Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
Mientras en estética las mamas son olvidadas, en salud son una prioridad
 
Para unas mamas lindas y sanas
Consideradas un objeto de deseo y al mismo tiempo de ternura maternal, las mamas son una parte importante en el cuerpo de las mujeres y si bien la mayoría de las veces no son tomadas en cuenta más que para implantes quirúrgicos, es necesaria la revisión periódica para así mantener su belleza y salud natural.
 
Carla González C.
 

Acostumbrados a ver en los medios a exuberantes modelos que muestran cómo quedó su busto tras un implante mamario o a otras que son capaces de hacer lo que sea para lograr un aumento en el volumen de sus pechos, quizás perdemos la conciencia de que esta parte del cuerpo no es sólo un objeto con el cual decorar las portadas de algunas revistas.

Y es que las mamas – posiblemente el mayor atributo estético del cuerpo femenino – son órganos muy sensibles, que a pesar de no ser notorias a simple vista, sin duda requieren de cuidados especiales, sobre todo frente a la gravedad, el paso del tiempo y padecimientos tan habituales actualmente como el cáncer.

Para la cosmetóloga esteticista Miriam Orellana (www.miriamorellana.cl), “las mujeres no le dan la importancia que requieren”, a pesar de que existen tratamientos estéticos exclusivos para esta zona del cuerpo.

Según la especialista, quien confirma que esta área del cuerpo es muy delicada, la poca preocupación por su cuidado puede deberse a la sensación de que como no se trata de un lugar que se muestre tanto como la cara o las manos, no requerirá de mayor atención. “A penas se preocupan del sostén”, increpa.

La importancia en la preocupación y cuidado de las mamas radica en que es un órgano que “carece de un músculo que lo sostenga por completo, pues el pectoral va por debajo de la glándula mamaria”. Por lo tanto, y debido a cambios hormonales, la glándula sufre alteraciones, las que con el tiempo serán consecuencia del aflojamiento de la piel.

 

Según el manual profesional del programa reafirmante de senos de Germaine de Capuccini, el descolgamiento de los senos puede producirse por, entre otros, cambios en el volumen a consecuencia de un embarazo, movimientos físicos bruscos, estrés, cambios violentos de peso y la exposición a la luz solar.

 

Con respecto a la cosmética actual y a los tratamientos de mamas, Miriam Orellana comenta que hay algunos productos (uno de ellos creado en base al hongo shiitake), que son capaces de juntar la piel que se encuentra laxa, produciendo un levantamiento que aunque leve, cambia por completo la estética del busto.

“Con sostén todas se ven lindas, pero sin él hay problemas”, enfatiza la cosmetóloga quien además afirma que no sólo se trata de utilizar productos como las cremas una vez que se presenten las secuelas, sino que también la prevención es tanto o más importante en este tema.

En esta misma línea, dice que para mejorar el aspecto del busto y librarlo – o al menos atenuar – de estrías o marcas post quirúrgicas, “el trabajo del pectoral también es importante” y para ello existen una serie de ejercicios que pueden ser practicados en casa y en forma periódica.

Por otra parte, la especialista menciona que los tratamientos estéticos de esta índole pueden ser llevados a cabo por todas las mujeres, pero subraya la idea de que no siempre se consiguen los mismos resultados, ya que tendrán ingerencia aquí, factores como la edad, calidad de vida y tipo de piel. “Si la persona es constante, los resultados pueden llegar a ser muy buenos”, comenta.

Sin embargo, sentencia que la garantía que todas las personas piden (e incluso exigen) cuando se someten a tratamientos de este tipo, no es sinónimo de perfección y por lo tanto enfatiza en que en esto no hay nada de magia ni transformaciones radicales. “Ni un médico puede garantizar el resultado de una cirugía”, dice.

Por lo tanto, manifiesta que es de suma importancia conocer bien el lugar donde se llevará a cabo el procedimiento, la calidad de los productos y de sus profesionales, además de ser realista y tener claras las expectativas de lo que se quiere lograr.

Otro de los beneficios que para Orellana tienen el cuidado estético del busto, es que además de ser una instancia para mantener bello este lugar del cuerpo, también sirve como una evaluación para detectar posibles nódulos mamarios.

 

Es importante conocer nuestra anatomía
 

Por su parte el médico ginecólogo y jefe de maternidad de Clínica Ciudad del Mar, doctor Andrés Cubillos, afirma que en relación a la salud clínica del busto, las enfermedades que pueden afectar a esta parte del cuerpo son múltiples.

Al respecto, menciona que las tres consultas más frecuentes son – en orden de mayor a menor - por dolor mamario, tumor o masa mamaria y secreción en el pezón, éste último correspondería aproximadamente a un 6% de las inquietudes.  

Frente a la posibilidad de que el motivo más recurrente corresponda al diagnóstico de un potencial cáncer de mama, el médico sentencia que “más tiene que ver con patologías de tipo funcional, cambios hormonales o molestias en órganos vecinos”. Así, menciona que este dolor mamario puede por ejemplo, ser causa de – entre otras cosas – el síndrome premenstrual.

 
 

El doctor Andrés Cubillos dice que es sumamente importante que las mujeres reconozcan las etapas del ciclo menstrual, que tengan anotadas sus reglas y que registren cualquier cambio en ellas. Así, menciona, puede relacionarse más fácilmente un dolor mamario con este periodo.

 

Otra de las cosas relevantes que una mujer debe conocer para así mantener sus mamas en buen estado de salud, es saber auto examinarse. En relación a esto, el doctor Cubillos afirma que “las damas en este sentido son muy observadoras” y por lo tanto muchas de ellas consultan al médico en cuanto perciben un cambio en su anatomía mamaria, incluso con mucha más frecuencia que frente a un dolor ginecológico.

Con respecto a la manera en cómo se examina el busto, el ginecólogo manifiesta que una de las formas es – mirándose al espejo – observar la asimetría natural de las mamas y en base a eso contemplar si en esa posición existe algún cambio que pueda resultar extraño o anormal.

La otra forma de inspeccionar el busto es mediante la palpación. Aquí, el especialista menciona que este procedimiento puede realizarse en forma periódica y que el médico es fundamental en la educación, pues asegura que éste no es un procedimiento fácil. Además, indica que es necesario observar el pezón, donde posibles cambios de color o manchas en la piel pueden ser indicios de una anomalía.

La idea es educar a las pacientes para que sean capaces de realizar un autoexamen en forma habitual y así ser capaces de pesquisar cualquier anomalía o problema. Sabiendo la forma correcta en cómo se realiza este procedimiento, la mujer puede incluso ser un aporte beneficioso en el trabajo que realiza el médico.

Para el doctor Cubillos esta autoexploración no es fácil, pero que su conocimiento permite “diferenciar lo normal de lo patológico”. A partir de esto, cuenta que hace unos 15 años atrás que en Chile se está inculcando este tipo de evaluación personal, ya que resulta ser una muy buena forma de detectar incluso un posible cáncer de mama.

 

¿Influye el estilo de vida?
 

Si bien procesos como lo cambios en el peso, embarazo y lactancia, entre otros producen transformaciones en las mamas, el ginecólogo de Clínica Ciudad del Mar, afirma que “estos cambios no son negativos, sino normales” e insiste en que es por esa razón que es fundamental “reconocer qué es lo normal”.

 

Durante los primeros meses del embarazo, el cuidado más importante es el del busto, pues su crecimiento será inminente y por lo tanto, se debe procurar el uso de un buen sostén y la aplicación de cremas para evitar las estrías en esa zona.

 

En relación al estilo de vida, el médico sentencia que para mantenerse a raya de problemas como el cáncer de mama, “se ha visto que factores que se pueden controlar, como la obesidad”, pueden contribuir en la prevención de esta enfermedad, ya que con los kilos de más, existe un desarrollo de tejido graso que finalmente podría ser perjudicial para la paciente.

 

Algunos de estos ejercicios recomendados para mantener en forma el busto son:

1) Situar las manos sobre la nuca y estirar los codos hacia atrás intentando juntarlos. Repetir 10 veces.
s
2) Colocar cada mano en el bíceps contrario a la altura del pecho y presionar hacia dentro. Repetir 10 veces.
3) Con los codos doblados a la altura del pecho, juntar las palmas de las manos presionando hacia dentro. Repetir 10 veces.
4) Con los brazos rectos y levantados a la altura del pecho, realizar movimientos de tijera. Repetir 20 veces.
5) Con los brazos en cruz, formar pequeños círculos hacia atrás. Repetir 20 veces.
Fuente: Manual profesional del programa reafirmante de senos de Germaine de Capuccini.

Punto Vital Agosto 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Cuando la estética se vuelve el tema principal