Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
Los efectos del frío tienen muy buenos resultados en la estética corporal
 
Frío que embellece
El frío posee un sinnúmero de propiedades – tanto a nivel de aplicación inmediata como mediata - y algunas de ellas pueden ser utilizadas por aquellos que deseen remediar algunas fallas en el ámbito de la estética corporal y facial.
 
Carla González C.
 

Sentir frío no sólo puede ser parte de una sensación que nos motive a abrigarnos en invierno o evadir el calor en verano. Este estado también es un elemento de las técnicas utilizadas para combatir problemas estéticos como la celulitis y las arrugas.

El frío tiene variadas características, por lo que es conveniente saber de ellas antes de ‘utilizarlo’. Efectos inmediatos y mediatos pueden provocar ciertos efectos sobre la piel, de los cuales hay que conocer sus beneficios y perjuicios.

Entre los efectos inmediatos, podemos citar la vasoconstricción de la piel, la contracción brusca de la musculatura, la provocación del estado de alerta en el organismo, la propiedad analgésica y la reducción de los elementos, es decir, la disminución del volumen en forma instantánea (ésta última utilizada en estética para dar la sensación de un adelgazamiento de los tejidos).

Con respecto a los efectos mediatos, estos tienen la particularidad de “responder” a los inmediatos a partir de los veinte minutos de exposición al frío. De esta forma, las consecuencias serán contrarias y tendrán el objetivo de proteger al cuerpo: somnolencia, incremento del flujo sanguíneo, relajación muscular y estado de anestesia, son algunas de ellas.

El kinesiólogo de la Universidad de Chile, Juan José López Abad, cuenta para Punto Vital que en el caso de la crioterapia se busca un equilibrio entre ambos efectos del frío sobre la piel de las personas, sin ir más allá, pues significaría provocar una necrosis, o sea, la muerte del tejido.

Comenta que, “(con la crioterapia) buscamos que se relaje la musculatura, que haya anestesia y que el paciente logre un estado de somnolencia”, y agrega que entre ambos efectos, el cuerpo trata de retener temperatura sólo cuando se trata de una cobertura global del frío y no en un área específica. Es en esa ocasión donde ocurre un alto consumo energético y por lo tanto, se gasta mayor cantidad de calorías.

López Abad manifiesta que los efectos del frío se utilizan en el ámbito estético. En el caso de la reducción del volumen, la aplicación será corta, buscando los efectos inmediatos. En el caso contrario, se lograría una dilatación de los tejidos, consecuencia que por supuesto no se busca en el combate a la celulitis.

“No hay tratamiento reductivo que no aplique crioterapia”, subraya el kinesiólogo y argumenta su aseveración diciendo que para lograr efectos beneficiosos se necesita la contracción de los tejidos. A pesar de esto, Juan José López advierte que los resultados son momentáneos, por lo que los pacientes que se someten a este tratamiento deben procurar mantenerse en el tiempo y el profesional recomienda para esto, los masajes reductivos o el drenaje linfático.

En cuanto a las contraindicaciones, el profesional sentencia que cualquier paciente puede someterse a esta técnica, pero que siempre hay que tener ciertas precauciones, entre ellas, que la persona tenga un sistema vascular capaz de responder a los efectos del frío y por ende, una sensibilidad sana. “Personas muy friolentas tampoco podrán practicarla, pues su organismo será incompatible con el tratamiento”, agrega López Abad.

Según el experto, la idea fundamental de este tratamiento, no es hacer desaparecer la celulitis, sino alivianarla un poco y evitar el carácter agresivo al cual este trastorno puede llegar, “la tienes, pero no se nota. Eso es lo que buscamos”, comenta López.


 

Tratamiento antienvejecimiento
 

La aplicación de frío también tiene beneficios sobre las arrugas, logrando atenuarlas y dar así un aspecto más joven al rostro.

Juan José López comenta que en este caso, la aplicación del frío en forma inmediata produce un microedema interno, “aquí la crioterapia es buena, porque al aplicarla, el microedema que hay por debajo levanta la piel y provoca un alisamiento de ella”, cuenta.

A pesar de esta bondad, el kinesiólogo recomienda este tipo de tratamiento en sesiones “express”, pues la disminución de las líneas es sólo temporal hasta que el edema desaparezca.

 
     
Parecido a un lifting – pero con características naturales – la crioterapia funciona nutriendo la piel y de esa  forma, mejora la calidad de la elastina en base a una mejor vascularización. En este caso, el beneficio estético se obtiene a través del buen funcionamiento de la salud (en este caso, del sistema vascular), lo que para el terapeuta resulta en muchas ocasiones un objetivo difícil de entender por las personas, pues se trata de un procedimiento a largo plazo, por lo que muchos desertan antes de lograr resultados.
 
Una segunda opción
 

El dermatólogo Robinson Guerrero Araya, se muestra un tanto escéptico con respecto a la efectividad de esta terapia. Para él, la crioterapia utilizada en el ámbito de la estética no sería efectiva en un 100% por sí sola, sino que requiere de una “ayuda externa” que puede ser proporcionada por otros métodos como el drenaje linfático y las cremas de centella asiática, las que contienen extractos de hiedra y la llamada cola de caballo, que posee propiedades desinflamatorias.

Según Guerrero, los paños fríos, vendas y gel de mentol o alcanfor, “no llegan a ser tan fríos, o sea dan esa sensación, pero no es más allá de uno o dos grados. No es como cuando se utiliza la crioterapia con fines médicos, donde provocamos el frío a menos setenta o menos 180 grados con la intención de quemar el tejido”, afirma.

Pese a su escepticismo, el dermatólogo dice que “practicada en forma permanente, algún efecto debiera tener”, pero insiste en que un tratamiento integral que comprenda la aplicación del frío más algún complemento – donde también entran los masajes reductivos – además del ejercicio físico permanente, podría causar mejores efectos sobre la piel.

 

Tenga su propia crioterapia
Tanto el kinesiólogo Juan José López como el dermatólogo, Robinson Guerrero, comparten la idea de que realizar pequeñas sesiones de crioterapia caseras en forma permanente, tienen una muy buena efectividad sobre los objetivos de los usuarios.

Antes de dar ejemplos, López advierte que no es aconsejable - en el caso de la aplicación de hielo - el contacto directo con la piel, pues es muy agresivo y puede llegar a producir necrosis en forma muy rápida.
 
Por esta razón, lo que se recomienda es guardar el hielo en alguna bolsa especial y ésta aplicarla sobre la piel que antes tendrá por encima alguna tela o toalla delgada. “Otra cosa que recomendamos a los pacientes es que usen de aquellos gel pack refrigerantes, porque tienen temperaturas más amigables”, destaca el profesional.

Asimismo, Guerrero menciona que un buen tratamiento podría ser congelando agua de manzanilla para luego pasarse el hielo por las zonas que se quieren tratar. Debido a que éste es un tratamiento hecho en casa, y por lo tanto no se cuenta con una supervisión médica, el profesional recomienda que el proceso no dure más de 10 minutos. De esta forma se evitará cualquier tipo de inconveniente, el que puede llevar en el peor de los casos, a quemaduras en la piel por el efecto prolongado del frío.
 
Punto Vital Mayo 2008 ©
 
Artículos Relacionados
Consejos de belleza con productos 100% naturales
Masajes reductivos: ¿Y tú que buscas reducir?
Naranja: sólo una fruta