Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
Las reacciones alérgicas aparecen en su mayoría durante la niñez, pero pueden debutar a cualquier edad
 
Alergias: aquella molesta sensación
Junto con la llegada de la primavera, pañuelos, estornudos, picazón de ojos y sequedad de garganta se hacen parte de quienes poseen alguna alergia estacional. Para contrarrestar los efectos, existen algunas indicaciones simples como mantener la limpieza y otras naturales, como el consumo de alimentos probióticos.
 
Carla González C.
 

Carolina es de aquellas personas que en su niñez no sufrió de las típicas alergias a las que se ven sometidos algunos pequeños. Ni el polen, ni el pasto ni ningún tipo de alimento le provocaban molestias en su organismo.

Sin embargo, llegada la adolescencia comenzó a percatarse de que algunas incomodidades se presentaban cada vez que realizaba ciertas acciones. Sacudir sus muebles por ejemplo se volvió una tortura, pues cada vez que pasaba un paño por la madera, se soltaban pelusas y polvo, cosa que le provocaba interminables estornudos, picazón de  ojos y un fastidioso romadizo.

Otras molestias eran las de sentir, sobre todo en primavera, una suerte de resfrío permanente, pero que al no presentar fiebre ni dolores corporales pasaba a ser simplemente un padecimiento más.

Lo que esta joven no sabía, era que la reacción de su organismo frente a ciertos alergenos – sustancias capaces de inducir a una alergia - era lo que le estaba provocando tantas molestias, el aumento en la compra de pañuelos desechables y el inútil consumo de remedios para la gripe.

El hecho de que recién en la pubertad Carolina haya comenzado a experimentar estas alergias no tiene que ver con la etapa por la que está atravesando. Así lo explica la médico inmunóloga clínica y vicepresidenta de la Sociedad Chilena de Alergia e Inmunología (SCAI), María Angélica Marinovic Mayorga, quien menciona que a pesar de que las alergias se manifiestan en su mayoría durante la niñez, pueden debutar de igual forma a lo largo de toda la vida.

 
Algunos de los síntomas más característicos de las alergias estacionales como la rinitis alérgica son la  picazón de nariz, ojos y a veces del paladar, congestión nasal, mucosidad acuosa y lagrimeo.
 

En cuanto a los motivos del por qué las alergias pueden ser parte de una persona, la especialista afirma que se requieren de varios factores, entre ellos, el genético. “Los pacientes que tienen a uno de sus papás alérgico tienen un riesgo de alrededor de un 25%; si son ambos padres será de un 50% y si los dos tienen la misma enfermedad – por ejemplo los dos son asmáticos – el riesgo es mayor, de un 75% aproximadamente”, destaca.

Otro de los factores que menciona la inmunóloga y que encajan perfectamente con los síntomas que Carolina padece permanentemente es el contacto con el alergeno. “Para hacerse alérgico a algo se necesita de un tiempo de exposición a esa sustancia”, menciona y justamente es ese periodo de contacto – cuando la joven hace el aseo en su pieza - el que le ocasiona las consecuencias antes descritas. Está claro: Carolina tiene alergia al ácaro del polvo.

Al respecto, María Angélica Marinovic cuenta que se necesita de tiempo para que el sistema inmune comience a producir anticuerpos en contra del alergeno. Estos anticuerpos llevan por nombre inmunoglobulina E y reaccionarán al momento de encontrarse con la sustancia causando la reacción alérgica.

 
Tratamientos que se complementan
 

Cuando Carolina se siente muy mal es cuando piensa que el resfrío nuevamente llegó a su vida. Sin embargo, al ver que la congestión nasal, los estornudos y el lagrimeo no cesan en los siete días que debiera durar este estado, se convenció de que la alergia era la que estaba atacando su organismo.

Para poder atender a esta adolescente, existen variados métodos que ayudan a controlar los estados alérgicos, ya sea en forma alópata como natural, a través de algunas terapias y alimentación adecuada.

En este sentido, la vicepresidenta del SCAI menciona que antes de iniciar un tratamiento, primero se debe estudiar al paciente “para saber a qué es alérgico”. Para esto, la profesional comenta que existen herramientas como el test cutáneo o el prick test.

Luego del diagnóstico, Marinovic dice que “se indica el tratamiento, que consiste en el consumo de antihistamínicos y el uso de corticoides nasales”. También puede utilizarse la inmunoterapia, “ésta última se desarrolla según el grado de alergia de la persona y su objetivo es hacer que el paciente se haga tolerante a la sustancia que le causa las molestias”, sentencia.

     
Según la doctora María Angélica Marinovic, existen factores psicológicos que inducen a algunas alergias. Tal es el caso de la urticaria y el angioedema, reacciones que se ven frecuentemente en personas que están pasando por periodos de estrés agudo.
 

En la misma línea de los procedimientos, Marinovic comenta que si bien su experiencia está basada en métodos científicamente comprobados, reconoce que existen contribuciones que provienen desde otras aristas, como por ejemplo, la alimentación.

De esta manera, afirma que el consumo de probióticos – “alimentos con un alto contenido en lacto-bacilos que ayudan a mantener sana la flora intestinal” - es una de las formas naturales que sí poseen pruebas científicas que lo avalan y que pueden ser utilizados para tratar determinados cuadros de alergia, como es el caso de la dermatitis atópica.

La función con la que aporta el probiótico en este tipo de casos es, según la inmunóloga clínica, “producir un desbalance en el sistema inmune”, disminuyendo los linfocitos que favorecen las alergias y aumentando aquellos que ayudan en la defensa contra agentes infecciosos.
 
     

Algunas medidas simples que se pueden adoptar en la vida cotidiana y que previenen de las reacciones alérgicas son:

- Abrir las ventanas de la casa temprano por la mañana y cerrarlas al llegar la tarde, pues es durante las últimas horas del día donde el polen tiende a ingresar en los espacios.

- Al hacer ejercicio al aire libre, procurar el uso de anteojos que protejan la conjuntiva ocular.

- Luego de realizar alguna actividad, en el caso de los niños y los juegos en el pasto, ducharse para eliminar todos los residuos de polen, ya que tienden a quedarse impregnados en la ropa, el pelo y el cuerpo.

- Eliminar todo lo que acumule polvo, como las alfombras muro a muro; hacer aseo profundo todos los días; no limpiar con plumero sino con un paño húmedo; no tener peluches ni libros en la pieza e intentar lavar las cortinas lo más seguido posible, entre otros.
 
Punto Vital Octubre 2008 ©
 
Artículos Relacionados
¿Qué son y por qué es importante consumir alimentos probióticos?
La maca: un alimento sagrado que cura
Veneno que alivia
La apiterapia en una charla magistral