Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
La homeopatía también es utilizada en la estética, pero “desde dentro hacia afuera”
 
Energía que embellece
Los tratamientos dermatológicos o de estética no sólo se relacionan con la aplicación de cremas o el consumo de medicamentos. Procedimientos naturales como los que utiliza la homeopatía también son beneficiosos, pues no sólo se limitan a la belleza, sino que además a la solución a problemas como el acné, la psoriasis y la rosácea, entre otros.
 
Carla González C.
 

Ayudar a que el cuerpo “despierte” y trabaje sobre su propia recuperación es una de las ideas que plantea la homeopatía. De esta manera, las enfermedades pueden ser estabilizadas gracias a los diferentes medicamentos que esta medicina tiene a su disposición, la que según quienes se especializan en ella, libera energía para que el cuerpo a su vez, pueda desprenderse de procesos patógenos.

Y a pesar de que en homeopatía no existen “tratamientos de belleza” propiamente tal, sí hay un efectivo resultado en procesos que se realizan a partir de la revisión de los pacientes desde su interior, es decir, a través de procedimientos en su organismo que luego repercutirán en su piel, considerada como una especie de “tercer riñón”.

Así lo afirma Hugo Carter Iglesias, homeópata e iriólogo de Bow Spa y docente de iridología del Instituto Carlos Casanueva, quien manifiesta que cuando esta medicina integrativa “ingresa al organismo, empieza a liberar energía y hace que se estimulen los sistemas linfático y glandulares, los que al ser movilizados, comienzan a desprenderse de todos los procesos patógenos acumulados en el cuerpo de las personas”.

Para el homeópata, uno de los órganos más dañados es el riñón, donde justamente terminan resguardándose estos procesos de los que luego existe la posibilidad de su acumulación. “Al verse superado (el riñón) busca un tercero, que en este caso es la piel, por donde también comienza a liberarse todo lo malo. Es ahí donde empiezan a aparecer problemas como la dermatitis, acné, psoriasis, entre otros”, sentencia.

 
Para Hugo Carter, los tratamientos estéticos y dermatológicos no sólo pueden llevarse a cabo con la ayuda de cremas, sino que también a partir de la medicina homeopática, la que a través de sus medicamentos, puede “limpiar el organismo” de manera interna y así poder obtener resultados, en este caso, en la piel de los pacientes.

 

Limpieza interna con resultados externos
 

En el caso de alteraciones dermatológicas, Hugo Carter menciona que existen compuestos específicos que serán de gran ayuda para las personas que se encuentren padeciendo de este tipo de enfermedades.

Con respecto a la potencia con que deben ser manejadas, el especialista asegura que para casos donde la patología sea considerada crónica, lo indicado es que el medicamento esté diluido en más partes, es decir, haya más fuerza comprometida en su elaboración (más potencia). En cambio, para casos agudos, lo recomendado es que la dilución sea baja, es decir, una solución menos concentrada.

A modo de ejemplo, Carter dice que en caso de una persona que presente una dermatitis, “se utilizarán medicamentos potenciados, siempre y cuando la persona tenga este problema por a lo menos uno o dos años”, explica.

Para iniciar un tratamiento de estas características – con la homeopatía como uno de sus protagonistas – lo primero en palabras del homeópata, es realizar una limpieza a nivel de sistema linfático y para esto cuenta que se utiliza el sulfur como medicamento específico, el que funcionará creando una especie de drenaje natural.

Luego, menciona algunos de los compuestos naturales que se utilizan para tratamientos dermatológicos. De esta forma, cuenta que uno de ellos es el graphite, donde destaca que serán los casos de psoriasis los más beneficiados con este medicamento. “Además de los glóbulos, también es posible utilizarlo en pomadas y gotas”, agrega.

Otros medicamentos destacados son el petroleum, el que también está indicado para casos de dermatitis; la sepia para el melasma y las llamadas ‘manchas del hígado’; sulfur, myrística y graphite para el acné y la hierba Phytolacca Decandra para problemas en el metabolismo donde funciona como un estimulador de la glándula tiroides, entre otros.

 
Limpieza interna con resultados externos
 

Si bien los tratamientos de belleza propiamente tal no son un tema que esté inserto dentro de la homeopatía, sí es posible - a través de sus procedimientos - lograr resultados externos en las personas. Ya hablábamos acerca de problemas dermatológicos como la dermatitis y el acné, pero, ¿y aquellas arrugas que revelan el paso de los años?, ¿y la temida alopecia?

Al respecto, Hugo Carter menciona que para los homeópatas “la parte estética también es importante, pero que para tratarla es necesario iniciar con un sistema que monitoree primero el organismo en forma globalizada”, para luego poder ver resultados en el exterior.

 
 

En esta misma línea, comenta que no se puede tratar el tema de lo estético si el paciente está – por ejemplo – reteniendo líquido o tiene problemas de estitiquez y de colon. “Eso significa que está acumulando agentes patógenos en su cuerpo y que quizás busquen como salida este ‘tercer riñón’ que es la piel”, asegura.

Luego de haber pasado por esta primera etapa – la de la limpieza – Carter menciona que existen otros componentes que ayudan en el tratamiento que se ligan un poco más al tema estético y de belleza, como lo son los métodos antiarrugas y los que ayudan en caso de personas que sufren de la caída de su cabello.

Aquí, el especialista menciona a la silicea y el lycopodium clavatun como medicamentos especiales para la alopecia. “Trabajando los dos juntos, actúan de manera independiente y cada uno cumple su función sin entorpecer la del otro”, manifiesta.

En cuanto a las arrugas, el naturista menciona que primero hay que tener en cuenta que con el paso de los años, la piel va perdiendo esa elasticidad y humedad que en la juventud estaban presentes. Y si a eso le sumamos factores externos como la mala alimentación y el tabaquismo, darán como resultado algo no muy positivo y más difícil de tratar.

Con respecto a este tema, sentencia que para mantener la piel en mejores condiciones, el homeópata debe indagar en la historia del paciente (pues recalca que esta medicina ve al enfermo y no a la enfermedad) para así ver qué medicamento es el adecuado.

Para este tipo de procedimientos, se utilizan minerales como el fósforo y el arsenicum álbum, los que además de cumplir funciones en el exterior del organismo, también contribuyen a nivel interno e incluso mental, este último según Carter, “muy importante para este tipo de medicina”.

“Si hay una paciente que ha fumado gran parte de su vida, para mejorar su salud y también la forma en cómo se ve su piel, primero hay que provocar una desintoxicación”, comenta. Para eso, se trabaja con medicamentos como el plumbum y la bryonía, ambos con efectos positivos en la limpieza del pulmón.

En síntesis, los problemas estéticos sí pueden ser vistos desde la mirada de la homeopatía, la que para mejorarlos, recurrirá al tratamiento interno de sus pacientes, provocando en ellos una limpieza orgánica que luego podrá exhibir resultados en la piel de las personas.


Punto Vital Marzo 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Alopecia: cae y cae el cabello
Rosácea: un rubor que incomoda