Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
El cobre tiene cualidades que actúan en forma favorable sobre la piel de las personas
 
Un metal que cuida y embellece
La utilización de fibras de cobre en la empresa textil ha tenido innumerables beneficios tanto en problemas estéticos como en algunas patologías, donde gracias a las propiedades de este metal se ha podido ayudar a los pacientes a tratar más rápidamente heridas, atenuando así algunos trastornos dérmicos que conllevan estas enfermedades.
 
Carla González C.
 

La historia del hombre también incorpora a la estética dentro de sus preocupaciones. Es así como gracias a las enormes bondades que nos ofrece la naturaleza, las personas hemos podido beneficiarnos sacando partido de principios activos, extractos y productos ciento por ciento naturales y cuya invasión en el organismo resulta casi nula, comparado con otros productos de base química y artificial.
                       
Una de las sustancias utilizadas es el cobre o también llamado “metal rojo” y esto es debido a sus innumerables propiedades que hicieron incluso que hospitales y centros de salud estén comenzando a considerarlo dentro de los insumos utilizados para el beneficio de sus pacientes.

El Doctor en ingeniería química, profesor de las universidades de Chile y Los Andes y uno de los socios de Cupron Andino (empresa que fabrica insumos con fibra de cobre), Luis Améstica, menciona que este metal al entrar en contacto con la humedad – en este caso de la piel – “libera iones de cobre, los que si se encuentran con algún microorganismo, se incorpora a él y lo destruye”.

 
Algunas propiedades que se le atribuyen al cobre son la de ser un excelente bactericida y fungicida. Además, tiene la capacidad de reorganizar el colágeno de la piel, por lo que es de gran ayuda para lesiones como las estrías y tratamientos de mejoramiento del cutis.

De esta forma, el profesional afirma que debido a esta propiedad, el llamado “metal rojo” ha servido desde hace muchos años para, por ejemplo, limpiar los barcos de los fenicios y así liberar la madera de algas y microorganismos, como fungicida en la agricultura, para tratamientos médicos en la edad media, curación de hongos en los pies, etcétera.

En estética propiamente tal, Améstica menciona que el cobre actúa sobre el colágeno, reorganizándolo y permitiendo con esto atenuar problemas como las estrías, las arrugas, líneas de expresión, calmar irritaciones, bolsas en los ojos, dermatitis, escaras en la piel, entre otros.

Al respecto, el químico sentencia que “al recibir cobre, las células se activan y de esa forma regeneran los tejidos. De hecho también hacemos lo mismo a través de la dieta, pues hay muchos alimentos que lo contienen dentro de sus componentes (entre ellos, los frutos secos, champiñones, chocolate, garbanzos y ciruelas)”, manifiesta.

Otro de los beneficios que pueden obtenerse del cobre es su aplicación en forma tópica, es decir, mediante cremas desde donde asegura, ya se está trabajando con este beneficioso principio activo.

La regeneración de los tejidos también permite ayudar a pacientes que padecen de diabetes, pues los iones de cobre al entrar en contacto con heridas e infecciones, ayudan a mejorar la dermis.

En los diabéticos – explica – “la circulación de la sangre no es muy buena y por lo tanto no llega bien a las extremidades y es por eso que la regeneración de los tejidos y los vasos capilares es deficiente”, cuenta. Por eso, añade que la función del cobre, en este caso a través de apósitos colocados directamente sobre la piel, es la de “eliminar la infección, con lo que disminuye la demanda de sangre, generando vasos sanguíneos que inician un mejor proceso de cicatrización”.

 
Cobre en la empresa textil
 

Luis Améstica cuenta que los beneficios que se recogen del cobre son utilizados actualmente en la empresa textil, donde mediante la elaboración de algunos productos como toallas, apósitos, sábanas, calcetines e incluso pinceles y brochas de maquillaje, se pretende colaborar en el tratamiento de heridas y en la prevención y cuidado de trastornos dérmicos como el acné, la atenuación de las arrugas y líneas de expresión, entre otros.

Para explicarlo, el Doctor en química cuenta que la fibra de cobre se incorpora a una fibra textil (polímero), la que puede tratarse de nylon, poliéster o lycra, hasta formar una unidad. “La idea es meter el cobre en micropartículas dentro de la fibra, se le agregan otros aditivos, se somete a un reactor y se forma la fibra final. Es como un tallarín con carne dentro”, explica.
 
 
Punto Vital Mayo 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Soluciones naturales contra el acné
"Cuando uno está sano, la piel se ve mejor"