Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
La depresión masculina es una realidad que hoy tiene más aceptación entre los hombres
 
No sólo las mujeres se deprimen
Las consultas a psicólogos por depresión masculina aumentaron y la percepción de los hombres con respecto al tema ha cambiado, pues muchos aceptaron este tema como algo parte de su género y no sólo como un problema que afecta a las mujeres.
 
Carla González C.

Pese a que la depresión puede afectar a cualquier persona, las mujeres continúan liderando la lista de pacientes depresivos. Según indicó la última Encuesta Nacional de Salud 2009-2010 (Chile), mientras el género femenino se ve afectado en un 25,7%, los varones lo están en un 8,5%, una clara diferencia que podría estrecharse si los hombres consultaran más cuando se sienten afectados por temas como éste.

El psicólogo y coordinador de psicología de Psicomedica, Clinical & Research Group, Óscar Silva, dice que a pesar de que las estadísticas favorecen de alguna forma a los hombres, lo cierto es que “se dice que la depresión en ellos está sub diagnosticada porque “los hombres en general consultan menos, más tarde y por lo general les cuesta pedir ayuda”.

Según Óscar Silva, los hombres depresivos buscan “ayudas alternativas” para superar su problema. Algunas de esas salidas son el alcohol, el consumo de sustancias y una más sana, el deporte. 

Para el terapeuta, la demora en pedir ayuda obedece a “diferencias culturales” entre hombres y mujeres y éstas tienen que ver entre otros, con la percepción de lo que se entiende como el correcto comportamiento masculino para enfrentar los problemas.

Según cuenta Silva, lo anterior está relacionado con “una cultura patriarcal que dice que los hombres tienen que ser fuertes, deben soportar el dolor aún más que las mujeres, deben seguir funcionando a pesar de todo y no pueden derrumbarse ni mostrarse débiles. En ese sentido, la depresión es vista como un síntoma de debilidad”.

Trabajo, estrés, pareja y dinero

Con respecto, a lo que gatilla la depresión en los varones, Óscar Silva menciona que dejando de lado los aspectos biológicos que pueden hacer a una persona propensa a esta enfermedad, las causas más comunes son “el trabajo, el estrés laboral, los problemas económicos, el sobrendeudamiento, disfunciones sexuales y la infidelidad de la pareja”, entre otros problemas que según dice, “causan un tremendo deterioro emocional”.  

Con esto, dice que “el hombre hace crisis cada cierto tiempo y debe descargarse de algún modo, en este caso algunos lo hacen bebiendo, consumiendo drogas o de una manera más sana, practicando deportes”.

Otra causa que lleva a los varones a padecer estados depresivos son las llamadas “crisis normativas”, que tienen relación a los cambios que ocurren entre uno y otro ciclo de vida, es decir pasar de la niñez a la adolescencia, de ser universitario a entrar al mundo laboral o de ser un trabajador a ser jubilado, etcétera.

Por otro lado, Silva sostiene que generalmente los hombres reaccionan “con irritabilidad, comportamientos violentos, abusivos y enojo”. Otros, “enfrentan la depresión dedicándose a su trabajo de manera compulsiva, en un intento de negarla tanto para sí mismo como para los otros”. Hay quienes por otro lado, reaccionan a través de “comportamientos temerarios, arriesgándose y poniéndose en situaciones peligrosas al conducir, circular por la calle o realizar sus actividades laborales”.

Pese a lo anterior, asegura que las consultas por depresión masculina han crecido en los últimos años – de a poco eso si, reconoce – validando con esto todos los espacios de ayuda que una persona tiene a su disposición, fuera de sus redes familiares, de amistad o profesionales”.

Desde que se integró la depresión a la lista de “enfermedades Auge”, Óscar Silva dice que las consultas de hombres por este padecimiento han aumentado en aproximadamente un 20 o 30%.

Este aumento en las visitas a médicos o terapeutas también obedece a la participación de la mujer en el proceso. En ese sentido, el psicólogo afirma que muchas veces es la esposa o la pareja quien convence al paciente a que pida ayuda a un profesional. “La mujer tiene la cultura del autocuidado, siempre se cuida y está en control con una frecuencia relativamente alta con respecto a los hombres”, menciona.

El hombre es de terapias breves

Una de las diferencias más claras entre hombres y mujeres depresivos es que ellos tienen la facilidad de realizar terapias breves y efectivas.

Para el psicólogo de Psicomedica, estos pacientes “se dan de alta más rápido”, mostrándose más prácticos a la hora de buscar una solución. Las mujeres en cambio, dice, tienden a indagar más en el problema analizando cada una de sus aristas.

Adicciones, estrés, trastornos ansiosos y la depresión son las dificultades a nivel emocional más recurrentes en los hombres. El problema mayor es que muchos no consultan y de alguna forma intentan “anestesiar su problema con cosas, una de ellas y con alta frecuencia es el alcoholismo”, afirma el terapeuta.

Pero ser tan práctico tiene un lado negativo: la facilidad que existe en recaer en el problema, esto por no profundizar en la causa más allá de los síntomas y problemas puntuales. “Muchas veces al ir más allá hemos podido encontrar personas que en su niñez fueron maltratadas o que asumieron el rol de padres de sus hermanos o del protector de su madre frente a la agresión del padre, los llamados hijos parentalizados”, explica el psicólogo.

Punto Vital Julio 2013 ©
 
Artículos Relacionados
La depresión puede ser controlada naturalmente
¿Te quieres mucho, poquito o nada?
Cómo ayudar a la persona deprimida