Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
Esta cirugía puede dejar huellas en el cuerpo que necesitarán de más intervenciones
 
La piel después del bypass gástrico
Disminuir la talla considerablemente es probablemente, un sueño para muchas personas que padecen obesidad mórbida. No obstante, uno de los pendientes en la baja de peso es el estado en que queda la piel, otro problema igual de difícil de tratar.
 
Carla González C.

Actualmente, cirugías como el bypass gástrico se presentan como la única solución para que quienes padezcan de la llamada “epidemia del siglo XXI” (la obesidad), logren una figura esbelta y más saludable.

Sin embargo, es importante saber qué sucede por fuera luego de un bypass gástrico, esto pues esta intervención también deja consecuencias en la piel, las que en algunos casos es necesario intervenir para moldear lo que, de ahora en adelante, “sobrará”.

Con respecto a lo que sucede luego del bypass gástrico, el médico especialista en cirugía plástica y reconstructiva de la Red Salud UC, doctor Rodrigo Contreras, dice que los cambios más evidentes están directamente relacionados con la baja de peso.

Así, menciona que entre esos cambios están “la evidente laxitud, las estrías que se notan más y el tejido que cuelga en lugares donde antes estaba rellenito”.

Por otro lado, comenta que hay otros cambios que se hacen menos evidentes, pero que de igual forma son de importancia. Estos, dice, “son derivados de la desnutrición relativa y que se acentúan más si los pacientes operados no siguen las instrucciones al pie de la letra, como tomar los suplementos nutricionales recomendados (vitaminas y minerales), así como mantener un régimen de ejercicios constante”.

Según el doctor Contreras, los signos más frecuentes en la piel de los pacientes luego de un bypass gástrico son “el cambio de la calidad de la piel, sequedad, aparición de descamación y pequeñas heridas, además de la posible activación de enfermedades previas de la piel como psoriasis, dermatitis seborreica, etcétera”.

Eliana Reyes, médico cirujano y especialista en nutrición clínica dice que luego de la intervención hay una clara disminución de la ingesta de alimentos, lo que “produce en las personas, cambios de tipo físico y emocional”.

En cuanto a los cambios físicos dice que “obviamente está la baja de peso, que no sirve de nada si el paciente no asocia esto con, por ejemplo la realización de actividad física y eso es porque no sólo pierde grasa, sino que también mucha masa muscular y por esa razón la gente se ve tan suelta, desanimada y fatigada”.

Por otro lado, la especialista afirma que la mala absorción que adoptan las personas con bypass gástrico también trae consecuencias a nivel dérmico. En ese sentido, dice que el hecho de no absorber de buena manera las vitaminas liposolubles ni la grasa, provoca que “la piel se vea seca, descamada y de fácil ruptura. Eso lamentablemente es por falta de ácidos grasos esenciales y también de las vitaminas liposolubles, como la A, B, E y K”, sostiene.

En cuanto a los cambios emocionales, la especialista comenta que mientras hay muchas personas que luego de la operación elevan su autoestima y se sienten mucho mejor con su nueva figura, hay otros que se sentirán extraños dentro de este “nuevo cuerpo”. En esos casos, afirma que “hay un cambio en la imagen corporal y en ese sentido hay personas que no se identifican y por eso que es tan importante el apoyo del psicólogo”.

La doctora Reyes menciona que si bien en un principio todos quienes rodean al paciente lo felicitan por su cambio estético, luego de que la cantidad de kilos menos es muy evidente, las llamadas de atención se hacen presentes. Así, quienes antes los alababan ahora les llaman la atención y alertan sobre posibles trastornos alimenticios. “Con eso los vuelven a hacer sentir enfermos”, cuenta.

 
Todo depende del tipo de piel

Con lo anterior, es claro que el cambio más brusco que experimenta un paciente con bypass gástrico se evidencia en su piel, tejido que se ve afectado por la pérdida de los kilos, manifestándose con la clásica imagen de la flacidez en brazos, piernas y abdomen.

Al respecto, la doctora Reyes dice que a pesar de que pareciera que todos los pacientes terminan acudiendo nuevamente al quirófano, esto no es así, ya que “hay pieles y pieles y en general, la gente joven que hace ejercicio desde el principio no queda tan suelta y de hecho uno puede ver personas que han bajado 40 kilos y donde prácticamente no le sobra nada”, asegura.

Distinto es el caso de aquel que por su edad y otros factores como la maternidad y el sedentarismo no corre la misma suerte. Eso pasa generalmente con las mujeres que han sido madres cuyas mamas – en palabras de la médico – “quedan hechas un desastre, porque con esa baja de peso tan severa queda todo caído; ellas tienen que someterse a cirugías reconstructivas”, dice.
 

Es por esto que se recomiendan ejercicios de fortalecimiento muscular más que rutinas de aeróbicos y que contemplen brazos, piernas, muslos, abdomen y glúteos para así tener menos probabilidades de necesitar una cirugía estética para moldear su cuerpo.

El doctor Rodrigo Contreras en tanto menciona que pensar que la mayoría de los pacientes debe pasar nuevamente por el quirófano tras un bypass gástrico para así arreglar la estética de su piel es un error, puesto que “en la gran mayoría de ellos vemos que la piel se retrae de forma espectacular y eficaz”.

En ese contexto, dice que son tan buenos los resultados que “la minoría, cerca de un 15 a un 20% podría ser candidato a tratamiento quirúrgico”. Según sus palabras, la forma y lugares donde la piel se retrae y tener o no la necesidad de una intervención es muy individual, pero pese a eso subraya que “el ejercicio, el control médico y la dieta adecuada son las mejores formas de recuperarse después de una cirugía bariátrica” en estos momentos tan popular como el bypass gástrico.

Punto Vital Octubre 2013 ©
 
Artículos Relacionados
¡Qué feas rayitas!