Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
La auriculoterapia es parte de la medicina china y el pabellón auricular es su protagonista
 
Escuchemos lo que nos dicen las orejas
Los chinos concibieron a la oreja como un lugar en donde cada una de sus partes corresponde a un punto específico donde se sitúa un órgano o una función del organismo. A esto se llamó auriculoterapia y según sus especialistas, funciona muy bien como complemento a otros procedimientos.
 
Carla González C.
 

Estimular ciertos puntos ubicados en la oreja es – a partir de los conocimientos entregados por los chinos – una muy buena manera de complementar terapéuticamente un procedimiento médico para tratar una enfermedad.

Esta estimulación, que al igual que otros métodos tiene como uno de sus objetivos lograr que el organismo recupere su equilibrio energético, se llama auriculoterapia y si bien proviene desde la milenaria medicina china, fue el médico francés Paul Nogier, quien de alguna forma redescubrió y occidentalizó este procedimiento, logrando así su mayor difusión.

El naturópata y terapeuta de Natural Clinic, Miguel Ángel Cárdenas, afirma que a través de sus estudios, los chinos – para quienes el desequilibrio de las energías produce estancamiento - descubrieron que “el pabellón auricular era representativo de todo nuestro organismo, ya sea en sus funciones orgánicas, psicológicas, funcionales, regionales y otras secundarias”, menciona.

De esta manera, Cárdenas señala que son aproximadamente doscientos puntos los que posee cada pabellón auricular (simétricos en un 80%)  y desde donde se puede lograr un efectivo diagnóstico de algunas enfermedades o padecimientos en las personas. “Hay un 20% de asimetría que corresponde a la parte funcional”, comenta.
 
Por otro lado, el terapeuta con formación en medicina tradicional china, José Urreta, manifiesta que en nuestro país, la auriculoterapia se conoce hace aproximadamente once años, habiendo actualmente personas que incluso se muestran interesadas en aprender la técnica de manera profesional.

Con respecto a esta terapia complementaria, Urreta dice que es una rama de la acupuntura y que se basa en el trabajo sobre la oreja. “Es muy parecida a la medicina alópata, pero aquí no se dan medicamentos y se actúa directamente sobre el órgano”, sentencia. Además, dice que “la oreja es una somatotopía, es decir, la imagen de todo el cuerpo se refleja en ella”.

 
El pabellón auricular – según la carta acupuntural – posee a lo menos 200 puntos específicos donde se puede trabajar. Para especificar estos puntos, los chinos asemejaron la figura de la oreja a un feto en forma invertida.
 
El relato del paciente es fundamental
 

Sin duda, la historia de la persona que se someta a esta terapia tiene mucha importancia para quien la practica, pues será a través de una anamnesis donde podrá comenzar en forma efectiva su trabajo. De esta manera, se puede establecer con mayor claridad cuáles son los puntos que coinciden con el o los padecimientos del paciente.

Al respecto, José Urreta cuenta que existen aparatos (llamados pointer) capaces de “detectar puntos reactivos” y que se usan posteriormente al relato del paciente, a modo de corroborar que el padecimiento coincida con el diagnóstico y el tratamiento. “Se hace una historia clínica y es fundamental que la persona relate qué es lo que está sufriendo”, manifiesta.
 
El naturópata de Natural Clinic explica que la auriculoterapia posee gran incidencia en tratamientos de la obesidad donde posee una importante labor (como complemento) en la disminución de las ansias de comer. “Al tratar y bajar la ansiedad disminuye la ingesta alimenticia”, asegura.
 

En cuanto a los beneficios de la auriculoterapia, Miguel Ángel Cárdenas menciona que es muy efectiva en molestias de los aparatos respiratorio y digestivo, dolores, úlceras, gastritis, constipación, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, ansiedad, depresión, entre muchas otras. “En general trabaja bien y es muy cooperador en la parte de las dialgias (dolores)”, asevera.

Por su parte, José Urreta es enfático al señalar que este método “funciona en muchas patologías” y así como concuerda con el naturópata, también agrega otros padecimientos como las jaquecas, colon irritable, asma, cuadros alérgicos, adicciones,  mejorar la calidad de vida en enfermos de cáncer, etcétera.

En relación al tratamiento, Urreta comenta que si bien hay escuelas que postulan que el trabajo debe realizarse en concordancia con el lado en que se padece de la dolencia, otras dicen que la labor tiene que ser llevada a cabo en lado contrario, esto por “el entrecruzamiento cerebral”, dice. Sin embargo, afirma que será el terapeuta y su experiencia, los que dicten la manera en cómo llevar a cabo el procedimiento.

En esta misma línea, Cárdenas dice que como primera instancia, se observa el color del pabellón auricular (no se actúa dentro del oído) y se pone atención sobre características anormales como irritaciones, decoloración, procesos infecciosos, etcétera. “En ese caso no hay que trabajar sobre la oreja”, advierte.

Luego, dice que se van estudiando los puntos, acción que no sólo se realiza con el pointer, sino que también con las yemas de los dedos, con las cuales se palpa y verifica lo antes mencionado por el paciente con respecto a sus dolencias.

 
Las agujas no lo son todo
 

La mayoría de las veces se concibe a la auriculoterapia como un método de medicina natural que recurre sólo a las agujas para ser llevada a cabo. No obstante, esta forma de proceder no es la única, siendo hoy los imanes y micro imanes, las semillas, energía láser y la electro acupuntura, algunas de las técnicas que se han ido sumando a la tradicional.

En este contexto, el especialista en medicina china menciona que para el tratamiento en sí, se pueden utilizar diferentes técnicas, las que coinciden con las anteriormente señaladas. Así, dice que es tan eficaz la estimulación vía pointer (electro acupuntura) como aquella donde se recurre a parches pequeños, esferas electromagnetizadas, semillas de vacaria y de sésamo, entre otras. 

 
     
Por otro lado, Miguel Ángel Cárdenas – quien al contrario de Urreta asegura que éste es un método no muy divulgado aún en nuestro país - insta a que sea complementada con otros procedimientos “y no usarla como única”, pues según sus palabras, “es pedirle demasiado a una sola terapia”. A pesar de aquello, afirma que es muy buena, sencilla, efectiva y no produce efectos secundarios.
 
Punto Vital Agosto 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Acupresión: un botiquín de conocimientos
Biopuntura: estimulando las propias capacidades
Agujas para una mejor calidad de vida