Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
Hoy existe más información, pero aún queda mucho camino por recorrer
 
Los celíacos y su difícil camino
Pese a que hoy existe más información y productos especiales para ellos, aún hay muchos pacientes celíacos que no saben que lo son y que viven una suerte de peregrinaje en busca de un diagnóstico certero.  
 
Carla González C.

Los síntomas de los pacientes celíacos – diarrea, vómitos, fatiga, calambres musculares, etcétera – son claros, pero aún así pueden ser confundidos con otras enfermedades, por lo que se precisa de mejores y más minuciosos diagnósticos.

Lo anterior sucede porque a pesar de los adelantos en la forma de tratar a estos pacientes todavía hay imprecisión en este tema. Así lo afirma la doctora Magdalena Araya, pediatra gastroenteróloga, quien dice que “en tres años no son muchos los avances que ha habido en Chile”, pero que el progreso sí se ha establecido a nivel mundial, donde se ha mejorado la forma de ‘buscar’ a los pacientes.

Al respecto, comenta que “el gran cambio es que ya no se espera que un paciente tenga síntomas y vaya a consultar, sino que ahora se van a buscar dentro de los grupos de los que se sabe tienen mayor riesgo dentro de la población en general”.

Los celíacos son aquellas personas intolerantes al gluten, sustancia presente en alimentos que contienen trigo, centeno, cebada y avena. Estos pacientes deben llevar una dieta libre de esta proteína lo que permitirá recuperar la mucosa intestinal y por ello las funciones del intestino.

Para la especialista, una de las cosas más importantes es hablar del tema, pues según sus palabras, existe mucho desconocimiento acerca de los celíacos y esta ignorancia no sólo afecta a la población, sino que lamentablemente también al equipo de salud, donde no todos manejan el tema y por ende, se suele caer en errores al momento de pesquisar la enfermedad e indicar un tratamiento.

En cuanto al interés de la población por conocer acerca de la enfermedad celíaca, comenta que a través de la Corporación de Apoyo al Celíaco, COACEL, han podido contactarse con un número considerable de pacientes, incluso extranjeros. En el caso de estos últimos – que al viajar a Chile se contactan con esta entidad – se les guía frente a sus interrogantes en el área nutricional y adquisición de alimentos seguros y los criterios que utiliza nuestro país con respecto a esta patología.

¿Cuál es tu resistencia al gluten?

Según cuenta Araya, los estudios científicos dicen que la sensibilidad de los pacientes celíacos es muy variable. “Hay quienes comen un poquito de gluten y aparentemente no les pasa nada - no tienen síntomas – y hay otros que comen lo mismo y tienen muchas molestias”, asegura.

Además dice que “los que no tienen síntomas son los que más nos preocupan porque a ellos nada les avisa que están sufriendo un daño”, deterioro que ocurre de todas maneras y que además se va acumulando en el tiempo.

Es por eso que se vuelve sumamente relevante tomar en cuenta algunas acciones que destaca la profesional y que tienen que ver con la conexión con las empresas, donde hoy se ha establecido una suerte de “círculo de amigos”, en el cual el apoyo por parte de los elaboradores de alimentos consiste en asegurar la certificación de sus productos y dar la seguridad de que estos no estén contaminados con el gluten que se haya utilizado en la creación de otros alimentos.
 
     

“Hacer una fiscalización rigurosa de los productos sin gluten es imposible, porque tendríamos que tomar muestras estadísticamente representativas todos los días y eso  no se logra hacer y de hecho en ninguna parte del mundo se hace. Es por eso que es tan importante generar un equipo basado en la confianza y que trabaje en los diversos aspectos de la producción de alimentos”, comenta la doctora Magdalena Araya.

Debido a la diferencia en la resistencia al gluten entre un paciente y otro, la médico afirma que una de las medidas más importantes es el control periódico de los pacientes.

Al respecto indica que ellos son los que “deben hacerse mediciones periódicas de anticuerpos, porque si en el examen éste resulta positivo, quiere decir que esa persona está consumiendo gluten sin darse cuenta y eso no significa necesariamente que se esté haciendo trampa, sino que muchas veces hay alimentos elaborados que ni siquiera te imaginas que tienen gluten, pero sí lo tienen o están contaminados con él”.

El control periódico al que se refiere la doctora Araya consiste en una revisión médica donde el especialista debe elaborar una historia clínica y así junto al paciente “buscar dentro de la dieta habitual para así ver si la persona se alcanza a dar cuenta de que está consumiendo productos que sean de riesgo. Ahí se solicita el examen, el que se debe realizar a lo menos 1 ó 2 veces al año”.

La calidad de vida también se resiente

Ser un paciente celíaco es tener una enfermedad crónica eso claramente desestabiliza  la nutrición de esa persona obligándola a cambiar su estilo de vida. Por esta razón, quienes padecen de esta enfermedad no sólo ven resentido su organismo, sino que también ocurre un desequilibrio en el estado de ánimo, afectando la emocionalidad que muchas veces requerirá de apoyo psicológico que contribuya a una mejor comprensión de lo que se está viviendo.

En esta línea, la doctora Araya manifiesta que en estos casos, donde la parte emocional también se ve afectada, “la persona tiene que entender y asumir que la cosa es así y que no se lo merecía, pero que le tocó y que no lo va a poder modificar”.

Así, comenta que “todos los pacientes con esas características necesitan apoyo, por lo menos al inicio de la enfermedad y quizás después también, porque pasan por malos períodos”.
 

Para la profesional lo que más se necesita es educar con respecto a la enfermedad celíaca y sus pacientes. Hay que generar mayor conciencia en la población, desde quienes conviven diariamente con algún celíaco hasta las grandes empresas, estas últimas para que testeen regularmente sus productos y alcancen la certificación, trámites que en nuestro país resultan muy lentos. De hecho, aún no se consigue modernizar la normativa que regula este tema.

Por último, concluye que para mejorar la calidad de vida de un celíaco hay dos factores que inciden directamente. Primero, está el paciente quien debe tomar en serio su enfermedad, “debe cuidarse y llevar el tratamiento con el ánimo correspondiente”. Y segundo, es que “las autoridades ayuden en la legislación y en cosas como el etiquetado de productos y poner al día a los profesionales de la salud para que logren un mayor conocimiento”.

Punto Vital Diciembre 2013 ©