Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
Cada vez son más los hombres que se preocupan de su estética corporal
 
Dispuestos a probar
No son metrosexuales, modelos, actores de Hollywood o futbolistas estrella, sino más bien hombres comunes y corrientes, profesionales, estudiantes, padres de familia u oficinistas que desde hace un tiempo se han hecho asiduos a los centros de estética para cuidar más su imagen corporal. ¿Tendencia, imitación o un nuevo concepto de lo masculino?
 
Carla González C.
 

La imagen de ‘macho recio’, la de aquel hombre fornido que salvaba a la dama en problemas y que mientras más varonil era más sexy para las mujeres, ha ido cambiando con el tiempo para dar paso a un individuo más cuidadoso de su imagen, que viste bien y que se preocupa e invierte en cosas que hasta hace poco, sólo eran reservadas para las mujeres.

Tintura para el cabello, manicure, perfumes, cremas, cosméticos, depilación, cirugías, masajes reductivos y otros servicios son casi sinónimo de mujer y femineidad. Sin embargo, hace algunos años que tanto en Chile como en el resto del mundo el tema de la estética se ha expandido hasta alcanzar también a los hombres, quienes a diferencia del pasado, hoy se preocupan por su apariencia, para muchos su carta de presentación.

Jóvenes preocupados de alisar su pelo antes de salir, otros de depilar sus cejas y otras partes del cuerpo; jóvenes y adultos siendo minuciosos a la hora de escoger su vestimenta; hombres asistiendo sagradamente a la manicure, oficinistas que aprovechan la hora de colación para ejercitarse en el gimnasio, entre otros.

Ejemplos son muchos y todos obedecen, para algunos, a una tendencia que habla de una mayor preocupación de los hombres por la estética, donde el cuidado físico y de la imagen ahora importan, dejando atrás la imagen descuidada (a pesar de que también hay una tendencia que alberga a aquellos que cuidadosamente visten desgarbados) y ruda que antaño era lo que cautivaba al género femenino.
 

Algunos medios electrónicos hablan de los “hombres E” (denominación que proviene de estilo “exquisito y elegante”), varones que destronaron a los metrosexuales y que entre sus características, dedicarían 46 minutos diarios al cuidado personal. Esta tendencia nace en Argentina, donde estudios dicen que incluiría al 70% de los varones trasandinos entre los 25 y 55 años.

 
¿Preocupación, tendencia o imitación?
 

El psicólogo y psicoterapeuta (www.psicoterapeutas.cl) Patricio Venegas Marín, comenta que se ha mencionado que los hombres que más consumen cosas relacionadas con el cuidado del cuerpo son los ingleses e italianos y por lo tanto para él el hecho de que los chilenos también comiencen a hacerlo es en primer lugar, por imitación.

“El hombre chileno por esencia es bueno para imitar y por eso creo que se estarían tomando modelos que vienen tanto de Europa como de Estados Unidos, donde se potencian ideas como la preocupación por el peso y la facha”, dice.
Por otro lado, menciona que además de la imitación, es importante señalar que el modelo de hombre que imperaba años atrás ha sido dejado de lado para dar paso a uno que contempla lo femenino como parte de su esencia. “El modelo que la lleva ya no es el tipo macho recio, sino que es el del tipo que potencia aquel lado más dulce, amable y cuidado”.

Pese a esta tendencia, Patricio Venegas comenta que “el hombre chileno en general no ha cambiado mucho, tal vez sí en segmentos como los profesionales, la clase media y la gente de la televisión, pero a veces se nos olvida que ésa es minoría y que en nuestro inconsciente está más presente que lo que prevalece”.

Entonces, prosigue, “debemos considerar a qué segmento pertenece este hombre que es un poco más femenino, que se arregla y preocupa más y que tienden a ser más atractivos”, el que para el profesional correspondería a las clases “media, media alta y alta probablemente”.

No obstante lo anterior, Venegas hace hincapié en que en las clases más bajas, también se está dando este fenómeno – para él nuevamente a causa de la imitación – donde los varones se preocupan más de su apariencia básicamente motivados por modelos provenientes desde el mundo del reggaetón y del fútbol.
     

“En el modelo anterior, la imagen de los hombres era agresiva y, se asociaba al alcohol, al padre que castiga, al esposo poco preocupado. Probablemente y como reacción a eso, las madres de hoy están criando a niños más tranquilos, considerados, reaccionarios a los deportes y juegos violentos”, menciona el psicoterapeuta.

 

Por otro lado, Alejandra dice que enlazar conceptos como belleza y estética es incorrecto, pues a pesar de que ambos son utilizados la mayoría de las veces como sinónimos, la estética a su juicio, “tiene que ver con encontrar en cualquier objeto, persona, paisaje o situación un punto bello que lo convierte en un valor propio”.

En ese sentido, otorgarle la etiqueta de estética sólo a lo que por convención social reconocemos como bello no sería eventualmente lo más adecuado, pero lamentablemente es muy utilizado hoy por el marketing, “que usa patrones para homogeneizar gustos, estilos y esas llamadas bellezas”, sostiene.
 
Medicina y estilos de vida
 

Otro tema que para el psicoterapeuta es quizás relevante en lo que a cuidado corporal se refiere es la medicina. Según sus palabras, esta suerte de avalancha por la vida sana – hacer ejercicio, alimentarse sano, bajar de peso, acabar con los malos hábitos, etcétera – quizás sea eco de que “estamos transmitiendo muy sutilmente a los hombres este mayor autocuidado desde esa área”.

En esta misma línea, afirma con extrañeza que actualmente se ha dado un mayor auge a la gordura y a esta especie de batalla contra la obesidad – lo que no deja de ser cierto, viendo las altísimas cifras que han colocado a ésta como una epidemia – cosa que para el especialista resulta casi una conspiración.
 
     

“Hace 5 ó 10 años atrás que se ha estado dando una fuerte guerra contra los gordos, la alimentación, el colesterol y el sobrepeso, casi como si ser gordo fuera una enfermedad”, sentencia agregando no estar muy seguro de aquello, pues “hay que reconocer que hay gordos que comen muchísimo, pero ¿cuánto más?. Creo que sólo hay constituciones físicas donde el alimento se aprovecha mucho mejor”.

Para el psicoterapeuta “hay mucho de aquello de imponer la imagen de un cuerpo bonito en  la publicidad o las películas, con el fin de vender el producto que es más escaso. Entonces, si estamos llenos de machos, obviamente va a vender más un tipo un poco más femenino y que se arregle un poco más”, opina.
 
Hombres y el cuidado en silencio
 

Desde el punto de vista estético, la dermatóloga Claudia Piper Shafir comenta que efectivamente los hombres en los últimos años se han acercado de manera significativa a los tratamientos que tienen que ver con el cuidado de la piel.

La especialista afirma que “ha habido un cambio de mentalidad donde los varones ya no están tan cerrados, sino más bien abiertos a verse mejor y donde ya no hay cabida para ese pensamiento de ser menos hombre por hacer este tipo de cosas”.

Para la doctora Piper, “el hombre igual tiene que cuidarse y no dejarse estar. Para eso, hay cosas pequeñas que le pueden ayudar a tener un mejor aspecto”. En ese sentido, dice que a diferencia de las mujeres, los varones deben poner atención al acné – al cual son más propensos y que se prolonga por los años - a su piel que es más grasa, gruesa, pesada y donde la presencia de surcos o arrugas más profundas es común; en casos de rosácea cuando los vasos sanguíneos de la nariz se muestran más gordos y dilatados, problemas en la zona de la barba, entre otros.
 

Para la dermatóloga, la mayor preocupación por lo estético de parte de los hombres obedece a “un cambio cultural, quizás generacional y que ya no ven como algo sólo de las mujeres. Lo cuentan menos (y le temen más a la cirugía), pero se hacen tratamientos igual”, menciona la especialista.

 

En general, dice que los cuidados a los cuales debe poner atención un hombre son los mismos que los de las mujeres. Así, el uso de protector solar, tratamientos antienvejecimiento, beber abundante agua y comer sano serán acciones y actitudes que no distinguen entre géneros.

En cuanto a los gustos, también hay diferencias, pues los varones son más bien reacios a las cremas grasosas y otro tipo de productos. En ese sentido, la doctora Piper dice que deben recomendarse cremas específicas para su tipo de piel, “con vitamina C o algún derivado de la vitamina A, con ácido glicólico y según el caso, quizás necesiten de tratamientos de manchas, para mejorar la calidad de la piel, rosácea, lunares, prevenir las arrugas prematuras, etcétera”.

“Hoy, los hombres son mucho más activos, deportistas, no se dejan estar cuando sufren de alguna enfermedad, entonces también es importante que se vean bien y en ese sentido, hoy están dispuestos a probar”, sostiene.
 
Punto Vital Julio 2011 ©
 
Artículos Relacionados
Cada piel con su crema