Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
La medicina cuántica trabaja recuperando el orden molecular en enfermedades como el cáncer
 
Para volver al equilibrio energético
Para la medicina cuántica, las enfermedades corresponden a un desequilibrio energético y el cáncer por lo tanto sería una representación de esa falta de armonía. En este tipo de procedimientos complementarios, se intenta a través de la energía vital de cada paciente, reestablecer el orden molecular para lograr así una mejor calidad de vida.
 
Carla González C.
 

Por su nombre, podría pensarse que la medicina cuántica corresponde a los últimos avances de la tecnología, donde especializadas máquinas y procedimientos de última generación trabajan en pos de la salud de las personas. Sin embargo, este tipo de metodología clínica ya estaba presente desde hace miles de años, específicamente en la medicina tradicional de los Himalayas.

La PhD en medicina cuántica vibracional, Doctor of Nephesh de Takla Makan Monastic College y coordinadora del Centro Clínico de Stress y Dolor Crónico, doctora Xiwli Germain, cuenta que la medicina cuántica “busca recuperar el orden molecular unificando al potencial esencial. Las células, al ser unificadas al potencial vibratorio necesario, pueden recuperar la función original y a partir de ese orden, la persona podrá lograr salud, armonía y bienestar”, sentencia.

En cuanto a la actualización de este tipo de tratamientos ancestrales, la también directora académica de la Escuela Internacional de Medicina y Cultura Oriental (EIMCO), afirma que “la moderna teoría de la mecánica cuántica aporta terminología y explicaciones occidentales para mentes occidentales. Así, las antiguas teorías enseñadas por Maestros Védicos se vuelven entendibles para el pensamiento científico”.

 
Para la medicina cuántica todos los seres humanos tienen “un cuerpo mecánico cuántico” que según la doctora Xiwli Germain, “es la base de todo lo que somos, donde pensamientos, emociones, proteínas, células, órganos y sistemas son una unidad integrada, indivisible y vibrante”.
 

Tal como en otras técnicas complementarias, en la medicina cuántica se contempla al ser humano como un todo, es decir, bajo una mirada holística de la cual todas sus estructuras conforman una unidad que no puede ser dividida. En cuanto a los estados de salud o enfermedad, la doctora Germain menciona que estos dependen de la calidad del intercambio de cantidades – quantum – de energía que pueden ser absorbidas o emitidas.

“Para que exista salud y armonía”, manifiesta la especialista, “las células tienen que vibrar según su codificación genética y en relación con el eje de resonancia que les es propio”. De esta forma, el cáncer - hablando de una patología específica – “nace de un desequilibrio energético y pérdida de la armonía interna. Con ello, la célula se desorienta y comienza a replicar la última información recibida”, asevera.

En esta línea, la profesional destaca que “los desequilibrios pueden ser provocados por factores exógenos o endógenos” y subraya que “afortunadamente, la tendencia natural de todo organismo es retomar su estado natural y cuando ello no es posible, busca adaptarse a la nueva realidad a la que está sometida”.
 
Energía contra el cáncer
 
En palabras de la directora académica del EIMCO, en la terapia que la medicina cuántica utiliza para tratar a pacientes que padecen de cáncer, “se crea un campo sutil interactivo y mediante la aplicación de un potencial fraccional, se realiza un aporte vibratorio que rompe con las condiciones de desorden o desequilibrio existente en todo organismo enfermo”.

De esta manera, la especialista cuenta que a partir de la instauración de un campo unificado, “se inicia un nuevo orden atómico que se traducirá en bienestar en primera instancia y luego en un reordenamiento celular”.

Así, la doctora Germain dice que para el tratamiento, la persona ingresa vestida y se recuesta sobre una camilla por treinta minutos. “En cada sesión se realiza una búsqueda de anormalidades vibracionales y posteriormente se aplica la adecuada energía según la biología propia del paciente. La enfermedad puede ser tratada, pero no todos los organismos cuentan con suficiente vitalidad para lograr recuperar su eje de sanación natural”, acota.
 
     
La especialista en medicina cuántica vibracional sentencia que “nuestro organismo es la manifestación física y resultado de la relación del ser humano consigo mismo y con su medio ambiente. Somos expresión final y material de nuestra experiencia de vida y también somos la resultante de lo que pensamos, comemos y anhelamos”.
 

Con respecto a si la medicina cuántica y sus procedimientos pueden ser beneficiosos en todos los tipos de cáncer y por ende, en todas sus fases, la doctora Xiwli Germain es enfática al mencionar que “lo recomendable es cuidar nuestro organismo cuando aún es posible”. Por lo tanto, esperar a que la enfermedad se agrave para recién buscar alguna forma de tratamiento no es lo recomendable en ningún caso.

Siguiendo con esta idea, la doctora dice que la medicina cuántica “no reemplaza los tratamientos médicos”, al contrario, se manifiesta como una disciplina complementaria y es por eso que las sesiones de esta terapia pueden ser aplicadas antes de un tratamiento de quimioterapia, siempre y cuando exista la debida autorización del médico tratante. “Eventualmente pueden ayudar a disminuir los efectos secundarios ya que la energía puede ser reorganizada, vitalizada y movilizada,  pero todo dependerá del estado general del enfermo y de la potencialidad disponible de su energía vital”, admite.

Frente a la posibilidad de curar definitivamente un cáncer, la doctora Germain acentúa la idea de que “los milagros no existen” y recuerda que “todo dependerá del estado general y de la energía vital del enfermo”. De esta manera, afirma que lo mejor es actuar en forma preventiva, “si cuidamos de nuestro cuerpo y de nuestro medio ambiente, es posible tener armonía, prosperidad y larga vida”, concluye.

 
Punto Vital Enero 2009 ©