Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
Una mala calidad de vida puede afectar la salud durante el climaterio
 
Dime cómo vives y te diré cómo será tu menopausia
Aunque los cambios que acontecen en el climaterio son vividos por las mujeres de manera individual, lo cierto es que existen algunas variables que son transversales, una de ellas es la calidad de vida que se tuvo antes de llegar a esta etapa.
 
Carla González C.

Pareciera que ser una “menopáusica” es algo terrible y como ya no hay vuelta atrás, muchas mujeres sienten que ya les llegó la hora, que desde el preciso instante en que la menstruación deja de visitarlas cada mes, no queda más remedio que aceptar el apodo de “abuelita”, el mismo que a varias, aún jóvenes, las va apagando. Parece que creerse el cuento es muy fácil.

Sin embargo, pocas saben que se puede vivir el climaterio de manera saludable siendo responsables durante los años anteriores a este proceso y claro, continuando esta línea a través del tiempo. Aportes para ello son la alimentación sana, la actividad física, vivir bajo el estrés necesario y sentirse bien consigo mismo, entre otros.

Lo anterior parece ser obvio, pero al parecer no muy realizable, esto pues el ajetreado ritmo de vida y el poco compromiso que tenemos sobre nosotros mismos nos ha llevado a tener en la actualidad – y peor aún, a cultivar en el tiempo – una pésima calidad de vida, que en el caso de la menopausia puede traer consigo enfermedades que más que excepciones cada vez son algo más generalizado en la población femenina.
 
Cambios en el estado de la piel, incontinencia urinaria, osteoporosis, problemas cardiovasculares y cambios a nivel emocional son algunos de los trastornos que llegan durante el climaterio.

Pese a lo anterior, algunas cifras indican que son muchas las mujeres que no se quedan sentadas en el sillón a ver cómo pasa el climaterio, la menopausia y el resto de su vida sin hacer nada al respecto.

Según la encuesta “Angeliq: más que sentirse bien” realizada en 2006 por algunos laboratorios mexicanos, arrojó entre otras cosas que “el 76% de las mujeres en esta etapa son activas físicamente y el 34% inicia nuevos proyectos durante la post menopausia”. De allí que contar con un buen estado de salud es primordial para continuar con las actividades de la vida diaria.

Otro dato lo entregan medios como el diario argentino El Clarín donde se habla de un estudio que dice que “las mujeres con vida social y que trabajan sufren menos los estragos de la menopausia en comparación con las que residen en zonas rurales”. El objetivo aquí, indica el médico y profesor de la Universidad de Buenos Aires, Néstor Siseles, fue “establecer una escala de calidad de vida que transmita lo que le sucede a la mujer latinoamericana”, una realidad distinta y que compromete no sólo lo biológico, sino también aspectos sociales, antropológicos y culturales.

Cuando el ovario deja de funcionar

El médico ginecólogo de Clínica Dávila, doctor Horacio Figueroa, menciona que lo primero que se debe tener en cuenta es que “la menopausia es un proceso fisiológico” y que al llegar ésta “el ovario deja de funcionar. Es ahí donde disminuyen los estrógenos, hormonas que actúan prácticamente en todo el organismo”.

Las consecuencias en la disminución de esta hormona durante este periodo, agrega, “se manifiestan principalmente como bochornos. Además no es poco frecuente encontrar alteraciones del ánimo, molestias urinarias y disminución de la lubricación vaginal”.
 
“Algunas mujeres son menos sintomáticas que otras y todo dependerá de una serie de factores, siendo uno de ellos la calidad de vida que tenga previamente a la llegada del climaterio”, afirma el ginecólogo de Clínica Dávila.

Por otro lado, el especialista menciona que también puede haber casos donde las mujeres se vean afectadas por “el insomnio, algunas alteraciones del ánimo, disfunciones sexuales (resequedad vaginal, dolor al tener relaciones sexuales, contracciones dolorosas durante y después del orgasmo, etcétera), memoria y concentración disminuida”.

Otras de las enfermedades que suenan frecuentes en las mujeres menopáusicas son las relacionadas con la falta de calcio en los huesos y el corazón. Al respecto, el doctor Figueroa afirma que “a largo plazo la deficiencia de estrógenos trae mayor riesgo de osteoporosis, enfermedades cardiovasculares y el padecimiento de demencia”.

Frente a la posibilidad de que la menopausia se presente de manera artificial debido a ciertos tratamientos como la quimioterapia, el médico asegura que efectivamente hay ciertas cosas que pueden adelantar esta etapa. Algunas de ellas son “la histerectomía, antecedentes familiares y genéticos y el tabaquismo”, dice.

En el caso de la quimioterapia menciona que aquellas “pacientes con cáncer que además se encuentran cercanas al proceso de la menopausia pueden ver adelantado el proceso y eso no es algo poco frecuente”, asevera.

En esta misma línea añade que también existen casos de menopausia precoz “donde las pacientes comienzan antes de los 40 años con este proceso. A esto también se le llama falla ovárica prematura y hay casos en donde uno lo puede apreciar en mujeres de 20 años”, cuenta.

La clave está en la prevención

Con todo lo anterior, es preciso indicar que llevar una buena calidad de vida es el mejor de los consejos que una mujer puede poner en práctica para así llegar al climaterio en óptimas condiciones.

Algunas de las recomendaciones que entregan los especialistas – algunos de ellos incluso consideran al climaterio como una “segunda etapa de juventud en la mujer” – para prevenir las enfermedades asociadas a este periodo son:

  • No fumar, pues hacerlo aumenta la probabilidad de tener complicaciones cardiovasculares y respiratorias.

  • Disminuir el consumo de alcohol, factor de riesgo por excelencia durante la menopausia, esto por su capacidad de causar problemas a nivel cardiovascular y hepático.
  • Reducir el estrés también ayudará a tener una mejor calidad de vida. En el climaterio, “el declive hormonal afecta directamente en los niveles de estrés”, causando un deterioro en la forma en cómo la mujer se desempeña en su vida cotidiana.
  • Mejorar la alimentación y tener una dieta equilibrada, evitando el consumo de carnes y aumentando el de frutas y verduras. Así además mantendrá su cuerpo con un peso adecuado.
  •  Aumentar los niveles de calcio, para así contrarrestar la disminución propia de este nutriente durante la menopausia y evitar la llegada de la osteoporosis.
  • No dejar de lado la actividad física, el que debe ser practicado de manera moderada, pero periódicamente. El mantenerse activa “permite no sólo mantenerse en forma, sino que disminuye el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular”.

Fuente: Diario El Universal de México.

Entrevista al doctor de la Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales, Iván Suazo, en canal CNN Chile con respecto a la relación de la salud bucal y la menopausia.

 

Punto Vital Mayo 2012 ©
 
Artículos Relacionados
Biopuntura: estimulando las propias capacidades
Para estar más sano, ¡ríe!