Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
Cuidados especiales para evitar esas incómodas molestias
 
Pongamos atención a nuestros pies
Tome nota de estas recomendaciones y disfrute de pies sanos y relajados.
 
Equipo Redacción Punto Vital
 

Dentro de las precauciones que debemos tener con nuestro cuerpo, el cuidado de los pies resulta fundamental. Se trata de nuestros elementos esenciales, con los que caminamos y nos transportamos desde la niñez a la adultez y si no ponemos atención en ellos, podemos sufrir molestas consecuencias.

Por lo general, cuando aplicamos tratamientos de belleza y relajación en nuestro cuerpo, una de las partes que dejamos para el final –e incluso olvidamos- son nuestros pies. Pues se debe tener presente que ellos también requieren de cuidados especiales.

La kinesióloga Fernanda López, entrega algunos tips en los que debemos poner atención para que apliquemos algunos cuidados específicos en esta zona tan importante de nuestro cuerpo:

Higiene: los pies luego del lavado diario deben ser secados cuidadosamente, sobre todo entre los dedos para prevenir la proliferación de hongos.

Uñas: estas se deben cortar más bien rectas para evitar que los bordes se "encarnen" y provoquen molestias al caminar.

Personas con diabetes: el cuidado de los pies es de vital importancia, ya que por un lado existe una disminución de la sensibilidad y, por lo tanto, pueden no darse cuenta a tiempo y producirse alguna lesión que, además, demora más en mejorar debido a la deficiente cicatrización y el consecuente riesgo de infección que presenta.

 

Se trata de nuestros elementos esenciales, con los que caminamos y nos transportamos desde la niñez a la adultez y si no ponemos atención en ellos, podemos sufrir molestas consecuencias.

 

Alteraciones más frecuentes

 

Por el gran esfuerzo que realizamos a diario y el poco cuidado que les otorgamos, los pies sufren varios tipos de alteraciones (algunos vienen de nacimiento y otros se acentúan con el paso de los años):

 

Pie plano longitudinal: es el que más comúnmente conocemos y corresponde a la disminución del arco del pie visto desde su cara interna.
Pie plano anterior
: es la disminución del arco anterior del pie, aquel que se encuentra entre el primer y quinto dedo.
Hallux valgus
: también conocido como "juanete".
Dedo en martillo
: es la deformación en flexión de los dedos, principalmente el segundo y tercero y comúnmente asociado al Hallux Valgus (juanetes).
Espolón calcáneo
: corresponde a una proliferación ósea del hueso calcáneo o talón que puede producir importante dolor en la marcha o caminar.

 

 

La elección del calzado
 

Es un tema que no podemos dejar al azar, toda vez que ya hemos conocido las alteraciones que pueden sufrir nuestros pies, por ello, la kinesióloga Fernanda López explica que “en la elección del calzado debemos poner atención en lo que tiene que ver con el tipo de actividad que realizamos, el tipo de pie que tenemos, las alteraciones en el resto del esqueleto, la  edad que tenemos y también, la comodidad y estética”.

Considerando algunas características esenciales, debemos poner atención en que el material de fábrica del zapato sea preferentemente respirable. En ese sentido debemos considerar el uso de cueros y ciertas fibras sintéticas que presentan esas características.

La forma debe ser tal que evite que el dedo gordo se incline hacia los otros provocando el "Hallux valgus" o juantene, por lo tanto, los zapatos muy angostos en la punta usados en forma reiterativa podrían favorecer la aparición o exacerbación de esta deformidad.

 
 

Asimismo, los tacos altos pueden ser perjudiciales dependiendo de la altura. Si esta es por sobre los cinco o seis centímetros, la altura hace que aumente la descarga de peso hacia la mitad anterior del pie, lo que puede propiciar la formación de pie plano anterior. “Además de influir en la posición de la columna vertebral, generando anomalías como la lordosis (curvatura anterior de la columna a nivel de la cintura), por lo tanto, alguien con hiperlordosis debiera privilegiar el uso de zapatos con taco bajo a medio, pero no alto” ejemplifica la kinesióloga.

Con respecto al ancho del taco, se debe tener en cuenta que mientras más angosto es más inestable, algo que toma especial importancia en personas mayores o con algún problema de equilibrio o inestabilidad, ya que es un riesgo de caídas y/o esguinces.

En la práctica de deportes de impacto como el trote, se deben ocupar zapatillas con buena amortiguación, de las muchas que se venden en el mercado que, si bien suelen ser más caras, nos evitarán importantes lesiones, como tendinitis y fascitis plantar, entre otras.

Por último, también es recomendable mencionar  que ante cualquier molestia que se manifieste en forma reiterada, ya sea al caminar o en alguna práctica deportiva, se debe consultar con un traumatólogo, ya que puede tener solución, ya sea con la indicación de una plantilla, de un tratamiento kinésico o una recomendación específica para esa dolencia.


Punto Vital Julio 2007 ©
 
Artículos Relacionados
Consejos de belleza con productos 100% naturales