Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
Saber cómo reaccionar frente a un caso de asfixia por alimentos puede salvar una vida
 
Con la comida a medio camino
Para algunos, sentarse a comer es todo un arte que requiere de tiempo y dedicación. Para otros en cambio, alimentarse es simplemente echarse comida a la boca, la que muchas veces – con la rapidez y poco cuidado – puede quedar literalmente ‘en el camino’.
 
Carla González C.
 

La mayoría de nosotros ha pasado alguna vez por la desagradable experiencia de atragantarse con un trozo de comida. El ajetreado diario vivir y la intensa rutina a la que muchos están sometidos, permite que la rapidez también se traduzca en una mala alimentación, la que en el mejor de los casos puede hacernos pasar un gran susto.

Asfixiarse con la comida no es una anécdota muy agradable para contar. Cortar trozos muy grandes de alimento, llevárselos a la boca, no masticarlos lo suficiente y tragarlos sin cuidado puede ocasionar un problema que comienza con el daño cerebral y puede terminar con un paro cardiaco y el fallecimiento de la víctima.

El jefe de unidad de urgencias de Clínica Vespucio, Felipe Catán, sentencia que asfixiarse y atragantarse son acciones similares,pero que la primera “es resultado de un compromiso mayor en el que el paciente tuvo una gran falta de oxígeno hasta quedar inconsciente”. Como hay escasez de aire, el organismo empieza a ocupar el que queda dando vueltas hasta que el oxígeno ya no es suficiente y de esa forma la persona cae inconsciente y luego de algunos minutos, fallece.

Según Catán, existe discusión acerca de la premisa que habla acerca de que comer lento trae más beneficios, de hecho no hay demostraciones científicas en cuanto a este tema y para el doctor todo esto “se trata más bien de creencias populares de las personas”. Para el médico, lo bueno de digerir en forma pausada es que “disminuye el riesgo de asfixia, esto porque se comen pedazos más pequeños”.

 
Heimlich, una maniobra que hay que conocer
 

Lo principal a saber en caso de una asfixia por alimentos es tratar de despejar o sacar el objeto o alimento que está obstruyendo la tráquea y por consiguiente, la vía aérea. Al respecto, Felipe Catán nos cuenta que existen distintas maniobras a las cuales se puede recurrir dependiendo de la edad del individuo que se encuentre bajo esta situación.

“En los niños pequeños es habitual tomarlos de los pies, colgarlos y darles un golpe en la espalda o bien se puede tomar a la guagua, ponerla  boca abajo y hacer una compresión en la espalda, que obviamente tiene que ser fuerte pero medida, permitiendo la expulsión del cuerpo extraño aumentando la presión del  pulmón”, adhiere el profesional.

Otra de las técnicas que se utiliza es la maniobra de Heimlich, la que consiste básicamente en tomar al paciente por la espalda, colocar una mano a nivel de la boca del estómago y con la otra comprimir fuerte hacia arriba. De esta forma se hará fuerza sobre el tórax para que el cuerpo extraño salga.

 
     

A raíz de este tema, la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) lanzó durante el verano pasado una campaña “con el fin de reforzar la capacitación que permanentemente entrega a los trabajadores de sus empresas asociadas y sensibilizar a la comunidad sobre la importancia de estar preparados ante una emergencia”.

Al respecto, el director médico de Help, Juan Carlos Ponce Martínez comenta que si bien no hay datos respecto al número de personas que consultan por una situación de emergencia de atragantamiento por alimentos, sí se sabe que en Chile mueren alrededor de 200 personas al año a causa de la aspiración de un cuerpo extraño, “por esta razón se dio inicio a la campaña”, agrega.

El médico afirma que las causas más comunes para llegar a una asfixia por alimentos son la ingesta de trozos muy grandes, por ejemplo de carne, los que al comerlos rápido y no masticarlos correctamente, quedan atrapados en la tráquea obstruyendo el paso del aire y provocando por ende, el atoramiento.

Para ayudar al afectado, Ponce recomienda pedir auxilio y solicitar que se llame el equipo de emergencias móvil. Luego, “intente la extracción del cuerpo extraño introduciendo los dedos en la boca con cuidado. Si el cuerpo extraño está impactado en la laringe, proceda a realizar la maniobra de Heimlich” (ver recuadro).

Posteriormente, y no si no hay una respuesta evidente, el facultativo menciona que una solución más podría ser la respiración boca a boca y masaje cardíaco. Esto último se realiza si no se encuentra latido cardíaco o pulso presente.

A pesar de que esta campaña está orientada a las personas que se desempeñan en el rubro del servicio alimenticio, es importante que todos sepamos cómo reaccionar ante un caso de asfixia, esto porque la situación puede ocurrir en cualquier momento, por lo tanto, hay que estar preparado.

 

Algunos consejos que la ACHS entrega para la prevención de la asfixia por atoramiento de alimentos tienen directa relación con la maniobra de Heimlich, procedimiento de emergencia que utiliza en caso de asfixia por atoramiento.

De esta forma, la maniobra puede ser utilizada en todo tipo de personas e incluso en uno mismo si las circunstancias lo ameritan. La realización es la siguiente:

- Si la víctima es un adulto, párese detrás de ella. Si es un niño, arrodíllese detrás de él.

- Abrace a la persona a la altura del abdomen. Empuñe una mano y colóquela por encima del ombligo y debajo de las costillas. Sujete la mano empuñada con la otra y presione ambas hacia adentro y arriba del abdomen, bruscamente.

- Continúe con las presiones abdominales hasta que la víctima pueda expulsar el objeto o pierda la conciencia. Con la víctima inconsciente repita el procedimiento, pero esta vez colóquese sobre las piernas de la persona y ejerza presión con la palma de la mano, entre las costillas y el ombligo, poniendo una mano sobre la otra, realizando presión con el peso de su cuerpo.

- Una vez que el objeto haya sido desalojado y la víctima ya pueda respirar, debe solicitar de inmediato atención médica.

- Si la víctima está embarazada y no es posible abrazarla, ejerza presiones en la mitad del esternón desde detrás de la víctima. Si las presiones no expulsan el objeto, apoye el pecho de la mujer con una mano y déle golpes en la espalda con la otra mano.


- Si usted empieza a asfixiarse y se encuentra solo, puede presionar su abdomen de la siguiente manera: inclínese sobre una silla o borde de una mesa y ejerza presión contra él para expulsar el objeto, o bien encuclíllese y apriete sus piernas hacia su pecho.
 
Punto Vital Marzo 2008 ©
 
Artículos Relacionados
Comer compulsivamente… es posible evitarlo

delicious   digg   technorati   yahoo   meneame

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player