Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
La leche: Cleopatra tenía razón
Las principales bondades de este líquido son que ayuda a retener la humedad, nutre y suaviza. Razones que la han hecho un ingrediente de gran valor cosmético.
 
Claudia Sánchez M.
 

Si Cleopatra, la reina del Nilo, basó su rutina de belleza en baños de leche debe haber sido por las bondades de este líquido. Para buena parte de la población, la leche es considerada como uno de los alimentos más importantes dentro de la dieta diaria, debido a que contiene: hidratos de carbono, grasas y proteínas y aporta minerales y vitaminas (sobre todo A, B y D). Son estas características las que a la vez la convierten en una considerable fuente de belleza.

"Hoy se usa la leche para diversos productos de belleza, siendo los más comunes los jabones, cremas y los baños de leche. Éstos cada vez se van haciendo más reconocidos. El éxito tiene que ver con que los productos elaborados sobre la base de leche suavizan, humectan y nutren la piel", comentó Ángela Carrillo, esteticista especialista en productos naturales.

Por su parte, la química Antonieta Aravena de Sabiduría Natural, empresa dedicada a la elaboración de productos naturales, comentó que los beneficios de este apetecido líquido responden a que “el ácido láctico presente en la leche es uno de los mejores exfoliantes e hidratantes que nos brinda la naturaleza. El suero lácteo estimula la producción natural de colágeno y por si fuera poco la leche también nos entrega hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales y mucho calcio”.

Estudios atribuyen otros beneficios como poseer bioproteínas que ayudan a retener la humedad y biotina que actúa como protector frente a las agresiones externas.

Por su parte, la esteticista ahondó en este tema, señaló que entre las virtudes podemos encontrar, por ejemplo, que el potasio ayuda a mantener un cuerpo más hidratado y la vitamina A mantiene la capa externa más tersa, favoreciendo su aspecto lozano. Con todas estas bondades, no es de extrañar que la cosmética haya incorporado este líquido y que hoy esté presente en varios productos, como también en algunos centros de belleza los baños de leche”.

La química Antonieta Aravena, añadió que el actuar de la leche en la piel se explica porque “todas las leches proporcionan sus nutrientes al entrar en contacto con la piel, pero -en especial- las lipoproteínas de la leche de cabra, ayudan al paso de los nutrientes y del agua a través de la membrana de las células llevándolos dentro de éstas, y por eso la piel queda tan suave con los jabones de leche de cabra en vez de los jabones convencionales. Cuanto más grasa sea la leche mejor será el jabón que se extraiga de ella”.

Cabe mencionar que las leches más utilizadas para fines cosméticos son la de cabra y la de vaca, dados sus costos y beneficios.

 

La leche de cabra
 

La leche de cabra es una perfecta desconocida en su faceta de materia prima cosmética. La leche de cabra, en su composición, tiene abundantes lipoproteínas que es la forma en que se presentan las grasas en el líquido. En la leche de cabra los glóbulos grasos son de tamaño muy pequeño, razón por la que no se forma la típica capa de grasa cuando se deja reposar o se hierve como pasa con la leche de vaca, colocando a la leche de cabra a la cabeza de las materias primas de los cosméticos.

En la realidad los jabones artesanales de esta leche están especialmente recomendados para pieles sensibles, infantiles o con algún problema alérgico, ayudando a su recuperación o a la protección contra infecciones o erosiones, pero pueden usarse de forma habitual por todo el mundo, según lo comentó Aravena.

Beneficios

Así, desde la antigüedad se ha usado la leche como elemento de belleza corporal. Y, de hecho, algunos trucos de antaño siguen siendo útiles hoy en día, por ejemplo, para aliviar la irritación de la piel tras la depilacióno bien como desmaquillador de emergencia.

Mientras tanto Aravena sostuvo que “la leche es un buen hidratante cuando se nota una sensación de tirantez en la cara; como desmaquillante, tibia en un algodón; después de depilarse las piernas, fría en un paño; para conseguir unos pies más suaves; como exfoliante natural; para unas manos más tersas con uñas más fuertes o en la tina de bañopara una piel más nutrida e hidratada”.

 

En esta línea, Ángela Carrillo comparte con Punto Vital algunos consejos prácticos para realizar en las casas:

  • Leche hidratante: si notas en el rostro sensación de tirantez un remedio efectivo para salir del paso es pasarte un algodón mojado de leche por la cara.
  • Desmaquillante: puedes usar leche tibia (preferiblemente entera) para desmaquillar tu piel. Impregna un algodón y aplícalo en movimiento "desde adentro hacia afuera". Seca tu piel con un paño de algodón. Tu piel quedará limpia y tersa.
  • Pies suaves: calienta un litro de leche entera e introduce los pies en la leche durante 10 minutos. Después enjuágalos y a continuación frótalos con la mezcla de sal gruesa y aceite de oliva. Por último aplícate crema hidratante y ponte unos calcetines de lana.
 
  • Exfoliante natural: para tener una piel suave, mezcla dos cucharadas de avena molida, una cucharada de miel y una de leche hasta lograr una mezcla uniforme. Ponla sobre la piel durante 15 minutos y enjuaga con agua tibia.
  • Manos más suaves: Cocer una papa, cuando se enfríe, pelarla y aplastarla añadiendo dos cucharadas de leche fría y dos de miel. Aplica esta mezcla en las manos. Déjala actuar durante 15 minutos y retirarla después con agua tibia.
  • Ojeras y bolsas: mezcla una papa bien limpia con miga de pan empapada en leche. Aplícalo sobre los ojos, dejándolo actuar de quince a veinte minutos.

Punto Vital Diciembre 2007 ©
 
Artículos Relacionados

delicious   digg   technorati   yahoo   meneame