Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SALUD

 
 
Una terapia natural que puede ser auto aplicada en casos de urgencias
 
Acupresión: un botiquín de conocimientos
Derivada de la acupuntura, la acupresión es una terapia milenaria que reemplaza la utilización de la agujas por los dedos índice y pulgar, los que al presionar algunos puntos definidos, funciona como una natural autocuración en caso de ciertos padecimientos como el dolor de cabeza o el hipo.
 
Carla González C.
 

Estar en medio de una multitud sufriendo de dolor de cabeza, trabajar horas de pie acompañada de molestias menstruales, sufrir de hipo en alguna situación poco adecuada o marearse durante un viaje, parecen ser cosas que no podemos remediar. Sin embargo, una técnica milenaria china de la cual poco se conoce puede ayudarnos a mejorar todos estos problemas, siendo nosotros mismos, los artífices de esa sanación.

De esta forma, la acupresión – terapia que se desprende de la acupuntura – contribuye para este tipo de “tratamientos caseros” y así funcionar sobre nuestro organismo para poder liberar a la persona de ciertas perturbaciones.

El profesor y reflexólogo clínico, Kamel Dib (www.escueladereflexologia.cl), comenta que esta técnica se enseña en los colegios chinos como una asignatura más y que su fácil aplicación permite que desde muy niños, los asiáticos la tengan como una herramienta de recuperación natural, “para ayudarse a sí mismo y a los demás”, sentencia.

 
El reflexólogo clínico, Kamel Dib, destaca que la acupresión es una solución de urgencia, que al ser de fácil aprendizaje, puede ser utilizada por las personas para apaciguar ciertos dolores. Sin embargo, aclara que en el caso de tratamientos terapéuticos, estos siempre deben hacerse bajo la disciplina de la reflexología.
 

La mayor cualidad de la acupresión, en palabras del terapeuta, es la facilidad con la que se puede aprender, “no se necesita de mayores conocimientos médicos o de alguna formación especializada. No reemplaza a la medicina alópata, pero sí la complementa, pues se puede incurrir en esta técnica sencilla en casos de urgencia y así atenuar o quitar dolores, equilibrar y armonizar el sistema energético del cuerpo”, explica.

A diferencia de la acupuntura, que ocupa alrededor de setecientos puntos ubicados en el cuerpo, en la acupresión se emplean aproximadamente veinte (basados en los mismos que ocupa la terapia con agujas) y según Kamel Dib, “no se necesita ser experto para practicarla” y aún cuando no se sabe por qué existe un punto específico para cada dolencia, dice que “todos los intentos para explicarlo resultan insatisfactorios y contradictorios. Al respecto, los sabios chinos sólo dicen, no sabemos como actúan las terapias chinas. Sólo sabemos que actúan”, explica.

El reflexólogo clínico hace hincapié en que la acupresión no “sanará por ejemplo una artrosis, pero sí quitará o atenuará el dolor”, ayudando de manera fácil y positiva. “Por eso que la gente no la toma en cuenta, pero ciertamente es muy efectiva”, sentencia.

 
“Todo tiene que ver con todo”
 

El terapeuta y creador de Tao Shiatsu Chile Digitopuntura, Alejandro Cohen, cuenta que el origen de técnicas como la acupresión o la digitopuntura es el masaje, el que a su vez, comienza a masificarse gracias a las familias chinas y su trato entre ellos.

Al respecto, narra que estos clanes conformados por grandes grupos, acompañaban a los adultos mayores – muy respetados en aquella cultura – en sus últimos días y lo hacían abrazándolos cálidamente mientras con sus manos les hacen cariño. “Eso producía mucha calma, mucha tranquilidad”, afirma.

     
El terapeuta Alejandro Cohen afirma que “todo acto verdadero, auténtico y honestamente amoroso, puede mover el mundo. Lo que pasa es que uno le da la dirección”.
 

De esta forma y luego de muchos años, se comenzó a masificar la técnica del masaje con la formación de escuelas, una de las más antiguas es la Tui na. No obstante, Cohen resalta el carácter amoroso con el cual comenzó todo, “se empezó a relacionar con el afecto, con el amor. Uno puede toquetear y hacer muchas cosas, pero si no se está conectado con la parte más amorosa, es difícil”, manifiesta.

El terapeuta de tao shiatsu coincide con Kamel Dib al mencionar que todo parte de la acupuntura como gran punto de referencia para terapias posteriores, pero igual de milenarias, como es el caso de la acupresión. A partir de esta aseveración afirma que a su juicio, esta terapia natural “es sencillamente una especie de traducción de la digitopuntura o todo lo que tenga que ver con la manipulación manual vinculada al tratamiento de enfermedades”.

Con respecto a los puntos ocupados en acupresión, Alejandro Cohen dice que “uno se queda pegado con la idea de que si yo presiono aquí pasará algo específico y que allá corresponde al pulmón y acá al corazón. No hay misterio, pues todo tiene que ver con todo”, indica.

En esta misma línea, el terapeuta menciona que desde el punto de vista del tao shiatsu, la auto práctica no existe, “es como el cuento del escorpión”, advierte y agrega que alguien en este caso un terapeuta debe ponerse al servicio del paciente para ver qué es lo que le pasa y tratarlo así de manera holística, dejando en segundo plano el síntoma (hecho que en la acupresión es el motivo principal).

 
Aprendiendo la lección

De entre todos los puntos donde la acupresión ejerce su trabajo, algunas técnicas que pueden practicarse con facilidad son:

Para el malestar que causa la tos o el asma, presione suavemente en el punto indicado (donde se miran de frente las clavículas, en el hueso que da inicio al esternón) unas veinte veces y respire profundo para verificar que haya una mayor capacidad pulmonar.

Para la tensión muscular cervical, presione los puntos indicados en la figura en ambos lados. Al principio hágalo de manera suave y luego aumente la presión. Repita unas veinte veces.

En caso de dolor de cabeza, debe haber una presión rítmica sobre el punto que se muestra en la figura de la mano – izquierda o derecha – durante cinco minutos y con la presión del dedo pulgar.

La presión de este punto también puede ayudar a otros malestares como el que causa el síndrome menstrual.

Presionar en forma suave, pero constante sobre este punto ubicado a tres dedos del ombligo, permite ayudar en situaciones de calambres y dolores estomacales. Lo ideal es practicarlo en posición de reposo.

Éste es un punto de estímulo para el cansancio. Presione fuerte con la uña del pulgar. Puede repetirse en una pequeña rutina y los efectos duran aproximadamente una hora.

 
Punto Vital Noviembre 2008 ©
 
Artículos Relacionados
Masaje ayurvédico, en busca del equilibrio
Agujas para una mejor calidad de vida
Shiatsu: confiando en el poder de las manos