Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
Estudio español dice que fármacos antioxidantes no ayudarían al antienvejecimiento
 
Los antioxidantes, ¿armas de doble filo?
En su libro de divulgación científica “Inmortales y perfectos”, el médico español Salvador Macip menciona entre otras cosas que “no hay ningún fármaco capaz de frenar el envejecimiento, ni siquiera los famosos antioxidantes”, de los que además apunta serían nocivos para la salud.
 
Carla González C.
 

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha mantenido una lucha constante con los años, la senectud y la forma en cómo retrasar el envejecimiento. Así, la inmortalidad al parecer es un tema que atrae a muchos y en base a esta inquietud, muchas empresas elaboradoras de fármacos han desarrollado en laboratorios suplementos que asegurarían a las personas vivir mucho más tiempo.

A partir de aquello el científico especialista en genética molecular, doctor Salvador Macip, planteó que a pesar de la gran gama de antioxidantes farmacológicos que existen actualmente en el mercado, ninguno de estos sería efectivo y más aún, asevera que muchos de ellos serían perjudiciales para la salud de quienes los consumen.

Las aseveraciones de este médico que ha estudiado el cáncer, la oxidación y el envejecimiento celular por nueve años y que actualmente se desempeña como director del laboratorio de Mecanismos de Muerte Celular en el departamento de Bioquímica de la Universidad de Leicester (Reino Unido), llegaron a nuestro país a través de algunos medios de comunicación, quienes masificaron esta noticia, lo que sin duda causó más de una inquietud.

Punto Vital se contactó con el doctor Macip quien desde Inglaterra contestó a nuestras interrogantes con respecto a este estudio y de esa manera pudimos conocer un poco más acerca de su investigación.

Uno de los postulados que definitivamente causa más impresión por parte del científico es aquel que habla acerca de la venta de antioxidantes, vitaminas y hormonas en forma de suplementos, los que hoy se ofrecen como “la panacea” en contra del envejecimiento.

Según el médico esto no sería precisamente “un invento” por parte de la industria, pues “la investigación en el tema del antienvejecimiento se está llevando a cabo en laboratorios líderes en todo el mundo y los resultados obtenidos hasta ahora son sólidos y muy interesantes (…) pero aún nos quedan cosas por descubrir. El objetivo es conseguir entender por qué envejecemos y quizás encontrar la forma de frenar o mejorar los síntomas asociados” a esta etapa de la vida.

Sin embargo, comenta que “lo que sí es cierto es que estamos viviendo una precipitación en los que se refiere a la comercialización de estos productos relacionados con estos descubrimientos”. De esta manera, continúa, “están llegando a los consumidores sustancias que se venden como terapias antienvejecimiento que no se ha demostrado aún científicamente que tengan ninguna utilidad”.

 
Con respecto a la opinión de sus pares, el especialista en genética molecular dice que lo de él no es un punto de vista único o nuevo, de hecho afirma que “la mayoría de los científicos que trabajamos en el campo del envejecimiento pensamos de manera similar”.
 
Antioxidantes: ni positivos ni negativos
 

A pesar de los dichos del doctor Macip acerca de la nula e incluso desfavorable influencia de los antioxidantes, es él mismo quien sostiene que “aún no hay estudios que demuestren sus posibles efectos negativos en humanos”.

No obstante recalca “que tampoco hay pruebas de sus efectos positivos”, por lo que la responsabilidad en la venta de estos productos es muy importante, pues tal como menciona, “a diferencia de los fármacos, los suplementos dietéticos no tienen que pasar por ciertos controles antes de poder ser comercializados”.

Para algunos, las dudas con respecto a este estudio se incrementan cuando por otro lado se lee casi todos los días acerca de las innumerables cualidades que poseen los antioxidantes y de la recomendación a consumir estas sustancias para una mejor calidad de vida.

 
     

A raíz de esto, el autor de “Inmortales y perfectos” manifiesta que si bien la teoría científica acerca de que “el envejecimiento lo causa un incremento en la oxidación” se postula hace ya un buen tiempo, “hay resultados recientes que la están poniendo en entredicho”. Es por eso que sentencia que “no podemos asegurar que oxidación es igual a envejecimiento. Hace falta más estudios”, sentencia.

Entonces, Macip menciona que sabiendo lo anterior, “es prematuro confiar en ciertas cualidades antienvejecimiento de los antioxidantes hasta que no se aclaren los principios teóricos en los que se basa esta suposición”. Además agrega que “en algunos casos se ha visto que los antioxidantes pueden agravar ciertos cánceres”, ya que como explica, los radicales libres (oxidantes) son usados por las células para protegernos de estas patologías.

 
El doctor Salvador Macip siente que no es necesario abandonar la idea del antienvejecimiento, ya que se ha acumulado con el tiempo mucha información acerca del tema. “Hay científicos que creen que hasta podríamos conseguir la inmortalidad”, comenta y añade que “por desgracia de momento lo que podemos hacer es mínimo, aparte de llevar una vida sana y sin excesos”.
 

Frente a la interrogante de qué es entonces lo que sucedería con el consumo de alimentos ricos en las sustancias que expone (en vez de usar los suplementos), el científico español explica que “los antioxidantes se encuentran en los alimentos normalmente a concentraciones mucho más bajas de las que se estudian en el laboratorio”.

Por esta razón, afirma que “uno de los problemas de definir una posible terapia antienvejecimiento basada en antioxidantes, sería encontrar qué dosis de la sustancia sería necesaria para conseguir un efecto”.

 
Consuma antioxidantes, pero a través de los alimentos
 

Consultamos a la nutricionista, candidata a Doctor en Nutrición y Alimentos y docente del Departamento de Nutrición y de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Anna Christina Pinheiro, acerca de la investigación hecha por el doctor Salvador Macip para conocer cómo en nuestro país se maneja el tema de los antioxidantes y su uso por parte de la población.

A modo de introducción, Anna Pinheiro menciona que los antioxidantes “son sustancias que en general están presentes en nuestra alimentación y cuya principal actividad es combatir los radicales libres”. Además, indica que existen otros compuestos denominados de igual manera y que cumplen con otras funciones en nuestro organismo, como lo son el “actuar en procesos patológicos mejorando el estado de ésta”, define.

 
Anna Christina Pinheiro indica que “muchas veces los antioxidantes son vistos como el milagro que te salvará la vida y no es así”, indica. Es por eso que es muy importante que la información acerca de estos temas provenga de fuentes adecuadas y de la orientación de un profesional en el área.
 

Para la nutricionista, lo óptimo que debiera ocurrir en el organismo de las personas es que haya un equilibrio entre oxidantes y antioxidantes, pues tal como afirma “necesitamos de los radicales libres porque también están involucrados en el proceso de defensa de nuestro cuerpo contra distintos patógenos”.

Frente a la consulta de si efectivamente los antioxidantes serían capaces de retrasar el envejecimiento celular, la docente de la Universidad de Chile manifiesta que “esto es relativo”, ya que este proceso ocurre a través de diversos factores y en ese sentido, estos compuestos “pueden actuar disminuyendo, por ejemplo, la oxidación de los lípidos y proteínas o del propio DNA, presente en nuestras células”, cuenta.

 
     

A pesar de las cualidades que se mencionan con respecto a los antioxidantes, Anna Pinheiro dice que no por estas virtudes “significará que si consumo una cantidad enorme de ellos no envejeceré nunca”, sino que más bien, añade, se abrirá la posibilidad de “disminuir la velocidad del proceso” en cuestión.

“No es llegar e ir a la farmacia, comprar cápsulas y tomarlas”, asegura y comenta que hay muchas personas que llegan a las consultas y que dicen estar tomando productos como grageas de vitaminas A, C o E y otros compuestos como el ginseng o guaraná en polvo, entre otros. “Hay mucha desinformación por parte de la gente en relación a este tema”, advierte.

Por otro lado y frente a la aseveración del doctor Macip que dice: “aún no sabemos que los antioxidantes tengan efectos beneficiosos”, la nutricionista discrepa un poco y manifiesta que todo dependerá de los parámetros que se estén analizando y afirma que existen estudios serios que comprueban el efecto beneficioso de algunos compuestos llamados antioxidantes en procesos como la disminución de la oxidación de las LDLs, “uno de los grandes factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares”.

Por último, la especialista menciona que lo más aconsejable es consumir antioxidantes a través de la alimentación y no mediante suplementos (salvo que un médico los prescriba), de los que se ha comprobado que en el caso de las vitaminas A y E ingeridos en forma de medicamentos, afectó negativamente en pacientes con algunos tipos de cáncer. “Lo importante es envejecer con una buena calidad de vida y ésta se puede lograr a través de una alimentación saludable y actividad física constante”, dice.

 

Algunos de los alimentos ricos en antioxidantes y que son llamados funcionales son:
- Berries
- Té verde
- Soya
- Vino tinto

Otros productos ricos en antioxidantes:
- Café
- Especias como la cúrcuma

 
Punto Vital Enero 2010 ©
 
Artículos Relacionados
¡Berries a toda hora!
Té verde, salud sorbo a sorbo
Obstáculos naturales