Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
El cutis también requiere de cuidados durante el invierno
 
El frío y su daño en la piel
Llegó el invierno y con él las bajas temperaturas. Acostumbrados a concebir el cuidado de la piel solamente durante la época estival, poco conocemos de la forma en cómo debemos mantener nuestro cutis para que así las inclemencias del tiempo no calen hondo.
 
Carla González C.
 

Conocemos muy bien los daños que produce el sol en nuestra piel. Lo mismo con el deterioro que causa el cloro del agua de la piscina o la sal del mar en la playa. Pero, ¿sabemos cómo incide el frío, el viento y los bruscos cambios de temperatura en nuestra cara, labios, rodillas o manos?

El invierno es quizás considerado como una estación del año inofensiva, en la que difícilmente podremos encontrar algún factor negativo. Además, como estamos más arropados y con casi nada de piel expuesta al exterior, menos consideraciones se tendrá con éste, el llamado tercer pulmón.

Lo anterior denota la falta de información con respecto a cómo debemos cuidar nuestra piel durante el año, sin importar la estación por la que estemos atravesando o si está o no el sol sobre nuestras cabezas.

“La piel es nuestra barrera de contacto con el medio ambiente”, expresa la doctora María Alejandra Martínez, dermatóloga del centro médico Integramédica de la comuna de Las Condes. Para completar su aseveración menciona que será por esta relación directa con el exterior, el por qué la piel estará “expuesta constantemente a los cambios que en él se producen, como lo son el sol del verano o el frío del invierno”.

 

La dermatóloga menciona que con el paso del tiempo “la sociedad tiene más conciencia de la necesidad de proteger la piel del sol veraniego para prevenir el fotoenvejecimiento y el desarrollo de cánceres cutáneos”. Al contrario, sentencia, es lo que pasa durante el invierno donde “esta parte del cuerpo se convierte en una gran olvidada”.

 

Durante los meses de frío, se vuelven más notorios algunos factores que son propios de la estación y que en palabras de la especialista, “afectan en forma negativa a la piel”. Dentro de ellos, menciona “el frío, el viento, la humedad, los cambios bruscos de temperatura ambiental y la sequedad producida por la calefacción”.

Para la doctora Martínez, este conjunto de factores provocan – entre otras cosas – “una gran deshidratación que se traduce en una piel seca, descamada y fisurada”, características que con el paso del tiempo provocarán en la piel un envejecimiento mayor.

En esta misma línea, sentencia que estas consecuencias se manifiestan tanto en hombres como en mujeres y que serán los niños y los adultos mayores los más perjudicados, esto pues “su piel suele ser más seca”.

 

¿Bloqueador en invierno?

 

Para la dermatóloga de Integramédica, la mayoría de las personas creen equivocadamente que durante el invierno la piel no requiere de tantos cuidados, ya que al no manifestarse el sol con la misma fuerza que en verano, no hay necesidad de – por ejemplo – la utilización de un bloqueador solar.

No obstante, afirma que es de suma importancia protegerse y hacerlo bien, “sobre todo si se practican deportes de invierno como el esquí, en el que la radiación ultravioleta se multiplicará por el efecto de la reflexión de la luz. Aquí la nieve actúa como un espejo que multiplica la radiación UV que recibimos”, advierte.

Por esta razón, se recomienda usar protección solar en las áreas expuestas, principalmente en la cara, las manos y los labios.

 

Algunos consejos

 

Por otro lado, la médico entrega algunas recomendaciones que considera básicas con el objetivo de que las personas puedan proteger su piel en estos meses de frío.

Al respecto comenta que es necesario “hidratar adecuadamente todo el cuerpo con cremas, especialmente cara, manos y labios”, pues son estas tres partes las que están más expuestas a las bajas temperaturas. Para lograr este objetivo, menciona a aquellos productos que contengan urea, sustancia que permite retener el agua en la piel.

Otro consejo es realizar “duchas cortas y evitar el agua muy caliente”. Además, es sugerido el uso de “jabones humectantes para evitar la sequedad de la piel” y tratar de protegerse con ropa apropiada, protectores solares y cremas hidratantes del sol, el viento, el frío, la humedad y las radiaciones ultravioleta.

 
 
Por último, la especialista aconseja “instalar humidificadores de ambientes y evitar los cambios bruscos de temperatura”. También considera relevante la realización de una revisión dermatológica completa, para así “descartar la aparición de lesiones cutáneas malignas o premalignas”.

 

Protección natural
 

Por su parte, María Antonieta Aravena – dueña de la tienda Sabiduría Natural (www.sabidurianatural.cl) – el invierno es una época donde “debemos proteger y nutrir nuestra piel y el cabello”, ambas zonas sensibles a los cambios climáticos.

Para lograr esto, sentencia que uno de los consejos es utilizar algunos principios activos como el aceite de oliva, maíz, almendras, lino, trigo y onagra, los que tendrán la finalidad de ser una natural protección nutritiva para la piel.

Según sus palabras, los beneficios de estos elementos se deben a “la presencia de aceites ricos en glicéridos, vitamina E, ácidos grasos esenciales, lectinas”, entre otros.

Al mismo tiempo, menciona que otros principios activos de acción emoliente y que ayudan esta vez a retener agua manteniendo así una adecuada hidratación de la piel, son las plantas ricas en mucílagos, pectinas y almidón. Entre ellas destaca al nogal, lino, ortiga blanca, hamamelis, escaramujo, zarzamora, rosa roja, llantén, violeta, etcétera, las que de acuerdo a sus palabras, “forman una barrera protectora sobre la piel, siendo muy indicadas para superficies secas con prurito”.

 

Especiales para proteger de las bajas temperaturas
La dueña de Sabiduría Natural sentencia que hay elementos especiales que pueden ser utilizados para combatir el daño que produce el frío sobre la piel.

A modo de ejemplo dice que las cremas para las manos de aceite de almendras, manteca de cacao y esencia de lavanda; las preparaciones en base a pepinos y leche descremada para todo el cuerpo; hojas de espinaca para la piel irritada y la palta en conjunto con el yogur para el cabello y la piel maltratada por las inclemencias del tiempo, son una muy buena alternativa.

Punto Vital Junio 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Cómo reconocer nuestro tipo de piel para tratarla como se merece
Labios 100% sanos