Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
El mágico poder de las esencias
Menta para mejorar la concentración, canela para calmar dolores, albahaca para quitar la fiebre. Estas afirmaciones bien podrían parecernos conjuros de brujas, de esas brujas que vuelan en escobas, hacen hogueras y llevan grandes sobreros negros, sin embargo, se trata de un tratamiento curativo basado en esencias y cuyo nombre nos suena cada vez más familiar: aromaterapia.
 
Beatriz Gurdiel Robles
 

 

La aromaterapia es una palabra cada vez más común en el vocabulario de muchas personas ya que, recientemente, el uso de esencias con fines terapéuticos ha tomado un gran auge en todo el mundo, y también en Chile. No obstante, el uso medicinal de esencias aromáticas extraídas de flores y plantas es una práctica milenaria.

Muchos pueblos primitivos utilizaban plantas, flores y maderas quemadas en sus ritos y ceremonias religiosas. Desde China y la India hasta Egipto, donde hace más de 5.000 años usaban los aceites esenciales de las plantas como medicamentos, ungüentos, perfumes, cosméticos y hasta para la conservación de cuerpos inertes para su “viaje eterno”.

El primero en hablar de aromaterapia fue el químico francés René Maurice Gattefosse, tras observar que los aceites esenciales contenían poderosas propiedades antisépticas y curativas. Pocos años después publicó su primer libro, en el que afirmaba que inhalar ciertos olores puede aliviar enfermedades como la depresión o la ansiedad.

 
Mucho más que aromas
 

Según Luisa Telyie, directora de la Academia Tsering y Dra. en Filosofía de Terapia Floral, “la aromaterapia no es solamente el uso de aromas u olores, si no que se fundamenta en aceites esenciales naturales muy concentrados que se extraen de flores, hojas, raíces o ramas de numerosas plantas”.

Según sus palabras, los beneficios de estos aceites esenciales son muchos. Tienen propiedades antisépticas y antiparasitarias, un alto poder cicatrizante y estimulan la regeneración celular. Además, pueden usarse para relajarse, recuperar energías, levantar el estado de ánimo y restablecer el equilibrio interno. “La aromaterapia actúa sobre los planos sutiles, por ello puede ser utilizada como terapia de vibraciones; también ayuda a la meditación, a la concentración y a todas aquellas técnicas destinadas a buscar el equilibrio y la armonía”, dijo Telyie a Punto Vital.

Según sus palabras, en la meditación la aromaterapia ayuda a:

  • Preparar purificar el lugar para meditar
  • Aquietar la mente de pensamientos cotidianos
  • Profundizar y serenar la respiración
  • Conseguir claridad mental
  • Armonizar la energía de un grupo

Si bien es cierto que siempre es mejor acudir a un experto en aromaterapia que pueda encontrar el aceite esencial que más se ajuste a sus necesidades, también es posible realizar esta práctica de forma casera, haciéndose asesorar en los centros o locales donde se distribuyen las esencias.

 

“Los beneficios de los aceites esenciales son muchos. Tienen propiedades antisépticas y antiparasitarias, un alto poder cicatrizante y estimulan la regeneración celular. Además, pueden usarse para relajarse, recuperar energías, levantar el estado de ánimo y restablecer el equilibrio interno”,

Luisa Telyie

 
Aromas, olfato y piel
 

Las esencias pueden entrar en relación con la persona de forma interna (vía oral) o externa, a través de su olor y el contacto con su piel.

No obstante, Telyie asegura que “la ingestión oral sólo se debe tener en cuenta cuando sea estrictamente necesario y bajo guía médica, ya que el contacto de las esencias con las mucosas digestivas puede ser irritante; además, las dosis deben administrarse con atención para evitar intoxicaciones”.

El olfato y el tacto son los sentidos que entran en juego cuando la aromaterapia se aplica de forma externa, la mejor manera, según Telyie, de conseguir una estimulación energética y lograr revitalizar el cuerpo. Normalmente, la aplicación de las esencias se hace a través de masajes, o contacto con la piel, y la difusión en el aire.

 
     

Telyie ha querido compartir con los lectores de Punto Vital las técnicas que se pueden utilizar para aprovechar los múltiples beneficios de algunas esencias:

Baño: llenar la tina con agua bastante caliente (resistible para la persona). Introducir4 o 5 gotas de la esencia elegida en el momento de ingresar a la bañera. Si se combinan dos esencias no se deben superar las 8 o 10 gotas y el la baño no debe durar más de 10 minutos.

Ducha: mojar un guante de espuma y echar 3 o 4 gotas. Después friccionar el cuerpo.

Compresa o emplasto: en una taza de agua caliente o fría, según lasnecesidades, poner entre 5 y 8 gotas de esencia. Sumergir en ella una gasa, escurrir con suavidad y aplicar en la zona afectada. Renovar la compresa cuando se enfríe o caliente.

El agua caliente es recomendable para dolores musculares y la fría para torceduras, esguinces o cefaleas. Las compresas alivian los dolores, hinchazones y distorsiones.

Evaporación: echar entre 3 y 4 gotas de esencias en un difusorformado por una fuente de calor (lámpara o vela) en una fuente de cristal y un poco de agua. Con la acción del calor la esencia se evapora. También se puede poner en un pañuelo o en una almohada.

Inhalación: verter entre 5 y 8 gotas de esencia en un recipiente pequeño de agua hirviendo y respirar los vapores. Es extraordinario para las afecciones de las vías respiratorias.

Fricciones: poner 2 o 3 gotas de esencias diluidas en una base de alcohol para friccionar en la región cutánea correspondiente al órgano afectado; por ejemplo, en el tórax para tratar la tos o una bronquitis.

Enjuagues y gargarismo: echar entre 2 y 3 gotas de esencia en un vaso con agua hervida, se puede usar para llevar a cabo enjuagues cuando se tenga una inflamación de las mucosas de la boca o la garganta.

Pediluvios, maniluvios y semicupios: añadir entre 4 y 5 gotas de esencia en un recipiente con agua fría o caliente (dependiendo de las necesidades) y sumergir los pies durante unos 10 minutos. Hay que seguir el mismo tratamiento para las manos o para el bidé.

 
Esencias que curan
 

Punto Vital te presenta algunas de las esencias más comunes y sus cualidades curativas.

Lavanda: originaria del mediterráneo, es relajante, elimina tensiones y dolores de cabeza, mejora la depresión y el insomnio. Aplicada sobre la piel trata el acné, las alergias y las quemaduras. También puede utilizarse como repelente de insecto

Jazmín: el aceite esencial de jazmín (originario de la India) es antiinflamatorio, antiséptico, analgésico y expectorante. También es un poderoso natural antidepresivo y puede producir sentimientos como optimismo y euforia. Añadido al baño puede aliviar problemas menstruales y espasmos musculares.

Canela: traída de Ceilán, se utiliza para disminuir la fatiga y el estrés. Aunque su mayor fama la ha obtenido por sus propiedades estimulantes del apetito sexual, su esencia actúa también mejorando los síntomas del reumatismo y de algunas infecciones.

Rosa: se trata probablemente de la flor preferida por la humanidad. En forma de masajes, los aceites esenciales mejoran la circulación y la digestión. Además, alivian los problemas menopáusicos, el estreñimiento, náuseas y úlceras gástricas, así como trastornos hepáticos. Añadida al agua del baño esta esencia mejora el estrés y los problemas emocionales como la depresión, el insomnio o la tensión.

Sándalo: muy cotizado por su madera y aceite, en aromaterapia se utiliza para tratar el acné, catarro, cistitis, problemas menstruales, depresión, como sedante, y para algunas infecciones bacterianas.

Menta: nativa de Europa, en forma de vaporizaciones se emplea para la bronquitis, catarros, sinusitis, asma y tos. También alivia la fatiga mental, el estrés nervioso y las palpitaciones. Cuando la esencia se aplica con un masaje se utiliza en las diarreas, indigestiones, neuralgias y flatulencia.

Romero: la esencia de este robusto arbusto es útil en la bronquitis, asma, y catarros. Alivia también la irregularidad menstrual, la fatiga mental, y activa el sistema linfático. También tiene propiedades analgésicas.

Limón: añadido al baño es refrescante y estimulante. Aplicado mediante un masaje, elimina la cefalea y migraña, mejora la depresión y alivia el dolor menstrual y urinario. Es astringente y antiséptico.

Árbol del té: añadido al baño es refrescante y estimulante. Aplicado mediante un masaje, elimina la cefalea y migraña, mejora la depresión y alivia el dolor menstrual y urinario. Es astringente y antiséptico.

 

Sándalo: muy cotizado por su madera y aceite, en aromaterapia se utiliza para tratar el acné, catarro, cistitis, problemas menstruales, depresión, como sedante, y para algunas infecciones bacterianas.

Menta: nativa de Europa, en forma de vaporizaciones se emplea para la bronquitis, catarros, sinusitis, asma y tos. También alivia la fatiga mental, el estrés nervioso y las palpitaciones. Cuando la esencia se aplica con un masaje se utiliza en las diarreas, indigestiones, neuralgias y flatulencia.

Romero: la esencia de este robusto arbusto es útil en la bronquitis, asma, y catarros. Alivia también la irregularidad menstrual, la fatiga mental, y activa el sistema linfático. También tiene propiedades analgésicas.

 
     

Limón: añadido al baño es refrescante y estimulante. Aplicado mediante un masaje, elimina la cefalea y migraña, mejora la depresión y alivia el dolor menstrual y urinario. Es astringente y antiséptico.

Árbol del té: añadido al baño es refrescante y estimulante. Aplicado mediante un masaje, elimina la cefalea y migraña, mejora la depresión y alivia el dolor menstrual y urinario. Es astringente y antiséptico.

 
Punto Vital Abril 2007 ©
 
Artículos Relacionados
Colores que sanan
Tu jardín puede estar repleto de hierbas “milagrosas”
Flores para mejorar nuestro estado de ánimo