Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
En pacientes con fibromialgia ha resultado muy exitoso
 
El aquarelax alivia el dolor
Sin duda, el dolor es el mayor protagonista de la fibromialgia y tan intensas pueden llegar a ser estas crisis, que los pacientes muchas veces se ven imposibilitados de seguir su rutina diaria. Eso puede cambiar gracias al aquarelax, terapia acuática que permite atenuar los síntomas.
 
Carla González C.
 

Ciertamente no todas las personas toleran el dolor de igual forma. Sin embargo, para quienes padecen de fibromialgia sentir cualquier tipo de molestia en el cuerpo va más allá de unos minutos de inquietud, esto porque pueden pasar días o incluso semanas en que el malestar se hace parte de sus vidas, acompañándolos en cada momento e impidiéndoles desarrollarse de manera normal.

Por otro lado, al no conocerse aún la causa de la fibromialgia – y por lo tanto tampoco su tratamiento – diversas terapias se presentan hoy como un alivio para estos pacientes, quienes muchas veces literalmente peregrinan por una y otra opción que les permita al menos vivir más tranquilos.

Una de esas terapias es el aquarelax, método creado por el alemán Oliver W. Möhwald y que según el equipo de Watsu Chile es a través del trabajo con “cojines especiales para el agua y con flotadores largos”, donde se realiza un trabajo corporal acuático a través de “ejercicios de respiración y masajes con una profunda conexión”, los que permitirán a la persona “estimular el bienestar corporal, social y psíquico; logrando un espacio de encuentro y sana convivencia”.

 
Watsu Chile afirma que dentro de los beneficios del aquarelax están los que entregan bienestar a nivel corporal (relajación de la columna vertebral, articulaciones y músculos; mejora de la movilidad y coordinación, aumento de la circulación sanguínea, disminución de la frecuencia respiratoria y del dolor) y los que afectan a nivel psíquico (relajación profunda, aumento en la percepción del cuerpo y los sentidos, equilibrio interno, refuerzo de la auto-confianza y aumento de la vitalidad y la alegría de vivir).
 

En relación a este método, la kinesióloga del Centro de Medicina, Ejercicio, Deporte y Salud (MEDS) Daniela Casado Ramírez, menciona que esta terapia consiste básicamente en la movilización pasiva de las extremidades del paciente por parte del terapeuta quien además incluye masajes y movimientos rítmicos con el objetivo de conseguir el relajo, el que se potencia claramente con la flotación permanente en el agua.

Por otro lado, la especialista afirma que un elemento de suma importancia en el aquarelax y en general en toda hidroterapia es la temperatura en la que debe estar el agua. Al respecto menciona que lo usual es que el calor oscile entre los 33 y 35 grados y que sea acompañado por un espacio silencioso que permita el desarrollo de la sesión.

Específicamente acerca de los pacientes con fibromialgia, la kinesióloga comenta que en estos casos, el problema principal es el dolor crónico “que se manifiesta en distintas partes del cuerpo y que se puede identificar a través de un mapeo de las áreas sensibles, donde puede haber puntos muy agudos y otros no tanto, pero donde el dolor está igualmente presente”, dice.

En ese sentido, manifiesta que “uno de los beneficios del agua es la disminución de peso que se tiene del cuerpo gracias a la flotación, es decir, la fuerza de empuje que ejerce el agua en la persona cuando está dentro de la piscina. Esto hace que disminuya la presión articular en todas las articulaciones de sostén. Cuando uno está parado e incluso sentado, la carga de acción disminuye de inmediato”, menciona.

De esta manera, agrega, “si uno tiene poca carga articular, el músculo también se relaja porque no tiene que estar estabilizando esa articulación”. Por tal razón, la profesional asegura que el agua es mucho más beneficiosa para estos pacientes que algún tratamiento “en tierra”. “Es mejor tolerado por la persona porque en el piso igual se hacen ejercicios, pero se tendrá la gravedad en contra y eso hace que se genere un esfuerzo mayor”, sostiene.

 
No hay cura, pero sí alivio
 

Aunque depende mucho del paciente, su tolerancia al dolor y el grado de fibromialgia que esté padeciendo, Daniela Casado menciona que excepto en casos de personas que tienen un dolor ya crónico donde se hace difícil su tratamiento con una terapia única, el aquarelax funciona muy bien.

“Hay pacientes que pueden estar en una etapa sólo con aquarelax y terapia medicamentosa y debieran tener mejoría, al menos esa es la experiencia que hemos tenido, es decir, personas que mezclan terapias de relajación en agua junto con sus remedios y ejercicios de flexibilidad en la piscina andan muy bien con la terapia”, indica a pesar de reconocer que la fibromialgia aún no tiene remedio y por lo tanto, hay que tomar estas alternativas como experiencias de aminoramiento del dolor más que como una rehabilitación total.

 
 
Para la kinesióloga de MEDS, “el uso más importante que se le da al aquarelax y a toda terapia acuática es la liberación articular que ocurre por la poca presión en las articulaciones, lo que logra que la musculatura se relaje. Se utiliza para beneficiar a pacientes con patologías reumáticas y no es recomendable en personas hipotónicas (debilidad muscular) como aquellos que padecen de esclerosis múltiple”, afirma.
 

Otro punto a considerar, esta vez con respecto a la temperatura del agua, es explicado por la especialista quien dice que con sólo meterse a la piscina, “se estarán estimulando los receptores – de temperatura y presión - de la piel. De esta forma uno pasa a competir en las vías que llevan el dolor con estos estímulos, entonces, hay tantas aferencias cutáneas que son de estímulos sensoriales a nivel de la piel por el calor y la presión, que el dolor va disminuyendo”, explica.

“Terapias de este tipo no se pueden hacer en una piscina que tenga menos de 33 grados, porque no vas a lograr relajar al paciente, al contrario, va a pasar frío y lo único que se va a conseguir es que se contraiga más y que empiece a tener contracturas musculares, o sea el efecto contrario al que se quiere llegar”, manifiesta.

En cuanto a diferencias que se puedan establecer entre el aquarelax y otras hidroterapias como el watsu, Daniela Casado dice que si bien los principios pueden ser los mismos, en este método destacan “las tomadas” o manera que se tiene de movilizar por el agua al paciente.

Aquí se emplean cojines flotadores que se colocan en la cervical y también en las extremidades y que permiten de alguna forma que la persona flote libremente por la piscina sin tanta contención (sino más bien guía)  por parte del terapeuta.

En este contexto, dice que lo recomendable es que el aquarelax para pacientes de fibromialgia se realice en un comienzo tres veces por semana en sesiones de 45 minutos para luego someterse a evaluación y así verificar qué tipo de resultados se han evidenciado.

Por último, hace mención a que esta terapia puede dejar a muchos pacientes con un relajo tal que les puede producir mareos, bajas de presión y desorientación témporo-espacial. Para ellos, dice, es aconsejable que luego de la sesión caminen lentamente y realicen algunos ejercicios de coordinación dentro del agua antes de salir. En caso de mareo, una breve ducha con agua helada es lo más recomendable.

 
Punto Vital Octubre 2010 ©
 
Artículos Relacionados
Watsu: salud a través del agua
Sanación a través del masaje
Para que el dolor cese