Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 

La práctica de ejercicio es vital para lograr buenos resultados en tratamientos estéticos

En estética no existen recetas mágicas
Creer que basta con un par de sesiones en un centro de estética para lograr bajar de peso y tener una figura más estilizada es un error que muchas personas cometen a la hora de intentar reducir un par de tallas. La actividad física y una buena alimentación son factores que se deben considerar.
Carla González C.

Bajar de peso en esta fecha es sin duda, uno de los objetivos que persigue gran parte de las personas que quieren llegar al verano con una figura más esbelta y liviana para las vacaciones. Sin embargo, pocas toman conciencia de lo que significa ponerse en forma de manera saludable y no trabajan por lograr resultados reales y que se extiendan más allá del verano.

Uno de los errores más comunes es creer que los tratamientos de estética – muchos de ellos muy efectivos – son suficientes para conseguir resultados (ojalá inmediatos), pero lo cierto es que no basta con los masajes reductores, la aplicación de cremas y otras tecnologías, pues uno de los elementos fundamentales en este proceso es la actividad física, esfuerzo que no muchos están dispuestos a realizar.

Para la cosmetóloga y esteticista Miriam Orellana (www.miriamorellana.cl), “creer que el tratamiento va a lograr que la persona adelgace sin esfuerzo es el error más común porque el tratamiento de estética va a mejorar formas, reducirá centímetros, tonificará la piel y atenuará la celulitis, pero la única manera en que efectivamente se adelgace al momento de realizar un tratamiento es acompañarlo con una alimentación baja en calorías y una rutina periódica de ejercicio”.

La misma opinión tiene Eladio Soto, quiromasajista terapéutico y deportivo quien afirma que “la ventaja de acompañar un tratamiento de estética con ejercicio es que aparte de mejorar el aspecto – que es lo que se busca principalmente – mejora la calidad de vida y la salud”.

Para Miriam Orellana “no basta con un tratamiento de estética para reducir de peso. Hay que hacer cambios en la alimentación y ejercitarse”.

Según cuenta la cosmetóloga, es muy común que las personas quieran – a través de procedimientos como los masajes reductivos u otras tecnologías – “entregar toda la responsabilidad de la reducción del peso a quienes trabajamos en estética. Por eso se debe ser claro desde la primera sesión y mencionar que el desafío es mutuo y que el tratamiento si no se lleva a cabo junto al paciente, sólo se lograrán mejoras visuales y no de peso”.

Ejercicio cardiovascular: el más indicado

Con respecto a cuales son los ejercicios más recomendados para complementar de buena manera un tratamiento de estética, el licenciado en Ciencias de la Actividad Física y personal trainer de MEDS, Daniel Casanova, cuenta que “lo mejor es realizar ejercicios de carácter aeróbico como bicicleta, caminar o trote, si es que la persona posee una buena condición física”.

La idea, agrega, es que esta rutina “sea complemento (del tratamiento estético) para generar gasto energético que ayude a disminuir el peso”, pero siempre teniendo cuidado con “las zonas tratadas con masajes u otros procedimientos, ya que es ideal no hacer trabajos específicos para esas áreas y complementar con ejercicios enfocados en otros grupos musculares”.

Similar es la opinión de Eladio Soto quien afirma que ejercicios como la bicicleta estática son muy buenos, debido a que son de bajo riesgo y no tienen mayor dificultad el practicarla. “En general, en todo tipo de tratamiento se requieren cuidados y mantenciones mensuales. Las personas suelen relajarse después de obtener resultados, los que nos son permanentes, sino que sólo duran una temporada sobre todo si el individuo no se cuida”, asegura.

 

Para Daniel Casanova, la importancia de practicar actividad física en estos casos es “básicamente debido a que la mayoría de los tratamientos estéticos son para reducir tallas a través de masajes y cremas especiales; por eso es necesario complementar con ejercicio regular para obtener mejores resultados”.

Si el deporte o las actividades físicas, en este caso cardiovasculares, no son tomados en cuenta – dice el profesional de MEDS – lo más probable es que “rápidamente se recupere la apariencia previa al tratamiento, debido a que los resultados son pasajeros y no perduran si no están acompañados de dieta y ejercicio”.

Pese a lo anterior, Miriam Orellana asegura que con el paso del tiempo, “las personas han entendido la diferencia entre tratamientos reductivos y los para bajar de peso, pues pese a que parecieran ser lo mismo, no lo son y si se complementan se pueden lograr muy buenos resultados”.

Punto Vital Noviembre 2012 ©
 
Artículos Relacionados
¿Quiere verse bien? Entonces revise su menú