Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
El uso del Metacrilato en forma indebida puede ser muy perjudicial para la salud
 
Ojo con la belleza de los glúteos
El uso del Metacril es cuestionado por los cirujanos, pues a pesar de que este producto es utilizado en medicina, no se recomienda su infiltración en grandes áreas. El motivo de las cirugías por las cuales se puso de moda esta palabra eran los glúteos, lugar del cuerpo que puede embellecerse con ejercicio y un hábito de vida sana.
 
Carla González C.
 

Durante el año pasado la palabra “Metacril” saltó a la palestra luego de que se supiera su utilización en cirugías estéticas. Mientras en Chile, algunas mujeres intervenidas contaban de los negativos resultados, en Argentina, la prensa comentaba de Solange Magnano, modelo trasandina que falleció luego de ser infiltrada con este producto en los glúteos.

A partir de esas noticias, algunas modelos tratadas con este producto – el que también se utiliza para la fabricación de techos plásticos y muebles – dieron a conocer su experiencia, en donde pudo apreciarse que en sus glúteos, una de las zonas más llamativas del cuerpo femenino, sólo destacaban hematomas y cototos, esto por efecto de la explosión del producto dentro del tejido.

“La alimentación que nutre de antioxidantes al cuerpo, donde están especialmente las frutas, verduras y otros que contienen grasas naturales como las semillas, serán muy importantes en el pronóstico de envejecimiento de una persona”, manifiesta.

Por otro lado, la radiación solar una vez más salta a la palestra. En este tema, la profesional afirma que “el sol produce oxidación, envejecimiento de la piel, pérdida de colágeno y elastina”. Además, dice que la radiación solar es acumulativa y va generando un daño a largo plazo, donde una persona que se ha expuesto en forma desmedida al sol, puede que de un año a otro se le presenten arrugas en forma brusca, descompensando así la salud de su piel.

Y dentro de las adicciones que inciden directamente en la aparición de arrugas, el cigarrillo también se presenta como uno de los más nocivos, pues éste “tiene más de 400 contaminantes químicos en el humo y muchos de ellos afectan, ya que son pro oxidantes, intoxican, dificultan la oxigenación y poseen factores que son vasoconstrictores, entre otros”, sentencia.

 

El doctor Claudio Thomas es enfático al mencionar que “no hay ninguna publicación seria y científica, en ninguna revista de cirugía plástica o de medicina del área cosmética, que se refiera al uso del Metacril en relación a su uso en grandes cantidades”.

 

En esta misma línea, el cirujano comenta que si bien el Metilmetacrilato ha funcionado bien cuando se inyecta en zonas pequeñas – y sólo con medidas muy bien reguladas del material y no en cualquier parte - será en las grandes áreas (como los glúteos) donde se ha puesto la voz de alerta y donde de hecho está prohibido su uso.

Además, indica que los tumores inflamatorios involucrados en las reacciones adversas, pueden aparecer de inmediato o en forma tardía. “Pueden pasar dos o tres años sin que la persona note nada, para luego aparecer un fenómeno inflamatorio enorme, con enrojecimiento y apertura de la piel, esto porque el cuerpo tratará de eliminar el material”, asevera.

 

Proliferan las malas prácticas
 

Lamentablemente, el uso del Metacril y en general de todas estas sustancias que se ofrecen bajo la premisa de la belleza y la mejor apariencia, son utilizadas con irresponsabilidad y falta de ética, la que sumada a la ingenuidad e ignorancia de quienes las aceptan, dan como resultado una ecuación que definitivamente no trae buenos beneficios.

Por esta razón, el doctor Claudio Thomas, se muestra muy crítico de su profesión a la hora de conversar de este tipo de temas, donde al parecer nuestro país se muestra muy permisivo frente a algunas acciones médicas que claramente debieran ser más y mejor reguladas.

“Aquí en Chile basta con tener el título de médico cirujano aprobado por el Ministerio de Educación y sacar boletas en el Servicio de Impuestos Internos para ya estar trabajando; lo hagas bien o lo hagas mal”, sentencia.

En este contexto, el cirujano afirma que en nuestro país, “cuando ocupas algo con fines médicos, tienes que tener una autorización del Instituto de Salud Pública (ISP), pero esas autorizaciones y la forma en que acreditan un medicamento no es tan estricto como en otros países. Ése es el problema”, comenta.

En cuanto a este tipo de regulación y específicamente con respecto al uso del Metilmetacrilato, el ISP informó a través de un comunicado de prensa con fecha 30 de septiembre de 2009, que como institución “no ha recibido solicitud de registro de Metacril para uso estético en áreas extensas”, tales como la zona glútea, lugar del cuerpo precisamente en cuestión.

 

A pesar de que los fabricantes de esta sustancia dicen que los efectos nocivos tienen directa relación con la mala utilización del material, un estudio realizado por el médico brasileño Claudio Cardoso de Castro, arrojó que “los problemas son propios” de este producto.

 

¡Qué mejor que el ejercicio!
 

El paso de los años, el sedentarismo y una inadecuada y poco saludable nutrición también inciden en la estética de los glúteos, área del cuerpo estructurada principalmente de tejido graso. El ejercicio (para desarrollar musculatura) y mantener el peso corporal pueden ayudar de manera natural a tener esta área en forma y estéticamente aceptable.

Así lo menciona Enrique Slater, preparador físico del gimnasio – especialista en mujeres - Quick Fit. El profesional afirma que la musculatura de los glúteos tiene mucho de genética y eso podría explicar el estado en que muchos hombres y mujeres tienen esta parte del cuerpo, sean asiduos deportistas o no.

 
 

“Hay gente que nace con glúteos mucho más tonificados y con más volumen. Un ejemplo de ello son las personas de raza negra; las mujeres se caracterizan por tener esa parte del cuerpo súper desarrollada y no necesariamente son atletas o grandes deportistas”, comenta.

Para el resto de las personas que no goza de estas privilegiadas condiciones genéticas, Enrique menciona que existen ejercicios específicos que ayudan a mejorar el tono muscular del área glútea. “Si la persona tiene glúteos poco trabajados, un poco caídos y con poco volumen, con gimnasia y un trabajo regular puede mejorar esta condición”, asegura.

 

Aún cuando los glúteos pueden trabajarse para ser bellos, hay que ser realista y entender que mucho está en nuestra genética. “La forma de cada músculo viene determinada, por lo que no se puede transformar un glúteo que está muy mal y dejarlo espectacular”, sostiene Enrique Slater.

 

Así, este preparador físico indica que existen acciones básicas que pueden realizarse para lograr glúteos mejores y más bonitos. Algunos de ellos son los ejercicios con sobrecarga y pesas, la realización de sentadillas y estocadas (con barra o mancuernas), patadas traseras o la utilización de máquinas especiales para potenciar esa área.

“Lo otro muy importante es tener una muy buena alimentación, sobre todo con la ingesta de mucha proteína. Esto porque cuando uno hace ejercicio, rompe la fibra en este caso, de los glúteos y con productos ricos en proteína y algo de carbohidratos recuperaríamos la fibra de ese sector y se iría reconstruyendo cada vez más fuerte y por ende debería irse tonificando y tomando una forma más bonita”, explica.

Por su parte la gerente de Quick Fit, Sandra Acuña, asegura que no se saca nada con ejercitar los glúteos si “se tiene un rollo, guata o poca preocupación por la cintura”, reafirmando con esto la idea de que un trabajo integral siempre será lo más recomendado.

Además, dice que existen muchas mujeres que se han intervenido los glúteos, pero que de igual forma llegan a hacer ejercicio preocupadas por la posibilidad de que la intervención con el bisturí no quede en nada. “Ni siquiera la cirugía les da la satisfacción de que esto vaya a ser un punto final para un trasero perfecto”, cuenta.


Punto Vital Abril 2010 ©
 
Artículos Relacionados
¡Qué feas rayitas!
Glúteos en forma: una constante preocupación femenina