Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
Los niveles de estrógeno son causa de cambios estéticos sobre todo en la piel
 
De (buena) cara a la menopausia
La menopausia acelera el envejecimiento. Sin embargo, cuidar la salud de la piel, cabello y uñas tempranamente contribuye a que los cambios naturales durante esta etapa no sean tan bruscos ni perjudiciales para la estética en la mujer.
 
Carla González C.
 

El climaterio es un período donde todo el cuerpo femenino pareciera convulsionarse y someterse a cambios que la dueña de esa fisiología muchas veces preferiría evitar. Desde la última menstruación hasta los cambios de humor pasan por una especie de revolución y no estar preparada para ello puede traer consecuencias poco agradables.

Lo anterior no tiene que ver con que la menopausia sea una experiencia negativa o lo peor que pudiera ocurrirle a una mujer, al contrario, es totalmente posible llegar a ella con buena salud y, hablando específicamente de estética, con un semblante saludable y que no esconda ni tampoco exagere el paso de los años.

Para poder llegar entonces a la quinta década – edad promedio donde ocurre la menopausia – con una estética saludable, es necesario trabajar mucho antes. ¿Cómo?, mejorando nuestro estilo de vida y evitando todo aquello que va en contra de lo que se conoce como una “vida sana”.
 
El tabaquismo es quizás uno de los hábitos no saludables que más incide en el estado de la piel y además en la salud en general, pues es uno de los factores más importantes de riesgo cardiovascular y de osteoporosis. En una mujer menopaúsica esto es sin duda, una pésima combinación.

Para la dermatóloga de Clínica Santa María (CSM), doctora Irene Araya, “la menopausia afecta en gran medida la salud de la piel, cabello y uñas principalmente por la disminución de los niveles de estrógeno”. Es así como indica que la peor parte se la lleva la cara, esto pues “contiene una gran cantidad de receptores de estrógenos y su disminución genera varios problemas importantes en ella”.

Algunos de esos inconvenientes, dice, son “la disminución del colágeno y las fibras elásticas, lo que genera arrugas, profundización de los pliegues faciales y además pérdida de la tonicidad de la piel y laxitud, generando flacidez”.

Asimismo, indica que otro cambio es el de la disminución de “la capacidad para retener agua, lo que genera sequedad y picazón de la piel, así como mayor fragilidad cutánea”, lo que se refleja en hematomas púrpuras que aparecen a causa del rascado del cutis

Por otro lado, la dermatóloga afirma que “aumenta la actividad androgénica (hormonas masculinas), lo que produce aumento de vellos faciales, disminución de la densidad de vello púbico y axilar, alopecia y cambios en las uñas (fragilidad, aparición de estrías y surcos)” y a eso, agrega, está la “inestabilidad vascular”, la que se traduce en bochornos, intolerancia al frío y retardo en la cicatrización.

El climaterio apura la vejez

Quizás lo que más inquieta a las mujeres cuando se habla del climaterio es que la gran mayoría siente que se trata de un proceso en el cual dejan la femineidad de lado, que la vejez llegó para quedarse y que no hay más remedio que aceptar esta nueva condición.

Frente a la posibilidad de que la menopausia acelere el proceso de envejecimiento, la doctora Irene Araya afirma que esto es efectivo y al respecto dice que “la precipitación de esta etapa se debe (tal como en todas las demás manifestaciones) principalmente a la disminución de los niveles de estrógenos circulantes”.

Según asevera, esta hormona “es fundamental para mantener la piel y los anexos cutáneos vitales” y es por eso que en este periodo – donde los niveles disminuyen considerablemente – “se producen fenómenos como los descritos anteriormente”, afirma.

Según comenta la dermatóloga de CSM, la piel de la mujer menopáusica es un verdadero “espejo de las manifestaciones de este ciclo y por lo tanto, es lógico que estos cambios visibles (los estéticos) puedan afectar su autoestima y relación con las personas que las rodean”.

Es así como afirma que el climaterio es definitivamente un “periodo de aceptación de uno mismo” y frente a eso asegura que los adelantos que hoy tiene tanto el mundo de la estética como el de la medicina pueden resultar un aporte para poder de alguna forma acompañar a las mujeres en este proceso.

Lo importante, dice es que “se debe cuidar la salud en forma integral, acudiendo a los especialistas adecuados y en el caso de la piel no caer en la tentación de soluciones rápidas y milagrosas que prometen devolver la juventud. Es mejor consultar a un dermatólogo”, asevera.

La vida saludable es fundamental

La doctora Irene Araya pone énfasis en que dentro de los cuidados de la piel que debe tener una mujer que se encuentra viviendo la etapa del climaterio, “el mantener un estilo de vida saludable es esencial”.

En ese sentido, cuenta que dentro de este contexto se encuentran temas como el de mantener una “alimentación adecuada y equilibrada, rica en frutas y verduras, productos que entregan las vitaminas y antioxidantes necesarios para la piel. Además se debe realizar ejercicio, el que permite eliminar las toxinas del organismo”, sostiene.

Por otro lado, asegura que entre lo más recomendado se encuentra evitar el tabaco porque éste por sí solo “genera daño de las fibras elásticas y colágeno de la piel, pudiendo aumentar al triple el riesgo de desarrollar arrugas, principalmente faciales. Además, altera la fina vascularización de la piel produciendo vasoconstricción y acumulación de compuestos tóxicos”.
 
 
Si las mujeres cuidan su salud y son responsables con ellas mismas desde un comienzo, “una vez que llegue el periodo del climaterio, será más fácil afrontar los cambios que éste conlleva. Esto sólo ocurrirá si uno tiene hábitos de cuidado ya funcionando”, menciona la doctora Irene Araya.

Siguiendo con lo anterior, la especialista manifiesta que la ingesta de alcohol es otro de los hábitos que se deben evitar. Al respecto, afirma que abusar de él “puede generar una serie de trastornos en la piel o agravar enfermedades ya existentes”. En cuanto a los problemas que puede ocasionar en la salud del cutis están las “alteraciones de la circulación capilar de la piel, generando manchas o arañas vasculares que estéticamente son importantes”, destaca.

Para la dermatóloga, el cuidado de la salud estética debe ser a lo largo de toda la vida y no sólo durante el climaterio. Es así como afirma que “para mantener una piel y cabello saludables es muy importante mantener hábitos de vida sanos y comenzar precozmente con los cuidados que evitarán que la mujer sufra deterioros importantes del aspecto de su piel y anexos cutáneos”.

Dentro de los cuidados preventivos menciona la foto protección debido al daño que causa el sol, principalmente en el rostro y las zonas de la piel expuestas a los rayos ultravioleta. Para esto recalca que es de suma importancia el uso de “cremas con protectores solares que protejan contra los rayos UVA y UVB, así como evitar exponerse en los horarios de alta radiación solar, es decir entre las 11 y las 16 horas y por supuesto evitar el uso del solárium”.

Por último, enfoca su atención en la hidratación adecuada de la dermis. Aquí, dice que es importante saber que esta acción debe realizarse “idealmente por la mañana y la noche, después del baño y usando productos emolientes acordes al tipo de piel de cada persona”.


Punto Vital Mayo 2012 ©
 
Artículos Relacionados
Bella ancianidad
Si hay arrugas, que sean sanas