Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
El trance de los chamanes puede replicarse hoy en medio de la ciudad
 
Chamanismo y psicoterapia: combinados para sanar
Uno de los temas de los que se habló en la pasada Convergencia en Medicina Humanizada e Integrativa fue “Chamanismo y sanación”, ponencia dirigida por el psiquiatra y terapeuta gestáltico, doctor José Gengler. Luego de esta experiencia, el especialista conversó con Punto Vital acerca de su exposición.
 
Carla González C.
 

Punto Vital estuvo presente en la VI Convergencia en Medicina Humanizada e Integrativa, actividad organizada por el Centro de Estudios para la Calidad de Vida (www.cecv.cl) que se realizó a fines de septiembre en el ex Hospital San José y que tuvo como eje principal el tema “Calidad de vida y salud: ¿sanación o bienestar?”.

Durante la jornada que duró tres días, profesionales de la medicina y terapeutas especializados en tratamientos complementarios se reunieron para conocer, dialogar e intercambiar ideas acerca de cómo en la actualidad se está manejando la relación entre lo alópata y lo natural y lo científico y lo tradicional.

Es así como una de las exposiciones que queremos resaltar en este número es la de “Chamanismo y sanación”, ponencia a cargo del psiquiatra doctor José Gengler, quien ha estado muy ligado a la psicoterapia chamánica, el análisis existencial y la logoterapia, por lo tanto es una de las voces autorizadas para hablar acerca de este tema, el que por lo demás no es muy conocido en nuestro país.

Conversamos personalmente con el doctor Gengler y en este diálogo nos explica que su exposición trata acerca de la estrecha relación entre el análisis existencial – enfoque proveniente de occidente - y la forma chamánica de curación, cuyo génesis está inscrito dentro de los pueblos originarios.

De esta manera, menciona que la idea es dar a conocer cómo ambos (chamanismo y análisis existencial) pueden formar una sinergia y así ser aprovechada con fines terapéuticos, todo esto para ayudar en la recuperación de los trastornos que afectan a las personas. “Soy un convencido de que el chamanismo se puede integrar a la psicoterapia”, sentencia.

Hablando específicamente acerca de las diferencias entre una y otra, el psiquiatra cuenta que el análisis existencial no posee aquel trabajo explícito del trance que sí contiene el chamanismo. “Una terapia analítico existencial transcurre conversacionalmente, mientras que en el chamanismo hay múltiples maneras y maniobras para entrar en trance”, explica.

 
El trance es de tal importancia para los pueblos originarios que el doctor José Gengler afirma que “dentro de la cosmovisión chamánica era el equivalente actual de la Biblia o el Corán” o de otro tipo de escritos y se consideraba que el sueño era una “interacción con el más allá, con los dioses, la energía divina y los ancestros”.
 

A pesar de esta diferencia el doctor Gengler enuncia que en el enfoque occidental existe lo que los especialistas llaman “la mirada fenomenológica”, lo que se traduce en “acercarse a la realidad tal cual es” y a partir de este acercamiento, “tomar en cuenta los sentimientos y las experiencias que a uno le surgen” y agrega que con lo anterior – y según su experiencia – “se produce una entrada en trance natural, sin que explícitamente uno haga algo”, asegura.

 
A mayor evolución, más retroceso
 

Teniendo claro en qué consiste cada una de estas orientaciones, el especialista en Gestalt indica que su intención es la de integrar estos dos enfoques, lo que según sus palabras, es totalmente posible.

A partir de esta intención comenta que en relación al análisis existencial se trabaja en base a cuatro motivaciones fundamentales, describiéndolas de la siguiente manera:

1) Tener las condiciones indispensables mínimas para poder existir. “Generalmente tiene que ver con solucionar las cosas en forma práctica y concreta”, sostiene.

2) Tener un encuentro afectivo con el otro. Esto puede compararse metafóricamente con el abrazo.

 
     

3) Aunque el afecto del otro es bueno y necesario, no debe transformarse en algo asfixiante. La idea es aprender a tomar distancia y poder ser uno mismo.

4) La trascendencia.

Para resaltar estas motivaciones, el doctor José Gengler subraya la idea de que todas son vivenciales. Los enfoques existenciales se caracterizan por ser “todos centrados en la vivencia” y porque “la forma de acercarse a esta vivencia es a través de la experiencia fenomenológica y no mediante la interpretación (así como lo hace el psicoanálisis)”.

Luego, el trance de los chamanes también sigue ciertas acciones que se van sucediendo en forma correlativa, por supuesto con otras cualidades y otro desarrollo de los procesos. Para aclarar esto, el médico manifiesta que este estado no es concebido como el resultado de la imaginación, sino “como una visita de mi espíritu a otro lugar”.

De esta manera, menciona que los trabajos que se realizan durante un trance chamánico y que coinciden perfectamente con las motivaciones fundamentales del análisis existencial son:

1) Encontrar casa, “mi lugar”. Ése según el doctor Gengler, sería el punto de partida o “la apertura hacia la tierra” y la idea es que sea un lugar específico que la persona sienta afín con ella dentro de este mundo del trance.

2) Hacerse amigo de los espíritus auxiliares, quienes “ayudan durante el trance”.

3) Ocupar los trances para ayudar a otras personas que son distintas a uno.

4) El cuarto trabajo está presente en todo el chamanismo, es decir, trata de la trascendencia y la dimensión espiritual del ser humano.

Luego de esta comparación, el psiquiatra dice que tanto chamanismo como el análisis existencial son compatibles con un proceso psicoterapéutico, “porque el modo en que uno ingresa al mundo espiritual es vivencial” y por ende, el terapeuta no tiene expectativa alguna acerca de qué es lo que debe suceder, sino más bien “se valida directamente la experiencia espiritual de cada uno”, manifiesta.

 
Para el doctor José Gengler, el complemento entre los enfoques ya citados tiene como “expectativa a largo plazo, lograr que el ser humano no dependa de instituciones megalómanas que funcionen como entidades intermediarias entre uno y la energía divina, sino que ésta quede en manos de la creatividad humana”, menciona.
 

A pesar de lo anterior, dice que uno de los problemas que se ven en occidente con respecto a la “utilización” del chamanismo en forma terapéutica, es la visión que solemos tener de las cosas en este lado del globo. “El chamanismo no es replicable”, asegura el doctor Gengler y por lo tanto apegarse a lo que pueda decir un libro no es lo aconsejable.

“A veces los espíritus auxiliares no se manifiestan y a uno le va mal”, reconoce y por ésta y otras razones los actos chamánicos no poseen asidero científico que avale su forma de proceder, cosa que desconcierta a quienes se manifiestan rigurosos en este tipo de temas.

 
No es cuestión de fe
 

“Entregarse” a este tipo de terapia no tiene que ver ni con fe ni con las creencias que puedan construirse alrededor de, por ejemplo, el concepto del chamanismo. En relación a esto, el especialista dice que “la fe y las creencias no son experiencias, sino un conjunto de pensamientos, opiniones que el paciente trae” y que deben quedar “fuera” de la consulta al momento del procedimiento.

Según sus encuentros con chamanes mapuches y peruanos, dice que son ellos mismos quienes indican que este enfoque es ciento por ciento experiencia – es variable - y por lo tanto “nada podría decirse del chamanismo” como se menciona en la bibliografía u otros medios. De tal manera que afirma que “uno debería aprender con lo que tiene alrededor” y no tratar de igualar una ceremonia planteada en un libro.

 
     

Por otro lado, sentencia que es muy cierto aquello de los prejuicios que se tienen con respecto a este tipo de procedimientos, donde ideas como que se trata de brujería, que siempre habrá mucho humo o que se consumen equis cosas o sustancias irán por delante de una posible decisión.

Lo que pasa aquí, menciona es que por el mismo hecho de no tener validez científica, “hay mucha gente chanta en esto” y por otro lado, hay mucho conocimiento que se ha perdido por lo que hoy sólo se trabaja con lo poco que se ha ido conservando.

 
Punto Vital Noviembre 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Profesionales de la salud natural: seres integrales