Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
La elección de desodorantes y antitranspirantes es tan individual como su uso
 
Protegidos de los malos olores
Usar desodorante o antitranspirante es una costumbre arraigada en la mayoría de las personas, pues cuidar la higiene es esencial para una adecuada presentación personal. Sin embargo, hay que tener cuidado en escoger este tipo de productos, ya que algunos componentes químicos resultan negativos para ciertos tipos de piel.
 
Carla González C.
 

Transpirar es propio del ser humano. A pesar de que la sudoración es inodora, las bacterias que se gestan principalmente bajo las axilas, sí poseen olor y como se trata de un sector del cuerpo que se caracteriza por ser húmedo y caliente entonces tiene mayor probabilidad de expeler fragancias no muy agradables.

Es por eso que utilizar un desodorante o antitranspirante es esencial para mantener la higiene e inhibir el mal olor, que es importante de destacar, comienza a surgir durante la etapa de la adolescencia. No obstante, expertos aseguran que el inicio en el uso de estos productos es cada vez más prematuro.

Así lo afirma la doctora Hilda Rojas, dermatóloga de Clínica Santa María (CSM). La especialista menciona que la edad recomendable para comenzar con el uso de estos productos es “cuando tu organismo comienza a tener sudor con olor”. No obstante, hace hincapié en que “hoy esto se ve desde temprana edad, alrededor de los siete u ocho años”.

En cuanto a la seguridad de antitranspirantes versus desodorantes y mientras Rojas menciona que entre ambos “no hay diferencias, sino que es otra forma de llamar al mismo producto”, la dermatóloga, Patricia Cerda, comenta que con los primeros se obtiene mejor resultado, pues “son para evitar mayor sudoración y no para el olor”.

Al respecto agrega que “los antitranspirantes son sustancias de hidróxido de aluminio capaces de disminuir la secreción de las glándulas del sudor”, por lo tanto son más efectivos y más de uso médico.

En esta misma línea, la dermatóloga de Clínica Dávila, Irene Araya, complementa mencionando que el desodorante “es una sustancia que consta generalmente de fragancias variadas y algún tipo de etanol” y que se utiliza para “disminuir el olor habitual que se produce en la zona, generalmente de las axilas, producto de la secreción de glándulas apocrinas ubicadas en la piel”.

De esta forma, se recomienda que en el caso de los niños – sólo si poseen una sudoración con olor – se utilicen desodorantes en conjunto con una muy buena limpieza, para que de esta forma además de mantenerse higienizado, también se forme el hábito en el uso de estos elementos. En estos casos, Irene Araya menciona que lo aconsejable es que los productos utilizados por los pequeños sean “libres de fragancias e indicados por un especialista en el caso de los niños alérgicos”.

La dermatóloga de CSM comenta que no sólo las axilas son las receptoras de los desodorantes, sino que “en general se utiliza en todas las zonas que produzcan olor”.

Además, afirma que se debe tener cuidado con las partes más sensibles, “donde se recomienda el uso de algún talco o lociones más suaves” para este tipo de lugares.

La especialista de Clínica Dávila en tanto, asevera que se han desarrollado desodorantes para las áreas pilosas en general, es decir, para los pies, para cuidado íntimo, aliento, etcétera y que su uso corresponderá a las necesidades de cada individuo, tomando en cuenta siempre posibles alergias o enfermedades a la piel.
 
En esta misma línea, Patricia Cerda manifiesta que los antitranspirantes pueden ser utilizados además de las axilas y “en poca cantidad” en las plantas de los pies y manos.

Con respecto a la elección del antitranspirante, la doctora Rojas manifiesta que lo mejor es utilizar uno que no contenga demasiado perfume, pues eso puede producir irritación. “Mientras más perfumado, aumenta la posibilidad de irritar. Si la persona es muy sensible, debe buscar productos sin aroma y sin alcohol”, sentencia y agrega que uno de los problemas dermatológicos más frecuentes en este caso es la dermatitis de contacto.

La especialista Patricia Cerda coincide en esta idea y agrega que además de elegir un producto “lo menos perfumado posible”, también hay que tener cuidado en que no contenga colorantes muy fuertes ni alcohol, principalmente “para la gran mayoría de los alérgicos, pues la zona axilar es más delicada”.

También, la profesional afirma que además de los antitranspirantes, lo recomendable es usar un buen jabón “que arrastre las bacterias que dan el olor y luego pasar el cosmético sólo en el hueco axilar y no por todos lados”.

Por último, las tres dermatólogas aseguran que en cuanto a la afirmación que contempla a este tipo de cosméticos como productos que tienen incidencia en enfermedades como el Alzheimer y el cáncer de mama, son “sólo rumores y mitos”. Las especialistas dicen que no hay evidencia científica que compruebe esta idea.

 
Soluciones naturales
 

Nuevamente los principios activos provenientes de la naturaleza tienen algo que aportar. Es así como en el caso de los desodorantes, existe una variedad interesante de productos elaborados con algunas hierbas, que tendrían iguales efectos que los cosméticos, pero entregando una base natural sobre la piel.

Patricia Cerda cuenta que dentro de estos se encuentran los de manzanilla, lavanda y té verde en jabón y desodorante, este último principio activo destacado por la dermatóloga por ser “un antiinflamatorio por excelencia” y un aporte para “sacar los olores”.

La dermatóloga Irene Araya menciona que otros de los principios activos provenientes de la naturaleza – y que pertenecen a una amplia gama que se utiliza para la creación de desodorantes – son los cítricos, el aloe vera, la miel y algunos vegetales, entre otros.

 
     

Sus efectos, según la profesional, “pueden ser tan efectivos como los productos tradicionales. Todo depende de la persona que los usa” y añade que otros productos que también son utilizados para la misma función son los talcos y algunas cremas.

Patricia Cerda a su vez, recomienda que para dar mejor uso a este tipo de cosméticos, lo ideal es que se utilicen secos, es decir en barra o pastas y que si bien el jabón de té verde puede encontrarse en el mercado, el resto de los ingredientes naturales deben ser preparados.

Otros productos naturales que se utilizan en la creación de desodorantes son el bicarbonato de sodio que neutraliza el mal olor; la salvia que ayuda a reducir la sudoración excesiva; el rábano, la manzana, entre otros.

 
Punto Vital Octubre 2008 ©
 
Artículos Relacionados

delicious   digg   technorati   yahoo   meneame