Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
Este libro nos invita a ser pacientes “más activos”
 
“Lo que los médicos no nos dicen”
Escrito por la periodista estadounidense Lynne McTaggart, el libro “Lo que los médicos no nos dicen” propone al lector una mirada crítica acerca de la práctica médica con el fin de que éste se convierta en un consumidor bien informado.
 
Carla González C.

“Evitar terapias inútiles y a veces peligrosas, salvarnos de tratamientos preventivos que nos perjudican, descubrir los peligros que ofrecen determinadas prácticas médicas y conocer alternativas seguras para los diagnósticos, la prevención y curación de muchas enfermedades”.

Así comienza su relato este libro escrito en 1999 y que pone de cierta forma en duda a la medicina alópata y sus procedimientos, muchos de ellos a juicio de la autora, innecesarios e incluso sin la base científica necesaria para su puesta en práctica.

Tal como otras publicaciones similares, “Lo que los médicos no nos dicen” también indaga en el tema económico, proponiendo que en muchas ocasiones los intereses monetarios se anteponen a la verdadera labor de algunos médicos, quienes a causa del lucro mal entendido, han logrado crear una suerte de “ambiente tóxico” que en la actualidad puede apreciarse sobre todo en los países del primer mundo.

La motivación por la cual Lynne McTaggart decidió escribir este libro fue principalmente a causa de un episodio de estrés agudo que la mantuvo durante tres años visitando a muchísimos médicos y terapeutas que no dieron nunca con su diagnóstico. Cuando por fin le dijeron lo que tenía (aftas internas) tardó un año en recuperarse.

Otro de los temas que pone sobre la mesa la periodista estadounidense es el endiosamiento que se hace a los médicos, a quienes la gran mayoría de las personas deja en sus manos – y a ojos cerrados – su salud, independiente de los resultados que se obtenga de ello, esto pues indica que los errores, la negligencia y los diagnósticos mal hechos son pan de cada día, pese a que son informados como casos excepcionales y a los cuales “apenas  se les concede un par de líneas” en los medios de comunicación.

Por otro lado, la autora del libro desestima la eficacia de los tratamientos, los que según comenta no están ciento por ciento probados. “La realidad es que la medicina no es ninguna ciencia, ni siquiera un arte. Muchos de los arsenales de tratamientos que guardan nuestros médicos no funcionan y nunca se ha demostrado que lo hagan”, menciona McTaggart refiriéndose a exámenes como la densitometría ósea, radiografías, la lectura de la presión arterial y las resonancias magnéticas, entre otros.

Éstas y otras interesantes reflexiones acerca de temas como el colesterol, la calidad de los alimentos que supuestamente se venden como saludables, el mito de la efectividad de las vacunas y las enfermedades que éstas podrían causar, el abuso en el consumo de antibióticos y el uso de mercurio en odontología, entre otros, son descritas detalladamente por la periodista quien en un lenguaje simple y cercano intenta ser una voz de alarma para que la población tome conciencia y comience a ser más activa y en definitiva, protagonista de su propia salud.

Uno de los puntos más interesantes que toca Lynne McTaggart en “Lo que los médicos no nos dicen”, es la invitación que hace a sus lectores a quienes convida a que cada vez que asistan a un examen o les receten algún medicamento, realicen las siguientes preguntas a su médico:

1) ¿De verdad es necesario que me hagan esa prueba?
2) ¿Qué me aconsejaría que haga si las pruebas son normales o anormales?
3) ¿Qué riesgos conlleva esa prueba? ¿Y el tratamiento?
4) ¿Es posible utilizar pruebas anteriores para no tener que exponerme a más riesgos?
5) ¿Es de verdad necesario medicarse para este problema?
6) ¿Qué pasará si no tomo el medicamento?
7) ¿Cuáles son los efectos secundarios conocidos de este medicamento?
8) ¿Cuáles son los riesgos reales de que desarrolle la enfermedad que quiere investigar?


Punto Vital Diciembre 2012 ©
 
Artículos Relacionados
Estar sanos no es negocio
La salud tiene precio