Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
A pesar de ser considerada una enfermedad “rara”, en Chile es padecida por aproximadamente 6 mil personas
 
Dolor que no cesa
Aunque es una enfermedad poco conocida, lo cierto es que el Lupus es una patología que trae consigo muchas molestias a quienes la padecen. Dolor en las zonas afectadas e hinchazón de órganos son algunas de las formas en que se manifiesta.
 
Carla González C.
 

Toda una incógnita resulta conocer acerca del Lupus. No hay ningún sustento teórico que explique su manifestación y entre las posibles respuestas, las causas hormonales y ambientales poseen el mayor porcentaje de acercamiento a dilucidar su desconocido origen.

Lo que sí se sabe es que esta patología es autoinmune, es decir, es el propio organismo quien produce anticuerpos que en vez de defender, atacan, en el caso del Lupus sistémico, al tejido conectivo, articulaciones, músculos y órganos internos como los riñones, pulmones y el corazón. En el caso del Lupus cutáneo, el órgano que se ve afectado es la dermis.

Para el médico internista de la Universidad Católica, Manuel Chacón Leocourt, la prevalencia del Lupus varía entre 1/1000 a 1/1600 personas. El facultativo menciona que si bien no se conoce la etiología específica, sí se sabe que esta enfermedad produce inflamación y daño en los órganos afectados.

En palabras del especialista, los síntomas más frecuentes son la fatiga, dolor en articulaciones, artritis, anemia, leucopenia (disminución de leucocitos) y alteraciones del sistema nervioso central. “El curso de la enfermedad sucede con exacerbaciones y remisiones, aunque éstas últimas rara vez son completas y permanentes”, afirma y agrega que “la sobrevida a 10 años va desde un 75 a 90 por ciento de los casos”.

Uno de los antecedentes que sí se conoce de esta enfermedad es que afecta en su mayoría a mujeres, donde por un hombre, serán cinco las pacientes afectadas con este trastorno. Para la doctora Dulcima Rodríguez León – médico cirujano y especialista en apiterapia – dentro de las causas que aparentemente provocarían este resultado es la relación con trastornos como el estrés mantenido, mala alimentación y la unión con otras enfermedades como la artritis reumatoide.

En este sentido, el doctor Chacón menciona que además de estas causas ambientales con las que se relaciona al Lupus con las mujeres, están las que tienen que ver con las hormonas sexuales, “especialmente el estradiol, hormona típicamente femenina”. Al respecto, Rodríguez argumenta que está visto que las mujeres comienzan a ser “pacientes tipo” cuando inician su etapa de fertilidad: “se relaciona mucho con los estrógenos, que podrían ser desencadenantes de los trastornos a nivel del sistema inmunológico, provocando una reacción autoinmune”.

 
Lupus y apiterapia
 

“La medicina oficial ha buscado una causa externa a esta alternación (…) sin encontrarse hasta ahora nada claro. De todos modos es llamativo que uno se auto ataque biológicamente”, comenta Manuel Chacón. Y es que el hecho de que esta enfermedad autoinmune irrumpa en contra de su propio organismo, es un suceso que sigue siendo analizado. “No conozco estudios que relacionen enfermedades autoinmunes a alteraciones psicológicas o psicopatológicas”, sentencia el especialista.

Si bien aún no se encuentra una solución para suprimir los intensos dolores que provoca el Lupus, sí hay algunas terapias de carácter natural que ayudan a atenuar los síntomas. Es así como la apiterapia es considerada una muy buena ayuda para los pacientes y en palabras de la

 

doctora Rodríguez, “el veneno de la abeja posee efectos farmacológicos propios de sus componentes como aminas, péptidos y enzimas que van a provocar que aumente el sistema inmunológico liberando así hormonas como el cortisol, atiinflamatorio propio del ser humano”.

Según la médico cirujano, la idea es que a través de la apiterapia se activen todos los mecanismos, tanto inmunológicos como la vasodilatación y la activación de neurotransmisores. “Es una forma de hostilizar al cuerpo ante cualquier agente agresor”, sentencia.

En consecuencia, el efecto que intenta la apiterapia es de “despertar” al organismo, entrenarlo para que su método de defensa realmente cumpla su función, “va a ser una respuesta controlada de la defensa y no como ocurre en el Lupus, donde la reacción es incontrolada”, manifiesta.

“El paciente no va a estar sano completamente, pero sí las crisis van a ser mucho más esporádicas unas de otras”, admite la apiterapeuta, explicando que con la inyección del veneno de abeja, los periodos de remisión serán mucho más prolongados, logrando así, que el estilo de vida del paciente sea mucho más llevadero.

Por último, la doctora Rodríguez recomienda que para hacer aún más efectivo el tratamiento de la apiterapia con pacientes de Lupus, es conveniente complementar la medicación con otros elementos de la colmena como el polen y el propóleo. Del primero, la médico dice que “es sumamente importante por sus aminoácidos, zinc, selenio, vitaminas y minerales” y del segundo menciona que “es un antibiótico natural por excelencia”. Para la especialista, ambos elementos son capaces de fortalecer el sistema inmunológico de los pacientes.

 
Punto Vital Julio 2008 ©
 
Artículos Relacionados
Veneno que alivia