Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
La fitomedicina gana cada vez más espacio
 
El poder de las plantas
A pesar de ser tan antigua como el hombre, la terapia en base a las plantas es hoy una disciplina cada vez más utilizada tanto en el tratamiento de enfermedades como en la prevención de éstas. Conocer su uso y la manera correcta de consumirlas es primordial para un buen resultado.
 
Carla González C.
 

Hablar del uso de plantas medicinales puede ser para algunos un tema más bien atingente a nuestros antepasados. Sin embargo, es hoy cuando este tema se ha puesto nuevamente en boga, ya sea mediante el alza en el consumo por parte de la población, como por el aumento en las investigaciones a nivel mundial acerca de este tema.

De esta manera, el concepto de fitomedicina se impone en ocasiones a la farmacología convencional y es por esta razón que conocer del uso terapéutico de las plantas es imprescindible para así poder utilizar este recurso con responsabilidad y con las debidas precauciones, pues no olvidemos que no porque algo ser natural, necesariamente será inofensivo.

En conversación con Punto Vital, el presidente de la asociación argentina de fitomedicina, doctor Jorge Alonso, menciona que la fitomedicina es “el estudio y aplicación de las plantas medicinales en sus diferentes formas galénicas, pero bajo la normativa de estudios científicos”.

Lo anterior sin duda es diferente al concepto de fitoterapia, término más apegado al instinto y la praxis y que es descrito por el farmacólogo y presidente de la Sociedad Chilena de Fitoterapia (SOCHIFITO), Miguel Morales, como una disciplina “tan antigua como la historia del hombre que surge con los primeros recolectores de hierbas y plantas, quienes comienzan a observar en ellas propiedades sanadoras”.

Entonces, según el doctor Alonso, “el pasaje de la fitoterapia a la fitomedicina surge fundamentalmente a mediados de los años setenta donde las investigaciones sobre plantas por parte de las universidades y el interés de los grandes laboratorios por conseguir moléculas nuevas, llega a un punto muy importante”.

Con respecto a este fenómeno, Morales cuenta que tan relevante resulta este tema hoy en nuestro planeta, que todos los días nacen nuevos estudios con respecto a la utilización terapéutica de plantas y también a la distribución de éstas por parte incluso de grandes compañías farmacéuticas que antaño sólo se dedicaban a los medicamentos alópatas.

 
El presidente de la SOCHIFITO dice que “a medida que avanzó el siglo XX, el hombre fue en búsqueda de una vida más natural, más en equilibrio con los recursos que nos provee la naturaleza circundante”.
 

Ambos entrevistados coinciden en que el repunte de la fitomedicina obedece en un gran porcentaje a la mayor información que tienen los pacientes con respecto a las enfermedades y sus formas de tratamiento.

De esta manera y mientas Miguel Morales menciona que actualmente “mucha gente está cansada de las reacciones adversas de los medicamentos alopáticos y buscan en lo natural una posibilidad de desintoxicarse del uso de productos considerados químicos o poco naturales”, Jorge Alonso asevera que mucho hay “en la búsqueda de nuevas moléculas por parte de la industria farmacéutica, ya que en función de síntesis química son muy pocas las novedades aportadas en los últimos diez años”.

Para el médico trasandino, actualmente “los consumidores reclaman con más energía a sus propios médicos el ser tratados con drogas más suaves y sin tantos efectos adversos”, después de todo como indica el profesional, “estos efectos pertenecientes a los fármacos de síntesis ya representaban la quinta causa de muerte en la población”.

 
Hypericum para depresivos; matico para la gastritis
 

Actualmente existe una gran variedad de plantas y hierbas que se utilizan con fines terapéuticos. El Ministerio de Salud chileno reconoce – a noviembre de 2009 - 103 de ellas y las agrupó en una guía que señala diversos aspectos que deben considerarse al momento de utilizarlas en terapias de recuperación y prevención de enfermedades.

En relación a los estudios que se están desarrollando tanto en nuestro país como en el extranjero, el doctor Jorge Alonso menciona que sería demasiado extenso nombrarlos todos, pero indica que algunos de los más sobresalientes son los relacionados con “el Taxol (deriva del tejo) para diferentes tipos de cáncer; las curcuminas de la cúrcuma para el reumatismo, los aceites Omega de la Chía para tratar hiperlipidemias, el ginkgo biloba para problemas cognitivos” y específicamente en Chile, destacan el matico para la gastritis y el palo pichi para infecciones urinarias.

Por su parte, Miguel Morales cuenta que los estudios que sobresalen son aquellos que dan sustento clínico al uso ancestral de estas plantas, mencionando entre los vegetales a la valeriana y la pasiflora como ansiolíticos y sedantes, la palma enana y sus efectos en la hiperplasia prostática en el hombre adulto y la echinacea purpurea en el tratamiento y prevención del resfrío común, entre otros.

 
El presidente de la asociación argentina de fitomedicina dice que a pesar de que la forma más popular de consumir hierbas medicinales son las infusiones, existen otras maneras como las “tinturas, jarabes, pomadas, cápsulas y comprimidos estandarizados, champús, talcos, cremas y geles”.
 

Frente a las críticas que se le hacen a la fitomedicina – y en general a todas las terapias naturales – donde se habla de lo “lento” que podría ser el camino de la sanación, Morales manifiesta que “eso no tiene sustento, porque obviamente la potencia que tienen los fármacos alopáticos es mayor, pero el riesgo también lo es. Un antibiótico puede dar respuesta eficiente en algunos días, pero sabemos de los problemas a nivel gástrico y desarrollo de resistencia que ellos conllevan”, critica.

 
“Toda planta es medicinal hasta que se demuestre lo contrario”
 

Usar plantas y hierbas medicinales no es sinónimo de un tratamiento ciento por ciento seguro y es por eso que la fitomedicina recurre al método científico para procurar que todas las sustancias provenientes de este “mundo herbáceo” sean seguras para el consumo humano.

A pesar de aquello el doctor Jorge Alonso manifiesta que no porque no se conozcan los efectos terapéuticos de una planta significará que ésta no sirva para la salud, además indica que “sólo un 15% de la flora mundial ha sido estudiada”, lo que evidencia que aún falta mucho por conocer con respecto a estos procedimientos.

Miguel Morales en tanto, comenta que “la mayoría de las hierbas contienen sustancias químicas denominadas polifenoles que poseen propiedades antioxidantes y dada la relación que existe entre el estrés oxidativo y diversas patologías, ya sólo por poseer estos compuestos, las plantas tendrán múltiples usos”.

 
     

Siguiendo con esta idea, el farmacólogo indica que si se quieren buscar efectos farmacológicos y objetivos terapéuticos mucho más específicos, “deberán buscarse y seleccionarse solamente ciertas especies de plantas que contienen compuestos químicos más selectivos y que no necesariamente están presentes en otras hierbas”.

Sabiendo entonces los efectos terapéuticos de las hierbas, el doctor Alonso afirma que entre las precauciones que se deben tomar antes de ingerir cualquier fitomedicina están la restricción de consumir plantas durante el embarazo (en especial durante el primer trimestre y sólo bajo consejo médico), el no suministro de plantas ricas en aceites esenciales a lactantes y niños menores de tres años (esto por peligro de generar alteraciones en el sistema nervioso) y la precaución en la mezcla de plantas con remedios de base, pues al combinarse podrían causar reacciones adversas.

Otra de las recomendaciones es mencionada por el presidente de la SOCHIFITO, quien dice que es de relevancia reconocer “la especie desde el punto de vista botánico, su higiene y una adecuada recolección que esté libre de contaminantes y de posibles agentes infecciosos”. Además, su uso debe estar autorizado por las autoridades de salud.

 

El doctor Jorge Alonso comparte con Punto Vital otras hierbas medicinales que destacan por sus positivos resultados sobre la salud de las personas:

Boldo: hepatoprotector, colerético (aumenta la secreción de bilis por parte del hígado) y colagogo (estimula el flujo biliar de la vesícula y los conductos biliares al duodeno).
Isoflavonas de la soya (menopausia)
Arándanos rojos (infecciones urinarias)
Arándanos azules (retinopatías diabéticas)                                                                                                                  Ajo (coadyuvante en hipertensión arterial y en hiperlipemias)
Fucus y Garcinia (coadyuvantes en obesidad)                                                                                                           Sen (laxante)

 
Punto Vital Mayo 2010 ©
 
Artículos Relacionados
Obstáculos naturales