Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
El aloe vera y el aceite de argán serían beneficiosos para combatir la caspa
 
Adiós a la cabellera nevada
Tener caspa no es algo extraño, pero al momento de ver aquellas partículas blancas caer sobre los hombros, todo se vuelve desagradable para algunos a quienes incluso este problema les afecta en su autoestima y la manera de desenvolverse frente al resto de las personas.
 
Carla González C.
 

Andar con los hombros “nevados” no es algo agradable para nadie. Y es que la caspa puede resultar un problema que va más allá de lo médico para convertirse en una barrera que puede ocasionar problemas en las personas, principalmente en aquellas que son tímidas y que tienen dificultades para entablar relaciones interpersonales.

Lo anterior tiene que ver con la estética, pero también con los prejuicios que se inscriben dentro de las posibles causas que generarían la caspa y que son – la mayoría de ellas – parte de mitos y concepciones erradas con respecto a esta fastidiosa nevazón.

Al respecto de este tema el médico dermatólogo, doctor Juan Honeyman, menciona que la caspa “es un signo clínico caracterizado por la descamación del cuero cabelludo”, que puede ser causada por diversos factores.

Algunos de ellos, añade, son la dermatitis seborreica, el estrés, la psoriasis, las alergias y la presencia de hongos, entre otros. Para el especialista podría ser comparada con la fiebre, pues su aparición “puede tener muchas causas” y es por eso que precisarla es fundamental para el inicio de un tratamiento.

 
Otras causas que inciden en la aparición de la caspa son la genética y los cambios de estación, principalmente a la llegada del otoño y la primavera. Algunos especialistas además suman otras patologías como el Parkinson, la apoplejía o el sida. Otra causa según el doctor Honeyman sería la nutricional donde incidirían la “falta de vitaminas, la desnutrición proteica, etcétera”.

En esta misma línea, el doctor Honeyman dice que así como esta descamación del cuero cabelludo – la que puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres y no sólo en la cabeza – puede ser ocasionada por múltiples causas, existe una falta de conocimiento acerca de cuál es exactamente su origen.

Por esta razón, señala que existen algunas falsedades con respecto al por qué una persona pueda tener caspa y es por eso que “se le han inventado causas falsas”, tales como la falta de higiene, ser el motivo de la caída del pelo o un padecimiento del cual habría que alejarse por ser supuestamente contagioso.

Con respecto a los tipos de caspa, los especialistas sostienen que existen dos, la seca y la grasa. La primera se caracteriza por presentarse en personas de cabello seco y carente de brillo y se trata de aquella descamación blanca que cae sobre los hombros y cuyas placas pueden resultar muy numerosas.

La segunda en tanto, se presenta con placas amarillentas que se adhieren el cabello, haciendo que el pelo luzca un aspecto aceitoso y brillante.

 
La caspa no se elimina, se controla
 

Si bien una vez que aparece, la caspa no puede erradicarse por completo, sí es posible controlarla sabiendo primero la causa de su presencia. En ese sentido, el dermatólogo dice que en el trabajo por combatir este problema, “pueden emplearse detergentes, champús especiales (algunos medicados), hierbas antiinflamatorias, entre otros”.

Además, añade, “se pueden emplear medicamentos orales, tales como antibióticos, antimicóticos y sedantes. Todo dependerá del diagnóstico causal”, subraya.

Pero como la idea no es llenarse de medicamentos y aprovechar lo natural que está al alcance de nuestras manos, existen algunos productos naturales que también tienen algo que decir con respecto a este problema.

 
     

Algunos de ellos son mencionados por Rosa María Dueñas, creadora de productos naturales Cuerpo & Naturaleza (www.cuerpoynaturaleza.cl), quien afirma que a los diversos champús creados especialmente como anti caspa, existen otros principios activos igual de seguros.

Es así como afirma que dos de los productos provenientes de la naturaleza que funcionan muy bien en el tratamiento contra la caspa son el aloe vera, cuyas propiedades permiten hidratar y regenerar la piel y el aceite de argán, del cual menciona que “está indicado por los médicos como regenerador de los tejidos”.

De esta manera, el también llamado oro líquido de Marruecos, “ayuda a que la piel se recupere de lesiones y restaura a nivel celular, razones por las cuales se le considera tan saludable como tratamiento para el cabello”, manifiesta.

 
La dueña de Cuerpo & Naturaleza menciona que en general, el cuidado del cabello (y también de la piel) puede dejarse en manos de productos naturales como el aceite de argán, el de jojoba y el aloe vera.
 

Algunas de las características más relevantes de estos productos son a juicio de Rosa María, el hecho de que actúan “bastante rápido”, lo que se traduce en un control perfecto sobre esta descamación. Además, menciona que son capaces de “devolverle al cabello su brillo y suavidad natural, cosas que va perdiendo a raíz de los productos que existen en el mercado para el tratamiento de la caspa y que están lleno de químicos”.

Lo importante, señala, es que a pesar de que los resultados se ven rápidamente, “es importante que se continúe con el uso de estos productos, esto para garantizar una recuperación más profunda y así poder devolverle la salud al cuero cabelludo”.

 
 
Punto Vital Septiembre 2010 ©
 
Artículos Relacionados
El cabello también envejece
Cuando el pelo entra en reposo
Recupere su pelo después de las vacaciones

delicious   digg   technorati   yahoo   meneame