizar un minucioso trabajo que contempla añadir enzimas y calor a este producto que luego será llamado miel, alimento considerado como uno de los más beneficiosos para el ser humano.
 
Carla González C.
 

Comúnmente las personas recurren a la miel cuando se está pasando por un resfrío, para que combinada con limón y agua caliente, pueda ayudar al alivio de esas terribles molestias como la irritación de la garganta y la incesante tos. Sin embargo, este dulce néctar no sólo sirve para este fin, sino también posee otras cualidades de las cuales no muchos conocen.

Poderoso bactericida y antihongos que contiene entre otros, vitaminas, proteínas y minerales; propiedades cosméticas, antiinflamatorias, energizantes, desinfectantes y muchas más son las virtudes que pueden desprenderse de este alimento y que sin duda van mucho más allá del endulzante natural por el cual se conoce.

El apicultor y presidente de la Asociación Gremial de Apicultores de la Región Metropolitana (REDAM A.G.), José Navarrete Arévalo, cita al diccionario de la Real Academia Española para decir que la miel es “una sustancia viscosa, amarillenta y muy dulce que producen las abejas al transformar en su estómago el néctar de las flores para luego devolverla por la boca, llenar con él los panales y servir como alimento a las crías”.

Navarrete además comenta que luego del trabajo que realiza este insecto dentro de su colmena, y posterior a un proceso de cosecha especial que realizan los apicultores donde el objetivo es dejar la miel limpia y purificada, este producto está listo para ser consumido por las personas.

“La miel es considerada como un alimento perfecto”, dice ya que según cuenta, “además de su delicioso sabor, tiene propiedades nutricionales y medicinales”, muy positivas para las personas.

Por otra parte, el microbiólogo industrial de alimentos y creador de la tienda de productos naturales Apiherbal (www.apiherbal.cl), Enrique Saldías Navarro, afirma que la miel es “una mezcla de azúcares, principalmente glucosa y fructosa” y menciona que a pesar de poder compararse con la azúcar blanca – en cuanto a sus componentes químicos - es muy diferente en la manera en cómo se asimila dentro del organismo y sus efectos en la salud.

 
Enrique Saldías menciona que la miel ha sido utilizada desde que el hombre la descubrió y que su contenido es muy bueno, pero no la panacea, sino más bien un buen complemento nutricional.
 

Las diferencias antes señaladas tienen que ver con las virtudes que posee este néctar. Al respecto, Saldías manifiesta que las cualidades “son sorprendentes” y entre ellas menciona que está comprobado que la miel tiene gran incidencia en el tema de los energizantes asegurando que una de estas bebidas preparada con una o dos cucharadas soperas de este producto disueltas en agua, aportará “un alto valor biológico” rico en vitaminas y minerales.

Otros de sus beneficios resultan realmente extraños si no se conoce bien este alimento. Así lo menciona el microbiólogo industrial, quien comenta que la miel no sólo sirve para suavizar la garganta, sino que también se puede utilizar para por ejemplo, cicatrizar heridas, actuando como un buen desinfectante natural.

Con respecto a lo anterior, el profesional cuenta que investigaciones científicas mencionan que dentro del buche de la abeja vive una bacteria láctica (que permanece viva por aproximadamente tres semanas) que podría tener relación directa con esta propiedad desinfectante. “Por acidez, por PH, puede que estén vinculados a la sanación de heridas, donde las deshidratan, protegen la piel y actúa como cicatrizante”, dice.

En el caso de pacientes diabéticos, ambos entrevistados coinciden en que la miel es beneficiosa y que es recomendable preferirla antes que otros endulzantes como el azúcar refinada. “Los comas diabéticos la mayoría de las veces son por hipoglicemia, entonces entre consumir sacarosa e ingerir miel, es preferible la segunda”, indica Enrique Saldías.

 
Miel hervida, propiedades perdidas
 

El presidente de REDAM A.G. es enfático al señalar que es de suma importancia leer con atención la información nutricional del producto cuando es adquirido, ya que para él, “muchas veces lo que consumimos no es precisamente miel, aunque lo diga su rotulado”.

Lo anterior es explicado por el apicultor quien menciona que por su composición natural, este néctar posee porcentajes muy específicos, que frente a cualquier manipulación pueden resultar modificados. Además dice que para lograr que la miel esté siempre líquida, muchas veces se somete a algunos procedimientos que ocasionan la pérdida de sus propiedades iniciales.

 
     
José Navarrete explica que lo que “echa a perder” una miel es el hecho de someterla a altas temperaturas. Según sus palabras, la cocción produciría que “todos los hidratos de carbono pasan a ser glucosa saturada y al suceder esto, la miel se convierte en un endulzante, en un concentrado de glucosa”. Por otro lado, asegura que esta conversión puede provocar daños estomacales, como calor y acidez.
 
Es importante que el rotulado de la miel indique cómo se obtuvo y cuál es su origen. “Una miel que tuvo un proceso normal, termina cristalizada”, señala Enrique Saldías. “Si ésta no se pone dura es porque ha sido intervenida”, advierte José Navarrete.
 

En el mismo contexto, el dueño de Apiherbal dice que es natural que la miel tienda a cristalizar y afirma que este proceso dependerá de, entre otras cosas, la procedencia del producto, la temperatura de almacenaje, la cosecha, del porcentaje de la composición de fructosa y glucosa, cantidad de agua, entre otros.

“Al hervir, la miel cambia su condición nutricional”, sentencia Enrique Saldías, quien manifiesta que sobre los cuarenta grados, este producto causa un compuesto tóxico, que si bien no se manifiesta de inmediato, sí puede tener repercusiones a largo plazo y por acumulación en el organismo. “Por eso no se debe dejar al sol y para disolverla basta calentarla a baño María”, añade.

 
Consumo de miel ¿una crueldad hacia las abejas?
 

Natalia Céspedes conoce de cerca el veganismo, ya que lo practicó durante tres años antes de volver a su situación original, el lacto vegetarianismo. A pesar de este cambio, la joven sabe del rechazo que se le hace a ciertos productos, pues los postulados de esta filosofía son claros con respecto a este tema.

De esta manera, comenta que el enfoque de este tipo de vegetarianismo estricto va más allá de la salud, pues “está centrado en el rechazo de todo producto – alimentos, vestimenta, utensilios, cremas, etcétera - que haya sido obtenido a partir de un animal”. De hecho cita al fundador de la sociedad vegana - Donald Watson – quien asevera que este pensamiento es “una manera de vivir en la que se excluyen todas las formas de explotación y crueldad hacia el reino animal, incluyendo una reverencia a la vida".

 
     
Lo anterior claramente incluye a la miel, donde afirma que está vetada, primero por ser considerada un alimento producido por un animal y segundo porque según sus palabras, el néctar “elaborado en países industrializados suele ser un alimento manipulado por el productor que incluye, entre otras cosas, matar a la abeja reina y reemplazarla para mantener el dominio sobre la colmena y la producción”.
 
Natalia Céspedes comenta que la miel puede ser perfectamente reemplazada por otros productos de similares características, como los alimentos que poseen betacaroteno, vitamina C y E. Además menciona que más allá de “buscar una receta mágica para mantenernos saludables, la mejor forma es conservar un consumo adecuado de vitaminas, minerales y proporciones adecuadas de carbohidratos, lípidos y proteínas”.
 

Frente a esta opinión, José Navarrete menciona que “es un error” pensar que se trata de un alimento de origen animal, ya que la abeja extrae la miel “desde un vegetal” y por lo tanto no tendría componentes de este tipo. “Lo que sí le agrega es su saliva, pero esto sirve para la conservación del néctar”, complementa.

Por otro lado, asegura que también se trata de una equivocación postular que se mata a la abeja reina para conseguir el producto. “Si matamos a esa abeja, matamos la colmena”, manifiesta.

En esta misma línea, Enrique Saldías plantea que se trata de “posturas radicales y que además denotan desconocimiento absoluto del tema”, porque según explica, actualmente se utilizan colmenas especiales para la explotación y producción de miel, donde a través de “una cámara de crías –  que no se toca – la reina tiene todo lo necesario para criar a las larvas”, indica.

Por su parte, Navarrete sentencia que hoy la práctica de producción de la miel está regulada y en relación a la manipulación de las abejas afirma que “aunque haya un 5% de crías en el panal, ese marco no pasa a la centrífuga”. Además añade que la idea es precisamente mejorar la calidad de estos insectos y por lo tanto “un buen apicultor nunca mataría a una de estas abejas”.

 
Punto Vital Septiembre 2009 ©
 
Artículos Relacionados
La apiterapia en una charla magistral
Un regalo de la naturaleza